martes, mayo 21, 2024

Opinión

OPINIÓN: Violencia, educación, responsabilidades. Hablemos de la responsabilidad que nos cabe a los padres.

Sharing is caring!

horacio-ahorainfo-0091.jpg

Por Horacio Castelli.

No nos hagamos los distraídos. La socialización primaria de nuestros hijos es responsabilidad de la familia, no de la escuela.

Si como sociedad no nos hacemos responsables de lo que nos corresponde, y seguimos echando las culpas a los demás no podremos avanzar y mucho menos madurar.

Los dirigentes políticos, sindicales, sociales, educativos, empresariales, militares salen del seno de la sociedad, no nacen por generación espontánea.

La violencia que se muestra a través de las pantallas de los televisores con adolescentes golpeándose salvajemente dentro de una escuela, en la puerta de ese establecimiento o a la salida de un boliche es el resultado de años de abandono de las responsabilidades que como padres nos corresponde en la socialización primaria de nuestros hijos.

No podemos culpar a las instituciones educativas o de la justicia cuando les enseñamos a los jóvenes a:

         Dirimir con violencia verbal o física nuestras diferencias con los demás.

         Evadir impuestos.

         Pasar en rojo los semáforos con ellos a bordo de un auto, de una moto o de una bicicleta.

         Responsabilizar a los maestros y profesores por el fracaso escolar de nuestros hijos.

         Pasarnos todo el encuentro insultando al o los árbitros cuando vamos a la cancha a ver algún deporte

         Negar nuestro voto si el político elegido es inepto.

         Criticar constantemente todo sin proponer soluciones.

En la escuela nuestros jóvenes deben aprender los conocimientos necesarios para lograr la certificación que les posibilite avanzar en la estratificación social que entre todos hemos construido.

En el hogar nuestros jóvenes deben aprender los valores que toda sociedad debe respetar para no caer en la anarquía, el respeto hacia el prójimo (sin caer necesariamente en lo religioso).

Y esta educación se transmite “solo” con el ejemplo.