domingo, julio 03, 2022

Locales

PRODUCCIÓN: Débora Giorgi en Chile. Destacan la importancia de profundizar una complementación económica con China

Sharing is caring!

564609.jpg

Concha Rodríguez y Giorgi

La ministra de la Producción bonaerense Débora Giorgi destacó la necesidad de aumentar la integración comercial y las inversiones mutuas entre la Argentina y China y destacó las posibilidades de complementación y de aprovechamiento de las ventajas de cada país a partir del  asociativismo de empresas públicas y/o  privadas y el intercambio de tecnologías e inversiones».

Giorgi formuló estas declaraciones en Chile durante la Primera Cumbre Empresarial China-América Latina que, organizada por el Gobierno de China a través del Consejo para el Fomento del Comercio Internacional (CCPIT) y el Banco de Importación y Exportación de China, conjuntamente con ProChile y el Banco de Chile, busca ampliar los horizontes de comercio e inversión entre ese país y América Latina.

Para tal fin a partir de mañana miércoles y en el marco de la cumbre una misión comercial de 107 empresarios chinos que se reunirán con sus pares latinoamericanos, encuentro que integran también 12 PyMEs bonaerenses que fueron subsidiadas en un 50 por ciento de los gastos para participar de la misión.

La ronda de negocios es una de las actividades de mayor interés de la Cumbre ya que las  empresas representativas de diversos sectores de la economía china están interesadas en contactar a posibles socios latinoamericanos para desarrollar proyectos de interés común. Por ejemplo, están interesados en la importación de harinas de pescados, en la adquisición de derechos accionarios; en la inversión en I+D de alambres y cables y de industrias de alta tecnología o la realización de joint ventures entre Brasil, Argentina y Chile además de  participar en proyectos de inversión en hoteles y casas de vacaciones -lo ha expresado una empresas constructora de Shangai- y en la compra de productos textiles y de cuero o de alimentos.

Las empresas bonaerenses participantes son de La Matanza: Cartomiglia (fábrica de panel nido de abeja en cartón para relleno de puertas (honeycomb); Cooperativa San Justo (Cristales para faros y ópticas de automotor); Darío Zampela (Dulce de leche); Giplás (Conductores eléctricos); Metalúrgica BM (Elementos de sujeción y fijación, tornillería, bulonería); Metalúrgica Ielovaz (Bombas de aceite para vehículos pesados); Nodanlu (Medias deportivas y de tiempo libre); Rolantex (Textiles); dos PyMEs de Avellaneda: Telmec (Bombas dosificadoras de alta precisión) y Fernández Maquinarias (Máquinas herramientas para metalmecánica); y de las firmas Grisbill de Florida Oeste (sabores y aromas para la industria alimenticia) y Bellini S.A. de Quilmes  (tejidos planos para decoración, moda, tapicería).

«Tenemos a China creciendo hace dos décadas a más del 10 por ciento y es el tercer operador del comercio mundial con importaciones de 790.000 millones de dólares», dijo Débora Giorgi y agregó que «específicamente la Provincia de Buenos Aires le vende a China el 80 por ciento de las manufacturas de origen industrial (MOI) que Argentina exporta a China». «Los mercados asiáticos tienen una importancia estratégica durante nuestra gestión en comercio exterior con BAExporta», dijo Giorgi.

Paralelamente Giorgi destacó la importancia de «profundizar la cooperación técnico-productiva entre ambos países, en particular en sectores con amplias oportunidades de vinculación, como los sectores de agribusiness, logística y tecnologías» a partir, por ejemplo de la complementación para el desarrollo de vacunas veterinarias, el manejo genético de semillas y animales y la investigación aplicada al agro.

Explicó que para lograr esto «se deben buscar herramientas de promoción de la
asociatividad entre empresas argentinas y chinas a partir de un aumento en la cooperación entre empresas de ambos países, el fortalecimiento del comercio bilateral, la radicación de nuevas empresas en ambas regiones y la transferencia de tecnología».

También Giorgi se mostró partidaria de «aprovechar las ventajas productivas de toda la región latinoamericana» para lograr una vinculación más eficaz con China señalando para esto que «las acciones deberían orientarse al fortalecimiento de cadenas de valor regionales, donde cada país involucrado – por ejemplo, los integrantes del MERCOSUR ampliado – se especialicen en aquellos sectores donde son más competitivos».