martes, junio 25, 2024

Locales

SINDICALES: Desprotección laboral en el bingo de Necochea.

Sharing is caring!

bingo-golde.jpg

La Central de Trabajadores de la Argentina (C.T.A.) Regional Necochea-Lobería, manifiesta su preocupación por la situación laboral de los trabajadores y trabajadoras de la empresa de juegos de azar de Necochea.


La puñalada asestada contra un trabajador por parte de un jugador compulsivo en estado de ebriedad es una muestra más de las insalubres condiciones en que cumplen su tarea los trabajadores del Bingo y que silenciosamente muchos de ellos vienen manifestando.

Las agresiones verbales, agobiantes condiciones de trabajo sin derecho al descanso o refrigerio, el impedimento y desconocimiento a la representación gremial son la sumatoria de una política empresarial avara e inescrupulosa con la evidente complicidad sindical de los gremios del sector y de las autoridades políticas.

La problemática del juego en Necochea es cada vez mas grave sin que las autoridades actúen con responsabilidad.

El anunciado recorte en el horario de apertura y cierre del bingo quedo en eso, sin dar el Concejo Deliberante mayores explicaciones.

Es inaudito que una sala de juegos en pleno centro de la ciudad permanezca abierta todos los dias de la semana de 10 a 4 de la mañana, donde en muchos casos niños y niñas van a buscar a sus padres al salir de la escuela o permanece avanzada la madrugada en la calle.

La atención psico sanitaria a los más de dos mil quinientos jugadores compulsivos autoexcluidos se desconoce por parte de la Secretaria de Salud municipal o esferas provinciales.

Ante estos hechos, que la evidencia de los intereses «en juego» son muy poderosos sometiendo a trabajadores y trabajadoras de los juegos de azar, y que la adicción al juego afecta fundamentalmente a los sectores populares, desde la CTA reclamamos a quienes deben hacerlo una urgente intervención en función de la defensa de las fuentes y derechos laborales del sector, abogando que se eviten las represalias contra los trabajadores que reclaman, y se pongan en marcha políticas sanitarias ante el juego compulsivo.