Sharing is caring!

rios-0235320b

Martín Ríos, quien fuera declarado inimputable en el juicio como acusado por el asesinato del joven Alfredo Marcenac, fue analizado nuevamente por peritos, quienes ratificaron el cuadro de estado mental. Aconsejan que sea considerado «incapacitado civil», y que se le asigne como curadora a su mamá.

Martín Ríos, más conocido como el «Tirador de Belgrano» y quien fuera declarado inimputable en el juicio como acusado por el asesinato del joven Alfredo Marcenac, fue analizado nuevamente por peritos, quienes ratificaron que padece un cuadro de esquizofrenia.

Así surge de un informe médico que realizaron peritos oficiales, y a partir del cual la secretaria de la Curaduría Pública N§ 9, Dolores Lastra, aconsejó al juzgado civil N§ 26 que Ríos sea considerado como «incapacitado civil», y que se le asigne como curadora definitiva, a su mamá, Mónica Liliana Díaz, la cual se convertiría en su representante legal.

Ahora, el dictamen de la curaduría -que recién se conoce hoy pero que fue firmado el 4 de septiembre pasado-, será evaluado por el juzgado civil N§ 26 y de coincidir resolverá declarar a Ríos como «incapacitado civil».

En un dictamen de agosto último, luego de un mes del juicio en el cual el Tribunal Oral Criminal N§ 12 (TOC12) decidió declararlo inimputable y en consecuencia absolverlo por el asesinato de Marcenac, un nuevo estudio pericial señala que Ríos es esquizofrénico.

En el estudio se volvieron a ventilar datos de la infancia de Ríos, su relación con su familia, y sus conductas, muchas de las cuales ya se habían dado a conocer durante el juicio que se tramitó a mediados de este año.

Entre los datos nuevamente citados en la pericia, figuran que Ríos dijo escuchar en varias ocasiones, voces que le pedían sangre, así como el problema por su adicción a varias drogas.

En el nuevo estudio -el cual fue realizado en mayo de este año- los peritos María Cristina Zazzi, Guillermo Hugo Martínez Pérez y Juan Carlos Verducci señalaron que Ríos tiene un «discurso escueto» y durante la entrevista «se ha mostrado con una actitud indiferente».

Además, aseguraron que «su orientación en general se encuentra parcialmente afectada con fallas en la percepción y reconocimiento con respecto al entorno y a su persona».

En sus conclusiones, los peritos médicos vuelven a señalar que Ríos padece un «trastorno esquizofrénico defectual con antecedentes de abuso de sustancias psicotónicas», que su enfermedad habría comenzado cuando tenía 14 años, y que el régimen aconsejado «es tratamiento psiquiátrico en internación a puertas cerradas».

«Es necesaria su internación psiquiátrica habida cuenta de su peligrosidad, y que realice tratamiento psiquiátrico estricto que no debe abandonar en centro como el que se encuentra alojado a la fecha», esto es la Unidad 20 del Servicio Penitenciario Federal, del Hospital «José T. Borda».

En tanto, la inimputabilidad de Ríos decretada por el Tribunal en el juicio, ahora será revisada por la Cámara Nacional de Casación Penal, luego de la apelación que interpusieran las querellas, así como la fiscalía.

Ríos fue llevado a juicio por el delito de «homicidio agravado por placer» en perjuicio del joven Marcenac, y de herir a otras siete personas, luego de efectuar varios disparos en plena avenida Cabildo, casi intersección con José Hernández, el 6 de julio de 2006.

También fue acusado por otros tres hechos: balear a un colectivo de la línea 67, el 19 de junio de 2005; efectuar más de 10 disparos contra una confitería en Juramento y Crámer el 2 de marzo de 2006 y herir a una joven de 17 años; y además de disparar 16 veces contra un tren entre las estaciones de Colegiales y Belgrano R en junio de 2006. (UOL)