martes, junio 25, 2024

Locales

TIRADOR DE BELGRANO: Justicia confirmó procesamientos de los funcionarios del RENAR.

Sharing is caring!

tirador-belgrano.JPG

La Cámara Federal porteña confirmó el procesamiento y embargo de dos funcionarios del RENAR que le otorgaron al tirador de Belgrano, Martín Ríos que asesinó a Alfredo Marcenac, el permiso para portar armas, ignorando las recomendaciones de un médico que aconsejó realizar un test psicológico al acusado, según un fallo al que tuvo acceso.

También quedó procesado un médico que otorgó un apto físico, a pesar de que no era un especialista en psiquiatría o psicología, sino ortopedista, por el delito de falsedad ideológica de instrumento público.

El fallo fue dictado por la Sala II de la Cámara Federal y confirmó una decisión adoptada por el juez federal Sergio Torres en ese sentido.

Los procesamientos de los funcionarios por «incumplimiento de los deberes de funcionario público» se basaron en el testimonio de un médico que examinó al acusado Ríos y que dijo que si le hubiesen practicado ese examen, no hubiese obtenido la licencia para portar armas de fuego.

Se trata de los funcionarios José Luis González y Fabián Alejandro Pereyra, que intervinieron en el trámite mediante el cual se le otorgó a Ríos «la calidad de legítimo usuario de armas de fuego sin haber observado las leyes y decretos cuyo cumplimiento les incumbía en razón de sus respectivas funciones», dice el fallo.

Los camaristas Horacio Cattani y Martín Irurzun dijeron que ambos imputados «por el cargo que ocupaban» tenían «pleno conocimiento del contenido de la normativa por ellos observada».

El primero de ellos era el jefe de la División Usuarios Individuales del RENAR, mientras que Pereyra cumplía funciones en esa dependencia, y ambos dieron curso al trámite con el que Ríos obtuvo su credencial de legítimo usuario de armas de fuego.

En su momento, el juez Torres se refirió a la «liviandad» y la «falta de compromiso» de los funcionarios acusados en la realización de los támites para la obtención de la licencia.

De acuerdo al fallo, cuando Ríos sacó el certificado en el 2000, un informe del médico Guillermo Mendoza recomendó un test psicologico que fue ignorado por los funcionarios.

«Destácase que para el otorgamiento de la calidad de legítimo usuario de armas de fuego es requisito ineludible la presentación de un certificado médico que acredite expresamente la aptitud tanto física como psíquica del peticionante», sostuvo la justicia.

También quedó procesado otro médico, un ortopedista, Mark Theis Garret, quien cuando Ríos renovó su licencia en el 2005 insertó en el certificado de aptitud psicofísica que el acusado se encontraba en perfectas condiciones mentales y físicas.

Ríos fue detenido por cuatro ataques cometidos en el barrio de Belgrano, de los cuales el más grave ocurrió el 6 de julio de 2006 cuando fueron baleados peatones en Cabildo al 1700, donde murió Marcenac y fueron heridas otras seis personas.

Por esos hechos, la jueza María Fontbona de Pombo procesó a Ríos por homicidio agravado «por placer» por la muerte de Marcenac y por seis tentativas de homicidio agravadas «por placer», en el caso de los heridos.

Además, fue procesado por los disparos contra una confitería donde fue herida una chica, un ataque a tres vagones de un tren y otro a un colectivo de la línea 67 en el que terminaron lesionados el chofer y un pasajero.

Días atrás una Junta Médica determinó que el acusado no comprendía lo que hacía, por lo que la jueza debe decidir si lo declara o no inimputable.