Locales

ELECCIONES 2009: «El alquiler del nombre de Pulti, lo pagamos los contribuyentes», dijo Carlos Fernández

Sharing is caring!

fernandez-ucr-01

El candidato a Senador Provincial por el Acuerdo Cívico y Social, acompañó la presentación de los candidatos a Concejales y Consejeros Escolares de la Unión Cívica Radical del distrito de Maipú, junto a los Intendentes Loubet de Gral. Guido y Aníbal Rapallini que hizo las veces de anfitrión.

fernandez-ucr-02

Un marco multitudinario de público, acompaño las propuestas presentadas desde la tribuna, que se centraron fundamentalmente en la necesidad de acompañar la gestión de gobierno que está llevando adelante Rapallini en Maipú.

Con un encendido discurso, Fernández quien fue uno de los oradores centrales del acto, planteo un ejercicio de memoria a los vecinos que se habían nucleado en el Comité local: «Solo les pido que recuerden, que quienes nos planteaban en la década del 90 las privatizaciones, son los que hoy nos hacen los discursos de las estatizaciones.

Solo les pido que recuerden que las listas que conformaban el Duhaldismo y antes el Menemismo, con los mismos nombres, son hoy las que conforman las del kirchnerismo.

Basta de comernos el verso, de los reciclados permanentes del PJ, que no hacen otra cosa que disfrazar la realidad y pretenden ser oficialistas y opositores a la vez.

Hemos construido una alternativa opositora competitiva que encabezan Margarita Stolbizer y Ricardo Alfonsín, en la provincia, votándolos, daremos un claro mensaje en favor de la concordia, el consenso, el sentido común y la responsabilidad, en contraposición al caos que hoy nos gobierna.»

Carlos Fernández fue contundente cuando se refirió a sus adversarios en la sección, expresó «El alquiler del nombre de Pulti, para que encabece la lista de candidatos del Kirchnerismo en la Quinta Sección Electoral, lo pagamos todos los contribuyentes.

Resultará difícil debatir con alguien que no puede presentar una sola propuesta al electorado porque no va a asumir y por lo tanto resultará imposible que las lleve a cabo.

Pero más lastimoso aún, es ver abandonar las banderas que lo colocaron en el sitial que hoy ocupa, engañando a sus vecinos a los que les decía que la autonomía y el vecinalismo eran la herramienta que transformaría Mar del Plata»