Internacionales

ECONOMÍA: El Capitolio rechazó el plan de rescate de Bush y se derrumban todos los mercados del mundo

Sharing is caring!

La Cámara de Representantes votó en contra del paquete de medidas que impulsaba el presidente de los Estados Unidos, George Bush, para respaldar las deudas incobrables de los bancos. Las bolsas del mundo operan con bajas históricas. El Merval pierde más de 8 por ciento. El Bovespa suspendió las operaciones después de una caída superior al 10 por ciento. En Nueva York el DJI: -4,67%, S&P: -6,23% y Nasdaq: -8,02%.

La votación transcurrió en un clima tenso, y finalizó con 228 votos en contra de la aprobación del plan de rescate financiero, 205 a favor, mientras que un congresista no se pronunció.

Entre los negativos, se contaron a 95 demócratas y 133 republicanos, mientras que por la aprobación hubo 140 demócratas y 65 republicanos.

Para que la propuesta del Ejecutivo, consensuada con los líderes partidarios, fuera aprobada se necesitaban, al menos, 217.

La tensión fue tal que el secretario del Tesoro, Henry Paulson, se arrodilló ante la presidenta de la Cámara, la demócrata Nancy Pelosi, en la Sala Roosevelt de la Casa Blanca para pedirle que «no tirasen abajo» el plan financiero. «No soy yo quien lo está tirando por tierra, son los republicanos», dijo la demócrata, de acuerdo al diario español El Mundo.

Ahora, la Cámara de Representantes deberá discutir cuándo volverá a tratar el proyecto.

Incluso mientras comenzaba el proceso, los líderes tanto demóratas como republicanos estaban inseguros de si tendrán los votos suficientes para aprobar el plan impopular. Se trata de la intervención gubernamental más amplia en los mercados desde la Gran Depresión.

Horas antes, el presidente George W. Bush instó al Congreso a aprobar el proyecto de rescate financiero que los líderes del Congreso compaginaron en negociaciones maratónicas durante el fin de semana, aduciendo que es necesario para «impedir que la crisis de nuestra industria financiera se propague» al resto de la economía.

El presidente habló en medio del nerviosismo que reina en los mercados financieros tanto en Estados Unidos como en el exterior.

Cuando se le preguntó si el proyecto de compromiso será aprobado en el Congreso, el senador demócrata Chris Dodd respondió: «Esperamos que sí».

El senador, presidente de la Comisión Bancaria de la cámara alta, agregó que el proyecto no es una panacea para todos los problemas que agobian los mercados financieros. No obstante, dijo que si no se actúa, el deterioro podría propagarse y restringir aun más los mercados crediticios.

Por su parte, el senador Judd Gregg, que representó a los republicanos en las negociaciones, calificó el plan de «torniquete» para la enfermedad en el sector financiero. (Fuente: AP)