Locales

NECOCHEA: “Don Giovanni” de Mozart, ópera perfecta

Sharing is caring!

Hoy jueves, a las 19, se proyectará la ópera “Don Giovanni” de Wolfang Amadeus Mozart en el Auditorium del Centro Cultural de Necochea, calle 54 N° 3062, en un nuevo Encuentro Musical conducido por la profesora Ana Gabino. Dada la duración de la excepcional obra, será apreciada en dos jueves. El primer acto hoy, y el segundo, el próximo jueves 26.

Mozart, genio musical irrepetible, compuso un inmenso repertorio de obras maestras. Sinfonías, conciertos para piano y para varios instrumentos solistas, sonatas, música de cámara, misas y 22 óperas, su género preferido.

De todas ellas, “Don Giovanni” y “Las Bodas de Fígaro” son las preferidas y más representadas en todo el mundo.

 “Don Giovanni”es un” drama jocoso” en dos actos, con  libreto en italiano de Lorenzo da Ponte. Lleva como número KV 527 y se estrenó en Praga 29 de octubre de 1787.

En 1786 se había estrenado en Viena ”Las bodas de Fígaro”, escrita con la colaboración del excelente libretista Lorenzo Da Ponte.

El enorme éxito obtenido en esa ciudad y en Praga convencieron a Mozart para convocar nuevamente a Da Ponte cuando se dispuso a componer la que sería su mejor ópera: “Don Giovanni”.

El director del Teatro Nacional de Praga le había solicitado en 1787 la creación de una ópera. Da Ponte le propuso una adaptación del mito de Don Juan, tema que otros compositores ya habían abordado con éxito.

Don Juan, seductor libertino, es un personaje  creado en la literatura por grandes escritores.

Tirso de Molina,  (español, 1579-1648) había escrito “El burlador de Sevilla y convidado de piedra”, entre 1612 y 1620. Moliere (francés, 1622-1673) publicó “Don Juan” en 1665.

Con personajes análogos, la acción se desarrolla en Sicilia.  Años más tarde, en 1844, José Zorrilla (español, 1817-1893) publicó “Don Juan Tenorio”, drama que transcurre en Sevilla en 1545.

Mozart y Da Ponte se unieron para concebir una perfecta joya teatral. “Don Giovanni”  cautiva con su música maravillosa.

El contenido dramático de la obra está presente desde el comienzo, con la muerte del comendador, hasta el final, y contiene algunos de los pasajes más hermosos escritos por el genial compositor. Indudablemente, el lenguaje musical es el más adecuado y efectivo para expresar los sentimientos y pasiones.

El amor y la lujuria, la vida y la muerte, el odio y la misericordia, se suceden vertiginosamente alternando lo trágico con la comicidad, la virtud con el pecado.

La versión que se ofrecerá fue filmada en el Metropolitan de Nueva York en octubre de 2000.

Cuenta con un elenco excepcional y su presentación constituyó un acontecimiento muy celebrado por el público y alabado por los críticos.

Los roles principales estuvieron a cargo de Bryn Terfel, Renée Fleming y Ferruccio Furlanetto, cantantes de excelencia.

La orquesta y el coro del Metropolitan estuvieron dirigidos por el mítico James Levine, siempre impecable.

La producción y escenografía pertenecen a Franco Zeffirelli, otro grande de la ópera. En síntesis, una verdadera joya para disfrutar.