Sharing is caring!

prototipo-auto

Investigadores argentinos realizaron el diseño de un prototipo de un vehículo liviano que funcionará a energía eléctrica, por lo que no será contaminante y lograría una importante autonomía de circulación. Con solo tres ruedas, alcanzaría una velocidad máxima cercana a los 60 kilómetros por hora.

Investigadores de la Facultad de Ciencias Exactas, Naturales y Agrimensura de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) trabajan en el diseño de un prototipo de vehículo liviano que funcionará a energía eléctrica, por lo que no será contaminante y lograría una importante autonomía de circulación. Con solo tres ruedas, alcanzaría una velocidad máxima de cerca de 60 kilómetros por hora y se recargará por medio de un enchufe conectado a la red eléctrica domiciliaria.

“El objetivo primordial es diseñar el prototipo mecánico, eléctrico y electrónico que funcione, para luego avanzar en cuestiones de confort” expresó el ingeniero eléctrico Julio Arce, director del proyecto que apunta al desarrollo de un vehículo eléctrico eficiente, seguro, de mediana velocidad, y de bajo costo comparativo.

El vehículo respondería económicamente a las exigencias del tránsito de las ciudades de llanura, en principio, y principalmente a la conservación del ambiente, pues al ser eléctrico no emitirá gases residuales contaminantes.

El auto, según lo proyectado, contará con baterías que se cargarán con energía eléctrica desde un tomacorriente de un domicilio, y adquiriría una autonomía de circulación superior a los 60 kilómetros, lo cual se considera suficiente para uso normal en ciudades como Corrientes y otras de la región.

Tendrá tres ruedas fundamentalmente por la disminución del peso y eliminación del tren diferencial, lugar para dos personas o una con equipaje, lo que daría una capacidad de carga de 180 kilos y hasta 200 kilos.

Sobre otras particularidades del vehículo liviano, Arce comentó que el proyecto contempla un sistema de suspensión independiente en las tres ruedas, lo que da lugar a un buen nivel de seguridad y andar confortable. La caja de cambios tradicional quedará sustituida por un sistema electrónico de control y tendría un importante “Par Motor” de salida y buena potencia de circulación.

También indicó que el principal problema de este tipo de vehículos lo constituye el almacenamiento de energía, un aspecto que está fuera del alcance de este proyecto, que usará baterías de ciclado profundo. “La tecnología de punta en países adelantados camina por otros caminos” ironizó.

“En los modelos de simulación el sistema funciona tal lo esperado, pero siempre las pruebas de campo tienen la última palabra” expresó Arce quien encabeza el proyecto, secundado por el ingeniero Guillermo Langton y otros colaboradores, alumnos de la Facultad de Ciencias Exactas.

“No será una Ferrari pero tampoco un karting” aseguró Arce, y reiteró que en un principio la intención es armar un vehículo experimental que no contaría con todas condiciones de confort pero que sí respondería a condiciones de seguridad, mecánica, aerodinámica y principalmente eficiencia energética y libre de contaminación: tanto química como sonora con su funcionamiento eléctrico.

Comentó que la mayoría de los proyectos en el ámbito nacional y en Latinoamérica están dirigidos a lograr vehículos híbridos, a combustión y electricidad, pero el proyectado en la UNNE será íntegramente eléctrico y contaminación ambiental nula.

De alto rendimiento

A diferencia de un vehículo tradicional de combustión, que del combustible utilizado desperdicia cerca del 70 por ciento, el vehículo eléctrico pierde sólo alrededor del 20 por ciento. “Además de no contaminante, es económico”.

El prototipo dispondrá de un motor de corriente alterna cuyas principales características son su robustez, funcionamiento prácticamente libre de mantenimiento y alta eficiencia.

Por sus particularidades, tranquilamente se podrá usarlo durante el día y enchufarlo durante la noche para recargar sus baterías y volver a utilizarlo al otro día.

“Tenemos muchas expectativas en lograr el prototipo, y luego sí, avanzar en temas como lograr mayores rendimientos y agregarle capacidad y mayor confort.”

Arce y Langton comentaron que en un principio surgió el proyecto para despertar interés en los estudiantes por la investigación tecnológica en temas poco conocidos en nuestro medio, como así también poder conformar grupo de trabajo multidisciplinario de la facultad.

Pero con el avance de los trabajos se fue consolidando la posibilidad cierta de lograr un vehículo liviano eléctrico factible de uso cotidiano por las personas y que se asemeje a los vehículos tradicionales.

Indicaron que a la fecha se está en un 40 por ciento de avance del proyecto, y que la meta es poder tener el auto en pruebas de calle a fines del 2010. (AGENCIA CYTA – INSTITUTO LELOIR)