Sharing is caring!

desempleo

Material enviado por el Lic. Jorge Mancuso

El desempleo subió fuerte y está otra vez cerca de los dos dígitos. El aumento del desempleo fue en ascenso constante este año. Llegó a 9,1% en el tercer trimestre. Cerca de 3,5 millones de personas tiene problemas de empleo. Pese a los datos que comienzan a reflejar algunos síntomas de recuperación económica, los efectos de la crisis financiera y la retracción de la actividad volvieron a impactar de lleno sobre el mercado de trabajo en tercer trimestre del año.

Por lo menos 300 mil personas se incorporaron el último año a la masa de desocupados, según se desprende de los datos difundidos ayer por el Indec, que durante el período julio–septiembre ubicó la tasa de desempleo en el 9,1%, lo que representa un incremento de 1,3% respecto del 7,8% registrado en el mismo trimestre de 2008.

Para los analistas privados, sin embargo, el cuadro de deterioro del mercado laboral es aún más pronunciado que lo que revela el informe del organismo estadístico oficial. En ese línea, advirtieron que el cambio de metodología para la medición del desempleo instrumentado en los últimos meses tiene el efecto de subestimar la cantidad real de desocupados que, según sus cálculos, se ubica al borde de los dos dígitos.

De acuerdo con los datos difundidos por el Indec, a fines de septiembre se contabilizaban 1,5 millones de personas desocupadas, alrededor de 300 mil más de los que se encontraban desempleados al culminar el mismo trimestre del año pasado. Si a esos números se agrega el crecimiento que registró la tasa de subocupación, que en la comparación interanual del mismo período trepó del 9,2% al 10,6%, por lo menos unas 3,5 millones de personas enfrentaba problemas de empleo al culminar el trimestre julio–septiembre.

El aumento del desempleo fue en ascenso constante en los primeros nueve meses del año. Así la tasa de desocupados en el tercer trimestre se ubicó un 0,3% y 0,7% por encima de los parámetros relevados en el segundo y primer trimestre respectivamente. Ese crecimiento, según advirtieron analistas privados, se verifica como consecuencia directa de un proceso de destrucción de empleo derivado de la crisis y la retracción de la economía, a lo que se agrega una mayor cantidad de personas que busca incorporarse al mercado de trabajo para compensar la caída de ingresos.

Cambios metodológicos

Por otra parte, el especialista laboral Ernesto Kritz se quejó que los datos relevados por el Indec no muestran la verdadera magnitud de los problemas de empleo y sostuvo que la tasa de desocupación es “más alta” que lo que señalan los relevamientos oficiales debido a los cambios metodológicos instrumentados sobre el cuestionario de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH). “No se usa la misma definición que el año pasado, por lo que se reduce en casi medio punto la tasa real, que estimamos que se ubica entre el 9,6% y 9,7%”, apunto el titular de SEL Consultores.

A pesar de la complejidad que representa ese cuadro en medio del creciente escenario de conflictividad laboral y social, algunos analistas del mercado pronostican para los próximos meses una estabilización de la caída del empleo por efecto de la mejoría de las variables de actividad económica. Al respecto, consideran como una posibilidad que los datos correspondientes al cuarto trimestre del año reflejen cierto freno en la destrucción de puestos de trabajo y un amesetamiento del mercado. Aunque advierten que cualquier mejora en la situación del empleo será evidente recién a partir de mediados de 2010, cuando se evidencie un crecimiento económico sostenido.