Sharing is caring!

calefaccion

El monóxido de carbono es un asesino silencioso e invisible que cobra fuerza en cada invierno, cuando la necesidad de resguardarse del frío es inevitable y los usuarios descuidan las normas de seguridad en los artefactos de calefacción.

Según la Asociación Toxicológica Argentina (ATA), en el país mueren unas 200 personas al año por no extremar los cuidados ante eventuales escapes tóxicos. Estas muertes son todas evitables.

Las recomendaciones son sencillas. Mantener bien ventilados las habitaciones calefaccionados, ya sea con sistemas de tiro balanceado o simplemente con rejillas de ventilación o ventanas entreabiertas. No utilizar artefactos no homologados y evitar calentar ambientes con artefactos incorrectos. Mucha gente enciende las hornallas de la cocina y esto significa un gran peligro.

Otra recomendación simple pero muy efectiva es la de no colocar en dormitorios ni baños artefactos que no sean de tiro balanceado. Según el Ente Nacional de Regulador del Gas (Enargas), el 72 por ciento de los accidentes se producen por instalaciones en lugares incorrectos.

También es aconsejable revisar periódicamente el buen funcionamiento de los artefactos y cañerías tanto de gas como de ventilación. La llama debe ser siempre azul. Si es amarilla, anaranjada o roja, el artefacto está funcionando mal.

Ante dudas por funcionamiento, se debe acudir siempre a gasistas matriculados. Tanto la instalación como la revisión y arreglo de artefactos a gas por cuenta propia, significa un peligro tanto para la propia persona como para el resto de su familia e incluso vecinos.

Por fugas de gas, se recomienda acudir de manera inmediata al distribuidor del servicio. En Necochea. Camuzzi Gas Pampeana.