Educación, Nacionales

EDUCACIÓN: Internet y los chicos.

Sharing is caring!

 

 

«Los chicos e internet. Para una navegación segura, provechosa y divertida»: un material para padres y docentes.

Los cambios tecnológicos se dan acompañados de cambios culturales. La incorporación de nuevas tecnologías, por ejemplo, no significa sólo adoptar nuevas herramientas sino que también implica una transformación de los vínculos sociales, otras formas de relacionarse con el espacio y el tiempo, modificaciones en las formas del conocimiento y del pensamiento.

Uno de los objetivos de educ.ar es acompañar a docentes, alumnos, escuelas y otros miembros de la comunidad escolar en esta transformación, para que la escuela pueda evaluar las nuevas perspectivas y seleccionar los mejores aspectos para continuar, reforzar o cambiar los procesos de enseñanza y de aprendizaje, la gestión o las formas de vincularse con los alumnos, entre otros aspectos.

¿Qué permite internet?

El uso de internet permite a los chicos y a los docentes de todos los niveles educativos acceder a la información de museos y universidades de todo el mundo, a bibliotecas digitales, a simuladores científicos, a mapas, a material multimedia; les permite a alumnos y alumnas ponerse en contacto con expertos o con pares con los mismos intereses, así como dar a conocer sus ideas, opiniones, trabajos o desarrollos a través de sencillos instrumentos de publicación. Todas estas actividades eran difíciles de llevar a cabo en la época previa al surgimiento de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación.

También en internet...

Pero de la misma manera que se publican contenidos interesantes, en la web hay textos nazis, o que alientan trastornos de la alimentación o el suicidio, pornografía, perversión. De la misma manera que puede ser un espacio para la colaboración entre pares puede ser la vía para que personas con identidad falsa intenten establecer contacto con niños y jóvenes.

Todo esto no significa que los chicos no puedan usar internet: sólo deben saber que en internet cualquiera puede publicar, y que las cosas pueden no ser lo que aparentan.

FUENTE: «EDUC.AR»