Justicia, Locales

NECOCHEA: Sigue el juicio por el asesinato del intendente de Lobería

Sharing is caring!

Silvio Vidal declaró que el acusado de haber cometido en 2013 el doble crimen del intendente y del director del Taller Protegido municipal los amenazó con matarlos a él y al intendente Hugo Rodríguez.

Un ex jefe de gabinete del municipio de Lobería declaró que el acusado de haber cometido en 2013 el doble crimen del intendente y del director del Taller Protegido municipal de esa localidad bonaerense ya los había amenazado de muerte meses antes.

Se trata de Silvio Vidal, quien dio su testimonio ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Necochea que está juzgando a Julio César Aldecoa (54) por el «doble homicidio doblemente agravado por alevosía y por haber sido cometido con arma de fuego», que prevé la pena de prisión perpetua.

Fuentes judiciales informaron que el entonces jefe de secretarios municipales de Lobería declaró que el 14 de febrero de 2013 el imputado los amenazó con matarlos a él y al intendente Hugo Rodríguez (63).

Tras esa situación, el jefe comunal radicó una denuncia por «amenazas» y la Justicia ordenó una restricción perimetral para que Aldecoa no se acercara.

El debate oral comenzó este lunes cuando los jueces Luciana Irigoyen Testa, Mariana Giménez y Mario Juliano escucharon a la fiscal general interina Analía Duarte y el fiscal Eduardo Núñez la lectura del auto de elevación a juicio.

El abogado Armando Zelaya asiste a la esposa del intendente, Marisa Franco, como particular damnificada, mientras que Daniela Cangiano representa al acusado, quien llegó detenido en la Unidad Penal 34 de Melchor Romero en La Plata.

Los voceros dijeron que durante las primeras audiencias declararon peritos policiales, uno de los cuales aseguró que Rodríguez recibió cuatro balazos y que llegó a caminar 100 metros, ya que los primeros dos disparos no fueron mortales.

Tras el ataque que le causó la muerte, el agresor utilizó un hacha con la cual le produjo varios cortes en el cuerpo.

En tanto, los peritos coincidieron en que el director del Taller Protegido, Héctor Álvarez (48), recibió un solo disparo mortal.

Por otra parte, el sargento Luis Gabriel Flores, quien fue el primero en arribar al domicilio de Aldecoa, declaró que el ex funcionario municipal le reconoció que había matado al intendente y que le había pegado un tiro a Álvarez.

«Maté al intendente y le pegué un tiro a Héctor”, aseguró que le dijo el imputado cuando lo fue a detener.

Flores secuestró el día del hecho la carabina calibre .22 utilizada para cometer los crímenes y un hacha de cabo de color rojo.

Según su testimonio, el policía observó sangre en las prendas de vestir de Aldecoa al ingresarlo al patrullero.

Otra testigo, la oficial María Elizabeth Alí, refirió que Aldecoa le dijo en la comisaría lo mismo que a Flores.

En tanto Rubén Marti, vecino de la zona, declaró que vio al acusado a unos 60 metros del lugar de los asesinatos y a su camioneta estacionada en cercanías del mencionado parque.

La abogada de Aldecoa explicó que su defendido escuchó una frase del intendente mientras caminaba junto a Álvarez por el Parque de Deportes Narciso Del Valle, donde se produjeron los crímenes el 19 de octubre de 2013, en la que le habría expresado: “Te voy a mandar preso”.

“Aldecoa se encontraba en un estado de ansiedad, le apuntó con el arma para amedrentarlo y le dijo a quién vas a mandar preso, pero Álvarez intentó quitarle el arma y la misma se disparó”, argumentó Cangiano.

La letrada explicó que luego de la ejecución del primer proyectil, Aldecoa “sufrió un colapso en el sistema central de su mente y persiguió al jefe comunal” hasta también dispararle y matarlo.

El hecho ocurrió el 13 de octubre de 2013, cuando Aldecoa, un ex jefe del corralón municipal de Lobería, tomó una carabina y un hacha y salió de su casa rumbo al Parque Municipal Narciso Del Valle.

Se ocultó detrás de unos árboles a la espera de que el intendente Rodríguez llegara al circuito aeróbico, teniendo en cuenta que conocía la rutina.

Rodríguez llegó acompañado de Álvarez y salieron a caminar cuando, según la investigación, Aldecoa los interceptó y le dio cuatro disparos y un hachazo en la cabeza a Rodríguez y un disparo a Álvarez.

Aldecoa había sido desplazado unos meses atrás de la conducción de la Dirección de Vialidad por el propio Rodríguez, por irregularidades advertidas en el desempeño de su función.