Nacionales

ARGENTINA: Desde el lanzamiento del plan de desarme se destruyeron 70 mil armas.

Sharing is caring!

armas2.jpg

La iniciativa implementada por el ReNAr juntó desde el 10 de julio hasta el 22 de diciembre un promedio diario de 500 aparatos. A esto se agrega la entrega de 50 mil municiones. Por el éxito, el programa se extenderá a más lugares del interior.


Se destruyeron en la Argentina 70.000 armas desde el lanzamiento del Plan Nacional de Entrega Voluntaria que continuará durante un largo período de 2008, según informó este miércoles un matutino porteño.

Este plan implementado por el Registro Nacional de Armas (ReNAr), que depende del Ministerio de Seguridad y Justicia, juntó desde el 10 de julio hasta el 22 de diciembre un promedio diario de 500 armas, con picos de 900.

En total también se recibieron unas 50.000 municiones y la suma no para de crecer: en agosto, se habían recibido 20.000; para octubre la cifra llegaba a 56.000, según informó el diario Clarín en su edición de este miércoles.

«Antes de empezar estimábamos que hasta marzo íbamos a recolectar unas 40.000 armas, pero ahora creemos que en ese momento vamos a estar muy cerca de las 90.000. Vamos a relanzar el plan y a extenderlo en lugares del Interior donde todavía no fuimos», explicó el director del ReNAr, Andrés Meiszner.

Esos sitios que menciona son las provincias de Santa Cruz, Chubut, La Pampa, Santiago del Estero, Catamarca, Misiones y Formosa.

«Evidentemente hay una necesidad de la gente de sacarse de encima el problema que significa tener un arma. Es por eso que decidimos seguir, pero no queremos que el plan languidezca, se va a relanzar en marzo, con mayor publicidad. En del presupuesto 2008 hay 10 millones para el programa», explicó Meiszner.

En la Argentina hay alrededor de 1.200.000 registradas. En el circuito ilegal la cifra es aún mayor: se calcula que más de dos millones alimentan el mercado negro. Desde 1997 más de 32.000 muertes fueron a causa del disparo de alguna de ellas.

Los canjes y las destrucciones seguirán haciéndose los días de semana en las 12 sedes que tiene el ReNAr en todo el país y en varias asociaciones de tiro.

El plan es anónimo y prevé una amnistía para quienes entreguen sus armas, sin importar si tienen pedido de captura u otras irregularidades. Por cada una que se entregue se recibirá, según el calibre, hasta 450 pesos.

El pago no se hace en efectivo: se entrega un cheque al portador que se cobra en una sucursal del Banco Nación. Luego de ser inutilizada delante de su dueño, el arma terminará en una planta de fundición. (TELAM)