domingo, junio 23, 2024

Locales

BUENOS AIRES: Intendentes bonaerenses solicitaron la eliminación de las retenciones móviles por la brutal caída de la recaudación.

Sharing is caring!

La mayor parte de los municipios de la provincia de Buenos Aires ya comenzaron a registrar pérdidas de ingresos como producto del conflicto que mantiene el gobierno nacional con el sector agropecuario.

Intendentes de la provincia de Buenos Aires volvieron a solicitar hoy al gobierno nacional que elimine la aplicación de retenciones móviles porque la interrupción de las inversiones por parte de los empresarios agropecuarios está generando una fuerte caída de la recaudación en los municipios.

«El conflicto entre el gobierno nacional y el sector agropecuario está generando una merma muy importante en los recursos fiscales de los municipios», dijo hoy a Infocampo Carlos Gorosito, intendente de Saladillo.

«Los funcionarios nacionales deben entender que si el campo no funciona, las principales afectadas son las economías del interior del país», indicó Gorosito, para luego agregar que «nunca vamos a manifestarnos en contra de las protestas del sector agropecuario porque vivimos de eso».

La Municipalidad de Saladillo recaudó en marzo $ 200.000 menos que en febrero de este año como producto del paro agropecuario que duró 21 días. Actualmente dicha localidad posee un presupuesto anual de 25 M/$, pero aporta unos 200 M/u$s en materia de retenciones a las exportaciones de productos agroalimentarios.

Por su parte, Omar Duclós, intendente de Azul, afirmó que «cuando defendemos los planteos de los productores agropecuarios lo hacemos en defensa de un modelo de desarrollo para el interior».

«La mayor parte de los municipios están en una situación financiera muy ajustada, producto del conflicto entre el campo y el gobierno», señaló Duclós, y añadió que «necesitamos que exista un plan agroalimentario a largo plazo, con un criterio de racionabilidad hacia la tributación de los productores, sin caer en niveles confiscatorios».

La localidad de Azul posee actualmente unos 60.000 habitantes y aporta 80 M/u$s por año en materia de retenciones, mientras que el presupuesto anual de la ciudad es de 78 M/$.

En tanto, el intendente de Necochea, Daniel Molina, comentó que “hay que dar un criterio de equidad en el reparto de la renta y la riqueza que es producto de nuestro campo” y añadió que “entendemos que el reclamo del agro es justo y que es una lucha que se realiza en términos de unidad y consenso”.

En la provincia de Buenos Aires también hay otros intendentes que se han manifestado a favor del sector agropecuario, entre los cuales se cuentan los jefes comunales de Güaminí, Salliqueló, Saavedra y Rivadavia.