martes, julio 05, 2022

Locales

ECOLOGÍA: Greenpeace. Es imprescindible frenar la pérdida de los últimos bosques nativos.

Sharing is caring!

Greenpeace presentó en Resistencia, Chaco, un informe sobre la situación de los recursos forestales a nivel global y Argentina. “El diagnóstico actual no deja dudas de la necesidad de frenar la destrucción de los bosques nativos”.

La organización ambientalista presentó el informe “Emergencia Forestal. Debemos frenar la destrucción de los últimos bosques nativos”, que demuestra que la pérdida de bosques en Argentina crece cada vez más por la expansión descontrolada de la actividad agropecuaria.

El documento refleja la opinión de la organización ambientalista en relación a los procesos de ordenamiento territorial previstos en la Ley de Presupuestos Mínimos de protección Ambiental de los Bosques Nativos.

“La deforestación constituye una de las mayores amenazas para el equilibrio ecológico de todo el planeta, y genera un deterioro irreversible para muchos ecosistemas, con graves efectos para gran parte de la población mundial”, señaló María Eugenia Testa, miembro de la Unidad Política de Greenpeace Argentina.

El informe indica que la región de Parque Chaqueño, que integra la segunda área boscosa del continente después de la Amazonia, el Gran Chaco Americano, y que abarca las provincias de Chaco, Formosa, Este de Salta, de Jujuy, de Tucumán y de La Rioja es la región forestal que está siendo más destruida. Ahí se produce el 70 por ciento de la deforestación anual de todo el país y su región semiárida se encuentra al borde de la pérdida total de sus bosques.

“El aumento de la producción de soja incrementó la presión para deforestar en el Parque Chaqueño, para expandir la frontera agrícola” dijo Testa y agregó que “esta destrucción del hábitat, además, pone en peligro de extinción a unas 25 especies de mamíferos”.

La organización señaló también que es imprescindible el estricto cumplimiento de la moratoria a los desmontes mientras se realizan los procesos de Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos y que los mismos sean aprobados por las legislaturas provinciales. Alentó a que los procesos del ordenamiento se realicen de manera participativa, e involucren a los sectores académicos, productivos, sociales, ambientales, y a las comunidades campesinas e indígenas que los habitan.

Greenpeace indicó que, dada la emergencia forestal en la que se encuentra Argentina, es de vital importancia detener completamente la destrucción de nuestros bosques nativos. La organización ecologista adelantó así que su propuesta para la zonificación que deberá resultar de los Ordenamientos Territoriales de Bosques Nativos es que no impliquen nuevos desmontes. “Las áreas de color verde, según lo define la ley, deberán ser cero”, explicó Eugenia Testa.

Miembros de la organización ambientalista se entrevistaron con el gobernador, Jorge Capitanich, en la casa de gobierno provincial. En el encuentro, Juan Carlos Villalonga, Director político de Greenpeace manifestó el interés de la organización en el seguimiento del proceso de ordenamiento territorial de la provincia y expresó su preocupación por el avance de la frontera agropecuaria en el parque chaqueño.

“Chaco, Salta y Santiago del Estero son las provincias con mayor superficie de bosques nativos del país, por eso es muy importante un ordenamiento territorial que priorice la conservación y el manejo sustentable del bosque por sobre el cambio del uso del suelo”, sostuvo Villalonga.

El informe se encuentra disponible y entre sus puntos más salientes se destacan:

– Los bosques concentran más de la mitad de la biodiversidad del planeta, juegan un papel fundamental en la regulación climática, el mantenimiento de las fuentes y caudales de agua y la conservación de los suelos, y de ellos obtenemos bienes y servicios indispensables para nuestra supervivencia, como alimentos, maderas y medicinas.

– Alrededor de 1.600 millones de personas en todo el mundo dependen de los recursos forestales para su subsistencia.

– Mientras que hace unos diez mil años la mitad de la superficie terrestre mundial estaba cubierta por bosques nativos, en la actualidad éstos sólo representan alrededor del 30% del planeta, menos de 4.000 millones de hectáreas, de las cuales sólo el 9% se encuentran protegidas.

– La deforestación a nivel mundial sigue aumentando a una tasa alarmante: desparecen aproximadamente 13 millones de hectáreas al año, un área similar al tamaño de la provincia argentina de Santiago del Estero.

– La desertificación constituye uno de los procesos mundiales más alarmantes de degradación ambiental, ya que hace que disminuya la productividad biológica y económica de las tierras y tiene efectos negativos en ríos, lagos, acuíferos e infraestructuras. Actualmente afecta a más de 1.000 millones de personas, con consecuencias potencialmente devastadoras para sus medios de subsistencia.

– A nivel global, la deforestación resulta un aporte significativo al cambio climático, ya que es responsable de cerca del 20% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, lo que representa una proporción mayor a la causada por las emisiones de todo el sector mundial de transportes.

– Actualmente nuestro país cuenta con una superficie de 31.443.873 hectáreas de bosque nativo, lo que representa tan sólo el 30% de las masas forestales originales. La tasa de deforestación en Argentina es cinco veces mayor que la mundial. Se desmontan aproximadamente 280.000 hectáreas por año, una hectárea cada dos minutos.

– El Parque Chaqueño es la región forestal que está siendo más destruida: allí se produce cerca del 70% de la deforestación anual de todo el país, y su región semiárida se encuentra al borde de la pérdida total de sus bosques.

– La situación actual de la Selva Misionera es realmente crítica: sólo queda un 7% de su superficie original. Mientras que en Paraguay y Brasil ha sido prácticamente destruida, la mayor parte se encuentra en nuestro país: sólo alcanza cerca de 1.453.381 hectáreas.

– Más del 90% de la superficie original de la región pede Montana de la Selva de Yungas desapareció al ser transformada en extensos cultivos de caña de azúcar entre las décadas del 30 y el 50 y, actualmente, en plantaciones de soja. La situación de las Yungas en Argentina es alarmante: actualmente sólo contamos con aproximadamente 3.732.985 hectáreas.

– La situación de la región del Espinal es realmente preocupante: sólo contamos con aproximadamente 2.656.747 hectáreas.

– Las zonas áridas de la región del Monte tienen una muy alta degradación del ecosistema. Las principales causas de su destrucción son la tala, el sobre pastoreo y los incendios, que provocan casi desiertos.