Sharing is caring!

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció en Casa de Gobierno el pago de la devolución de parte de las retenciones a los productores de trigo registrados y la autorización para que se exporte medio millón de toneladas más de ese cereal. Además, encabezó la firma de la prórroga del Programa de desendeudamiento de las provincias argentinas y rubricó el decreto de creación del Fondo para el Desarrollo Económico Argentino. Asimismo, entregó una tarjeta simbólica para las trabajadoras de casas particulares a la titular del sindicato que las agrupa.

La Presidenta de la Nación comentó que el Programa de Desendeudamiento de las provincias argentinas “empezó por 2003, donde las provincias tenían cuasimonedas, acumuladas deudas en moneda extranjera”. Indicó que durante el gobierno de Néstor Kirchner “se logró rescatar todos los papelitos, había 10 cuasimonedas”. “Después dicen que estamos peor que en 2003, pero no voy a permitir que instalen esa cadena, no del desánimo, sino de la mentira y la ridiculez”, afirmó.

Comentó que en 2013 “el monto total que financiamos es de 65 mil millones de pesos”. Señaló que el año pasado “las provincias recibieron un adicional de 2 mil millones de pesos, por la firma de hoy reciben un adicional de 1800 millones”. “Esto va a significar un ahorro por provincia, de casi mil millones de pesos, que las administraciones provinciales destinarán a mejorar sus servicios”, sostuvo. Y agregó que desde el Estado nacional se les requiere “información, para que Argentina tenga una consolidación de sus datos nacionales, provinciales y municipales, que permitan gestionar con mayor eficacia”.

El acuerdo fue firmado por los gobernadores de las provincias de Buenos Aires, Catamarca, Corrientes, Chubut, Entre Ríos, La Rioja, Mendoza, Misiones, Neuquén, Río Negro, Salta, San Juan, Tierra del Fuego, Tucumán, los vicegobernadores de Chaco y Jujuy, y el jefe gabinete de Santa Cruz. Asimismo, fue refrendado por el ministro de Economía, Axel Kicillof y el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich.

Fondear

La Jefa de Estado anunció también la creación del Fondo para el Desarrollo Económico Argentino (FONDEAR), que es “un fondo por más de 10 mil millones de pesos, destinados a financiar proyectos productivos, de innovación tecnológica, con tasas para que puedan acceder pequeñas, medianas y grandes empresas”

Explicó que el financiamiento productivo en 2003 era del 7,7% del PBI, mientras que en 2013 llegó al 16,9% de un PBI “que es el doble” del que era hace diez años. Entre otras medidas, señaló que ello se logró desde el Estado nacional con el Programa de financiamiento productivo del Bicentenario, líneas de crédito para la inversión productiva, mediante la reforma carta orgánica de Banco Central, inversiones del fondo de sustentabilidad de la ANSES, inversiones de las aseguradoras.

La Primera Mandataria indicó que mientras el crédito para el consumo del sector financiero creció 565%, el destinado al sector productivo subió sólo el 221% en los últimos diez años. “La diferencia entre lo que prestan y lo que reciben en el crédito para el consumo, es muchísimo más alto lo que puedan cobrarles a ustedes como consumidores, que lo que le puedan cobrar a un empresario”, afirmó. Consideró que “la tasa debería ser más baja; sin embargo, menor es el riesgo porque le prestan a millones de personas que saben que se los van a devolver, pero cobran tasas mas altas”.

Por ello resaltó que “es el estado el que está omnipresente en el crédito para la producción. Nos gustaría y lo hemos hecho con la reforma de la carta orgánica del Banco Central, obligando a prestarle 5% a la producción”. Subrayó que la diferencia entre ambos tipos de créditos “es lo que genera que sea mucho más fácil para el que vende, cobrar más, que aumentar la producción, porque el consumo está asegurado”. “Si no queremos que haya más aumento de precios, tenemos que prestarle más al sector productivo; y los que producen, tienen que producir más, porque tienen el consumo asegurado por un modelo económico que les ha permitido crecer y seguir creciendo”, enfatizó.

Cristina Fernández destacó que hace diez años “la industria manufacturera tenía el 9% y ahora tiene el 24% del crédito”. Y agregó que “la actividad primaria también tuvo un fuerte incremento en su financiamiento, pasó de 8% a 17%”.

Tarjetas para trabajadoras domésticas

Durante el acto, la Presidenta de la Nación entregó una tarjeta simbólica para las trabajadoras de casas particulares, a la Secretaria General del Sindicato Unión Personal Auxiliar de Casa Particulares (U.P.A.C.P.), Lorenza Benítez de Gómez.

Resaltó la sanción de la ley del trabajo para el sector y la entrega de la tarjeta “que está establecida como obligación en la ley de trabajo. Le permitirá a la trabajadora, tener su registro, todos sus datos, la obra social”.

Sostuvo que “a alguna gente esto lo horrorizó, como lo horrorizó el estatuto del peón rural, que lo reestablecimos”. Afirmó que “en el primer mundo, los trabajadores domésticos son de los mejores pagos. Solamente la gente de muchísimo dinero puede acceder a tener personal que la ayuda en el hogar”. “Queremos restablecer derechos que nunca fueron reconocidos”, enfatizó.

Anuncios para los productores de trigo

La Jefa de Estado anunció la autorización “a exportar medio millón de toneladas de trigo, además de las que ya habíamos autorizado”. Sostuvo que la medida permite que, “si llegara a faltar trigo para el consumo interno, quienes sean autorizados a exportar, deberán comprar con el precio a su costa”.

Por otra parte, informó que se hace efectivo el Certificado de Estímulo a la Producción Agropecuaria Argentina (CEPAGA), mediante el cual se devolverán el porcentaje de retenciones al trigo a los 10 mil productores inscriptos. Señaló que “les vamos a devolver 206 millones de pesos, con un promedio de 20 mil pesos por productor”. Afirmó que esa cifra “equivale al 105% del costo del herbicida o al 31% de la semilla”.

La Primera Mandataria mostró un gráfico sobre las alícuotas de los derechos de exportación al trigo que se cobraron desde la década del 70. Comentó que “en la década de los 70, la alícuota era de 50%: la producción record de trigo, se produce con una alícuota de 50%, se produce en la campaña 76-77, alcanzó a 11 millones de toneladas”. Afirmó que “Martinez de Hoz la baja al 5%, sin embargo se produce la cosecha más baja de toda la década, un poco más de 5 millones de toneladas”.

 “Yo escucho que mucha gente dice que van a bajar las retenciones, van a dar el 82% móvil a las jubilaciones, van a devolverle dinero a los empresarios: yo quiero saber como van a hacer todas esas cosas juntas”, se preguntó.

Luego, comentó que “en la década de los 80, siempre hubo derechos de exportación sobre el trigo”. Indicó que “en el 93 se pone 0 derechos de exportación sobre el trigo, el maíz, y muy poquito sobre el poroto de soja”. Sin embargo, resaltó que “no se recuerda un nivel de endeudamiento, al borde de la quiebra y del remate de los campos, como en los 90”.

Cristina Fernández indicó que “el gobierno que nos precedió llevó al 20% la retención al trigo, Néstor lo sube a 28, estuvo un lapso muy corto; y yo lo volví a bajar a 23. El lapso más estable es en la última década”. “No es casual que se haya producido en 2007-08, cuando Néstor ya había elevado la alícuota a 28, la producción record de 16 millones de toneladas de trigo”, sostuvo.

Asimismo, consideró que “en el último año se redujo a 9 millones de toneladas. Se debió a motivos climatológicos, a la decisión de los productores de cambiar trigo por cebada, con malos resultados, porque Argentina no es un país de cebada, es un país triguero”. Criticó que “muchas veces se toman decisiones, por los medios, por las diferencias con un gobierno, y no por la lógica económica, por ganar plata”.

La Presidenta indicó que en el país se necesitan unas 7 millones de toneladas para consumo interno: 6,5 millones para consumo interno y medio millón para semillas. Comentó que el año pasado se dieron “más permisos de exportación y se desenganchó el precio del mercado interno”. “Inmediatamente que nos faltó harina o pan, se disparó el precio del pan y la harina, porque se ubica a precios internacionales”, resaltó. Y solicitó que “los que dicen que les van a bajar las retenciones, que digan cómo van a hacer para que no se refleje en el precio interno”.

Sostuvo que “estas cosas hay que explicarlas sin agravios, sino con lápiz y papel que es la forma de entendernos”. “Es importante que lo entiendan también los productores y sobre todo los jóvenes que no conocen la historia, y no tienen por qué conocerla”, remarcó.

La Presidenta recordó que “en el año 2008 nos agarramos todos a patadas por el tema del campo. Y fue el año de mayor producción triguera”. “Es como si hubiera un fenómeno de “cuanto más tengo, más quiero tener”. Es cierto, tal vez no te gustaría pagar impuestos, pero si no se pagan impuestos, no se puede mantener el tipo de cambio y eso dura poco”, remarcó. Y consideró que “a lo que tenemos que apuntar los dirigentes y los empresarios es a dar previsibilidad y a seguir mejorando lo que hemos conseguido hasta ahora”.

Previamente, la Jefa del Estado se había mediante videoconferencia con las ciudades de Leones, Necochea y Venado Tuerto, en donde dialogó con autoridades y productores agropecuarios que agradecieron el pago del CEPAGA a los productores de trigo registrados.