Locales

TRES ARROYOS: Jornadas. El maltrato infantil afecta a todas las clases sociales

Sharing is caring!

voz-001cresta

Los especialistas que participaron viernes y sábado en Tres Arroyos de las Jornadas interdisciplinarias sobre maltrato y abuso sexual infantil, coincidieron en que estos problemas no afectan solamente a los sectores populares, sino que involucran a todos los estratos de la sociedad. Además, aseguraron que se avanzó en la visualización de estos temas, pero aún queda mucho por hacer.

En el último tiempo, cada vez más aparecen noticias provenientes de otras ciudades del país o del exterior vinculadas con casos escabrosos de padres que abusaron sexualmente de sus hijos o que los maltrataron.

Con sólo observar que más de 150 personas participaron de las jornadas interdisciplinarias sobre maltrato y abuso sexual infantil que se realizaron viernes y sábado en el CRESTA, se puede inferir que esta problemática es muy actual y cercana.

Entre los disertantes, llegaron a Tres Arroyos la doctora Claudia Lorenzo, agente fiscal de la Fiscalía Nº 14 de Bahía Blanca y docente de Derecho de la Universidad Nacional del Sur; la psicóloga Patricia Visir, especializada en maltrato y abuso sexual infantil, miembro de la Asociación Argentina de Prevención del Maltrato Infantil (ASAPMI); y también del doctor Juan Pablo Viar, abogado especialista en Violencia Familiar (UBA), integrante de la Comisión Directiva de ASAPMI y del grupo de trabajo en Maltrato Infantil de la Sociedad Argentina de Pediatría.

Según el doctor Juan Pablo Viar, quien hace 20 años que se dedica a la temática, los abusos y la violencia no crecieron en estos últimos años, sino que se visibilizaron. «Hoy  estamos en un momento especial de cambio, con la sanción de nuevas leyes y la implementación de nuevos sistemas de la protección de la Infancia, pero lo más importante que ha sucedido, es que ha crecido el proceso de visibilización del tema, hoy se ve esto porque es posible denunciarlo, es posible hablarlo, es posible sacarlo de las familias hacia el ámbito público».

Más allá de esto, indicó que también en los últimos tiempos «hay nuevas formas de violencia que parecerían que tiene que ver con las épocas en que vivimos. Pero en concreto, también es muy difícil comparar más allá de 30 años hacia atrás, que fue cuando se empieza a estudiar esta temática, cuál era la incidencia y la prevalencia del fenómeno violento intrafamiliar».

El abogado comentó que debido a esta visibilización «hay más lugares, más espacios para que se denuncie más y que haya más oficinas para atender estos casos». Aunque reconoció: «Quizá demasiados lugares, porque a veces un caso termina siendo abordado por un Tribunal de Familia, un Juzgado Penal y un organismo administrativo, pero bueno, de cualquier manera esto se hace para que las víctimas de violencia infantil intrafamiliar tengan algún tipo de respuesta concreta».

En este sentido, la psicóloga Patricia Visir señaló que «muchas veces el chico es interrogado por el fuero civil, el penal, en la salita, por la psicopedagoga, pero cada vez que un chico está contando la situación que ha vivido, está volviendo a padecer, porque es un trauma que se revive cada vez que se recuerda».

Los tres especialistas coincidieron que estas problemáticas no afectan sólo a las clases bajas y que debido a los prejuicios de la sociedad, los chicos de clase media-media alta son los que más desprotegidos están.

Patricia Visir señaló «que esta es una situación en la cual la negación y el secreto son los mejores amigos, todos sabemos que las situaciones de abuso y maltrato principalmente se dan dentro de lo que es el seno familiar y nosotros como sociedad estamos bastante reacios a reconocer que esto sucede, nos negamos a querer creer la cantidad de casos que hay».

Estos «existen en todas las clases sociales, aunque yo creo que los chicos que son de clase media, media alta, aunque parezca algo ilógico, están bastante más desprotegidos, porque no tienen a dónde recurrir y aparte se encuentran con todos los tabúes, los mitos y toda la gente descree de estos chicos, porque ‘cómo va a decir este chico que su papá, el abogado, el ingeniero, el profesor, el juez’, va a incurrir en una situación de maltrato, de abuso semejante».

Por su parte, la doctora Claudia Lorenzo, agente fiscal de Bahía Blanca, sostuvo que «de acuerdo a las clases sociales cambian las tonalidades del delito y cambian la cantidad de denuncias realizadas».

Indicó que «hay mayor cantidad de denuncias de víctimas de clases bajas», debido a que los entornos o los operadores medios (colegios, centros médicos, catequesis) o grupos donde los preadolescentes o menores víctimas se insertan, son los que visualizan la sintomatología de abuso».

En cambio, «en la clase media es muy difícil que se denuncie, porque el operador medio no tiene la mirada puesta de la misma manera. No es lo mismo cómo mira un hospital público las lesiones que presenta un menor y cómo escuchan a los papás en una clínica privada o un centro de rayos donde va el ‘señor benefactor de la sociedad, pudiente’, ya que su historia tiene otra credibilidad. Desde este lugar, los chicos de clase media están desprotegidos», coincidió con los demás profesionales.

Por último, en todos los casos señalaron que la problemática desde lo teórico creció, que también desde lo legal es acorde lo que se está haciendo, pero también indicaron que la falta de recursos y, sobre todo, los prejuicios de la sociedad, están todavía frenando la evolución.

ASAPMI

Tanto la psicóloga Patricia Visir como el doctor Juan Pablo Viar, son miembros de la Asociación Argentina de Prevención del Maltrato Infantil (ASAPMI). En www.asapmi.org.ar se reciben consultas y brindan bibliografía e información sobre las nuevas normas jurídicas. (LA VOZ DEL PUEBLO)

http://www.asapmi.org.ar/que-es-asapmi/presentacion.asp