lunes, mayo 27, 2024

Locales

LECTURA: Carta a la AFIP enviada por Miguel Monti, de la ciudad autónoma de Buenos Aires

Sharing is caring!

Lo que sigue es el texto de una carta real.

Sr. Administrador Federal de Ingresos Públicos
DR.
ALBERTO ABAD
Ref: Uhhh, AFIP

De mi consideración:

Para empezar, y para ahorrarle trabajo a algún chupamedia que ande por allí y que seguramente estará más interesado en saber quien soy que en analizar lo que en esta nota le voy a contar, mi domicilio está en el pie de página y mi CUIT es 20-07704623-3, nací en Rosario, provincia de Santa Fe el 13 de Septiembre de 1949, hijo de Roberto y Angela Cobo (así les facilito también el pedido de antecedentes).

Soy CONTADOR PÚBLICO, profesión que ejerzo desde hace 33 años, y gracias a ella soy uno de los aborígenes que aparecen en la propaganda de dudoso gusto que emiten por radio, solo que en vez de decir «uhh AFIP», le digo «UFA AFIP!!» porque no solo no sacan las piedras del camino, sino que las ponen. Y , grandes, eh?

No se preocupe, no soy radical, ni peronista, ni K, ni PRO, ni Lilita, ni nada, con lo que mi salud mental está bastante intacta y mis pensamientos totalmente libres de influencias de derecha, de izquierda, de centro, de arriba o de abajo.

Pero, sabe que, ABAD? Estoy harto. Sí, estoy total, absoluta y definitivamente harto de la AFIP y de todos sus integrantes.

Desgraciadamente no soy abogado, profesión a la que envidio sanamente, ya que nunca se dejan manosear por el Estado. Trate de tocarlos un poquito y se meterá en un problema de proporciones, y seguramente volará por aire cualquier resolución general o cosa parecida que les complique la vida o la profesión.

NOSOTROS, LOS CONTADORES, no. Nosotros somos corderitos, casi casi colegialas impúberes de un colegio religioso. Al lado de ellos, casi parecemos un grupo de carmelitas descalzas cantando villancicos navideños. Somos la Caperucita en el cuento del lobo. A nuestro CONSEJO PROFESIONAL solo lo preocupa profundamente como se llena el nuevo engendro informático de la AFIP. Perdón, creo que ustedes los llaman «aplicativos».

Para NOSOTROS no hay ferias judiciales de verano y, mucho menos, de invierno. Nosotros terminamos de brindar el 2 de Enero y, a correr! Que vienen los vencimientos de impuestos, cargas sociales, etc, todo sobre operaciones terminadas hace 48 horas, inhábiles además.

NOSOTROS tenemos que correr como locos (perdón, me corrijo, como imbéciles) para liquidar impuestos que vencen de inmediato sobre operaciones que todavía están frescas. A dos semanas de cerrado un mes ya estamos tipeando aplicativos, llenando boletas, haciendo liquidaciones y apurando al cliente para que las pague. Y eso cuando no hay vencimientos generales de alguno de los impuestos de nuestro más que frondoso sistema impositivo. O de regímenes de información.

La «feria» que logramos solo permite suspender la persecución judicial de lo que ustedes denominan «procedimientos de cobranza», pero solo eso. El resto? Bien, gracias, sigue en su vertiginoso circuito de vencimientos, uno tras otro. Semana Santa? Fantástico, por suerte ustedes nos dejan aprovechar todos los años el jueves y viernes santos para poder liquidar Ganancias y Bienes Personales. Gracias , que lindo es que alguien piense en uno….

NOSOTROS tenemos que soportar que cada día haya más «regímenes de información», donde nuestros clientes deben informar por medios electrónicos lo que sus agentes de retención ya hicieron antes, su facturación detallada y todas las demás idioteces que se les ocurre a ustedes, a cual más original y minuciosa.

Nosotros tenemos que pasar por estúpidos frente a nuestros clientes, porque ellos no pueden comprender (la verdad, yo tampoco, pero a esta altura del partido ya no pienso mucho) como podemos demorar días enteros para hacer un simple trámite, como pueden demandarlos sin intimarlos previamente, y otras cosas que en otras profesiones no existen. Pero que se le va a hacer, NOSOTROS somos los kelpers, vió?

Y la verdad, doctor, antes me la bancaba, pero era más joven, más idealista (con perdón de la palabra), ahora, con casi 58 años, estoy harto.

Estoy harto de que cuando pretendemos inscribir una sociedad nueva, recién constituida, tengamos que probar el domicilio haciendo malabares, explicando al cliente que la AFIP pretende una factura de servicios públicos que obviamente, todavía no existe dado lo reciente de la sociedad.

Estoy harto de que no nos otorguen el CUIT de esa empresa porque uno de sus directores paga otra categoría de autónomos o no está inscripto o cualquier otra tontería que nada tiene que ver con la sociedad en sí misma. Inclusive, sin saber mucho de derecho, me parece que alguien podría demandarlos por daños y perjuicios, al no poder operar porque la AFIP no le concede un simple número de inscripción. Ojalá alguien lo haga y les saque algún peso, por lo menos sería una pequeña revancha.

Estoy harto de sus funcionarios se escuden en el art.100 y «notifiquen» sin notificar, y de que nuestros clientes sean directamente embargados sin haber sido intimados de verdad, y que a veces ni siquiera sepan el origen de la deuda.

Sabía que hace un mes atrás un cliente nuestro pasó por ese trance, enterándose del embargo por comunicación del banco, y que estuvimos una semana tratando de que la AGENCIA 8 nos concediera el teléfono del abogado para que pudiéramos enterarnos de que se trataba? Sabía que tuvo que ir un apoderado para obtener ese dato porque en la AGENCIA decían que se trataba de un secreto fiscal que solo revelarían al presidente en persona? (siempre que este pudiera demostrarles que lo era, claro está, pero eso es otra cosa)

Escuchó usted alguna vez una idiotez de ese calibre, que no le puedan decir al asesor del contribuyente el teléfono del abogado de la AFIP porque la deuda es un secreto fiscal? Patético, no?

Claro, si uno lo piensa un poco, enseguida se da cuenta de los motivos. En primer lugar, de esa manera el abogado de la AFIP puede cobrar honorarios en forma automática, cosa que a lo mejor no ocurre si la víctima paga antes o demuestra que no debía eso que no le intiman (digo que no le intiman porque lo demandan derecho viejo, me comprende, no?). También, como una vez entrado en el juzgado la víctima tiene solo cinco días para oponer argumentos y pruebas, si no le avisan no tiene tiempo y cae en ejecución directa. Muy bueno, realmente ingenioso. Pensó alguna vez en otra solución, solo que un poquito más amigable, tal vez un poquito más ética?

Sabía que ahora las AGENCIAS no le permiten al contribuyente demandado pagar mediante planes de facilidades, aunque la propia legislación generada por la AFIP así lo permite? Bueno, si no lo sabía, ahora lo sabe, y si lo sabía, usted es parte de la maniobra y seguramente yo le parezco ahora mucho pero mucho más estúpido que antes.

Estoy harto de la DEFENSORÍA DEL CONTRIBUYENTE. Elimínela, doctor, no sirve para nada, solo logramos perder más tiempo inútilmente. Una de ellas, ante un reclamo por mi parte, me dijo «bueno, por favor, que yo estoy en el medio entre la AGENCIA y el CONTRIBUYENTE», a lo que yo contesté, «y, si, es verdad, precisamente esa es su función». No logré que la funcionaria me dijese por escrito lo que me dijo. De haberlo hecho, hoy lo vería publicado en los diarios, y le aseguro que no le iba a gustar, porque la colección de sandeces que tuve que escuchar me dejó estupefacto.

Estoy seguro que desde el punto de vista «marketing» tener una DEFENSORÍA DEL CONTRIBUYENTE es piola pero, sabe que, ya todos se dieron cuenta de que es cartón pintado y está para engatusar a DOÑA ROSA. Un verdadero «tigre de papel».

Estoy harto de que el domicilio fiscal sea un tesoro escondido y un secreto de Estado. No puedo entender porque si ante un juicio puedo fijar domicilio procesal donde se me dé la gana (que siempre es el domicilio del abogado), ante la AFIP no pueda hacerlo.

Sabe por que se fija domicilio en el del abogado? Pues para que las notificaciones que pudieran venir las reciba el especialista. Sabe quienes son los especialistas en el caso de los impuestos? Pero mire que casualidad, curiosamente NOSOTROS, LOS CONTADORES PÚBLICOS. Por que motivo no podría un contribuyente fijar domicilio fiscal en el estudio de sus CONTADORES?

Sabe por que? Pues porque de esa manera les va a costar mucho más trabajo «notificar» como lo hacen hoy, porque les va a costar más trabajo mentir, porque hay que tener la cara mucho pero mucho más dura para decir que «no encontrándose persona alguna, procedí a tirar por debajo de la puerta (o a fijar en la puerta) la notificación…. etc». Sabe que he visto notificaciones aquí en el estudio con ese argumento, cuando somos diez personas que estamos de 8:00 a 20:00 todos los días hábiles? Sabe que vi una notificación por art. 100 que indicaba las 9:45 de un día sábado? (se ve que los muchachos no tenían un almanaque a mano, que le vamos a hacer…)

Sabe que una vez ví a una funcionaria de la AFIP dejar una notificación por debajo de la puerta sin tocar timbre, y salir corriendo por la escalera al ver que yo iba a ese domicilio? Sabe que la llamamos para que regresara pero se alejó corriendo escaleras abajo como si hubiese puesto una bomba? Claro, es totalmente lógico, la notificación que dejó decía el consabido «no habiendo encontrado….»

Para que tanto problema con el domicilio fiscal, si despues la misma AFIP no lo respeta, si embarga sin notificar, si notifica mintiendo con el art 100? Un consejo, inicie un proyecto para lograr la derogación del art.100, las empresas y los profesionales lo vamos a ver como un gesto valioso. Lo que existe hoy y como se lo utiliza es una burla al derecho y es jugarle sucio al contribuyente.

Estoy harto de que un cliente nuestro deba llevar la bendición papal para que le acepten cual es su domicilio, y despues una asesora de la tristemente célebre PICOLOTTI ostente en sus facturas que su domicilio es una casilla de correos.

Sabía, doctor, que esa asesora, ANA MARÍA KLEYMEYER, tiene domicilio fiscal en San Martin 451, Capital, y que curiosamente, allí solo está la SECRETARÍA DE AMBIENTE Y DESARROLLO SUSTENTABLE? No me quiero meter en sus asuntos, pero por favor, dígame solo por curiosidad profesional, para tener algo que contarle a mis nietos, vio?, que constancias de domicilio presentó la KLEYMEYER para que le otorgara la gracia de reconocer que vive en la SECRETARÍA? Habrá presentado su DNI con ese domicilio, facturas de servicios públicos, título de propiedad (no, eso no creo), contrato de alquiler? (mmm, no, me parece que eso tampoco)

No habría que demandar al jefe de esa AGENCIA por incumplimiento de los deberes de funcionario público? Perdone la idea alocada, eso solo pasaría en un país en serio, y está muy claro que nosotros no lo somos.

Ah, de paso, si pide la constancia de esa señora, cuyo CUIT es 27-60341496-4 se va a encontrar con que está inscripta como monotributista en la categoría D (o sea, que puede facturar $ 4.000 por mes) , pero la primera factura que hizo (ver facsímil en los diarios) era por $ 10.000 con lo cual va raudamente de cabeza al régimen de IVA. Claro que eso no va a ser un problema, total las notificaciones, si es que alguna vez ocurren, van a ir a parar a la SECRETARÍA, donde podrán ser eficaz y definitivamente detenidas. Pero no me preocupo, estoy seguro de que su AFIP va a intervenir en el caso y aplicarles todo el peso de la ley. (disculpe doctor, lo que pasa es que a veces soy tan ingenuo que me paso de la raya)

Estoy harto de que hoy día la relación fisco-contribuyente sea la peor que vi en mi vida profesional, donde el contribuyente es prima facie un paria, un evasor y un mal bicho. Sabía que hay AGENCIAS que piden firma certificada del contribuyente aun en formularios que no lo prevén, como el F381? De paso, porque no lo elimina? informar especialmente la compra de un automóvil de más de $ 25.000 es hoy una estupidez, prácticamente no hay autos de precio más bajo, y la factura original ya la tienen ustedes por otro de sus pintorescos «aplicativos».

Estoy harto de que la AFIP haga mil procedimientos sobre el 100% de la cartera de contribuyentes que paga y presenta sus declaraciones, para tratar de evitar el uno por diez mil que no están ni inscriptos y a los que pretende encontrar electrónicamente, sentados detrás de un escritorio.

Estoy harto de ir a una AGENCIA y tener que presentar un F 3283 de autorización para cada impuesto, para cada cosa. No le parece que hoy por hoy, pedirle al contribuyente un poder para poder hacer trámites normales de mostrador es medio kafkiano? No debería ser un requisito solo para cosas importantes, tales como renunciar a la prescripción o cosas por el estilo?

Estoy harto de que usted firme algo así como una Resolución General por día hábil. Sabe que? NOSOTROS LOS CONTADORES recibimos publicaciones semanalmente, con resoluciones, notas, modificaciones, etc, que todas ellas tienen valor de ley. Tenemos un paquete de leyes impositivas que cambia constantemente! Lo que era válido ayer seguramente cambió hoy o por lo menos, seguro que lo hará el mes que viene.

Estoy harto de que haya sococientos regímenes de retención para el IVA que, además de ser todos parecidos, son cambiados, alterados, modificados y retocados en forma interminable.

Estoy harto de recibir inspecciones para clientes en las que el mismo inspector declare por lo bajo que «tenemos que encontrar algún problema, aunque sea de domicilio, para sacarlos del régimen de exención de retenciones de productores agropecuarios». No le parece medio estúpido que por un lado la AFIP defina como es un régimen y como adherirse a él para por otro lado evitar que se inscriban? Digo yo, alguno de nosotros está medio loco, no le parece?

Como envidio a nuestros primitos los abogados, que siguen peleando con cosas escritas por DALMACIO VELEZ SARFIELD. Se imagina a los abogados si les cambiaran la letra de las leyes todos los días? Pero no se me vaya a preocupar, seguro que a ellos nadie los basurea tan fácil como a NOSOTROS.

Y ya que antes hablamos de aplicativos, le cuento que quien los diseñó está seguramente unos quince años atrasado. En primer lugar, no son multiusuario, con lo cual en los estudios nos volvemos locos para usarlos en red, lo que nos obliga a que el de Ganancias esté en una PC, el de ANSES en otra, y así, y si una persona está usándolos, no lo puede hacer otra en forma simultánea. A nadie se le movió una neurona y se imaginó que muchos de los aplicativos irían a parar a manos de los estudios contables? Tampoco las bases de datos utilizadas tienen rutinas de reparación, cosa totalmente normal en cualquier sistema como la gente.

Para colmo, inventaron la «MULTINOTA», cuando existe por ejemplo un procesador de texto como el WORD, que todo el mercado utiliza. De paso, le sugiero que busque entre los hospitales psiquiátricos de la ciudad al autor, porque le puso una serie de códigos para identificar el trámite que se encara con la MULTINOTA, pero las opciones son tan descabelladas que todos terminamos utilizando el último (trámites no clasificados). Hasta en una cosa tan elemental como las opciones posibles, como en que hay que poner una letra en lo que se acompaña porque si no no se puede seguir, ese aplicativo es una burrada. Como dirían los norteamericanos, la solución perfecta para un problema que no existe.

Por eso le decía, doctor, que estoy harto. Harto de quedar como un TARADO frente a los clientes, porque su bendita AFIP nos hace la vida imposible, cuando debería estar de nuestro lado y facilitarnos las cosas, porque somos NOSOTROS y no otros, los que realmente impulsamos la presentación y el pago de los impuestos.

Usted tiene todo el derecho de recaudar lo mejor posible y, es más, no solo lo respeto sino que le pido que lo haga, pero hay maneras y maneras de tratar al contribuyente. Las que hoy usted utiliza (y digo «usted» porque es usted el responsable de las cosas buenas pero también de las malas que hace la gente a su cargo) son poco serias, son poco éticas y algunas incluso son ilegales. Piénselo bien.

Quizás algún día podamos decir los CONTADORES que es muy satisfactorio trabajar con una AFIP que nos apoye en beneficio de su recaudación y en beneficio de nuestro trabajo, que nos de una solución para cada problema y no un problema para cada solución. Que tenga la lucidez suficiente para discernir quien es quien en la relación fisco-contribuyente. Que nos vea como lo que somos, los generadores indirectos de lo que hoy recauda.

Hoy no es así, tal vez porque no se puede pretender eso en un país que viene barranca abajo desde hace muchos años en lo institucional, en lo estatal y en lo legal. Será que somos un país de cuarta, y eso se nota hasta para pagar impuestos?

Le hago llegar mis más respetuosos saludos

MIGUEL MONTI. Ciudad Autónoma de Buenos Aires

El texto que acaba de leer fue enviado mediante un cade-moto al Dr. ALBERTO ABAD quien, para mi sorpresa, me llamó inmediatamente por teléfono para tener una charla, café de por medio.

En realidad, finalmente la entrevista la tuve con el subdirector general, el colega SERGIO RUFAIL, con quien charlamos un par de horas. RUFAIL reconoció que muchos de los problemas son ciertos, si bien me pareció que la nota lo impactó, como si fuera conciente de que tienen problemas, pero que no esperaban que fuesen tan profundos.

Al momento de imprimirse este boletín, y si bien me llamaron nuevamente para decirme que «buscaban un lugar en la agenda» , todavía no se concretó la reunión con el Director General.

Sin duda es auspicioso que los funcionarios se preocupen por lo que ve en realidad el que está del otro lado del mostrador, que en este caso somos los CONTADORES PÚBLICOS y sus sufridos clientes.

Como complemento, y como soy de los que piensan que la crítica sola es importante pero no suficiente, tengo una serie de propuestas que esperan pista para serle presentadas al Dr. ABAD, y que son las siguientes:

PROPUESTAS (viables o no)

Utilizar las facultades del Art. 100 solo en caso de última necesidad, y cuando esté fehacientemente comprobado de que no hay otra posibilidad de notificación. Castigar severamente la notificación «de escritorio»:

Permitir la fijación del domicilio fiscal en cualquier domicilio válido declarado (eventualmente, crear un registro de profesionales habilitados para tener domicilio fiscal de terceros)

Cambiar todo el sistema de trámites, simplificando los datos y requiriendo mínima documentación, para alta, baja y modificación de impuestos o regímenes.

Conceder la CUIT en el acto, contra sola presentación del documento o el estatuto social, sin consideraciones sobre detalles externos como la situación fiscal de los directores o similares.

Pasar a un régimen de anticipos para impuestos a las Ganancias personas y Bienes Personales, de 10 anticipos en vez de 5.

Poner vencimiento a los anticipos alrededor del día 10, para no juntarlos con el resto de los vencimientos.

Pasar paulatinamente los vencimientos de IVA para después del día 25, para llegar al 10 del mes siguiente.

Pasar al día 15 el vencimiento de las contribuciones al ANSES

Pasar el vencimiento de la declaración jurada de Ganancias y Bienes Personales a Mayo, unificándolo con sociedades.

Hacer coincidir las ferias fiscales con las tribunalicias.

Tomar un período de tiempo suficientemente largo (por ejemplo 180 días) y decretar un período de gracia en el cual no se emitan Resoluciones Generales, Instrucciones ni ninguna otra norma que afecte al contribuyente.

Eliminar el formulario 3283 y reemplazarlo por otro que conceda facultades totales sobre todos los impuestos y procedimientos sin necesidad de enumeración, tal como si fuese un poder general (que, de hecho, es lo que el contribuyente necesita).

Pasar a un régimen en el cual lo que se piense sea lo que hay que eliminar en vez de lo que hay que agregar.

Simplificar algunos aplicativos, como el de Ganancias, para evitar la carga de datos tales como los saldos de clientes y proveedores uno por uno.

Eliminar los regímenes de retención de Ganancias y reemplazarlos, por ejemplo, por un sistema sin mínimos y que contemple el 1% en la venta de bienes y el 5% en la de servicios, con una sola declaración jurada mensual.

Eliminar los regímenes de retención de IVA y reemplazarlos, por ejemplo, por un sistema que contemple 3 o 4 segmentos del mercado, con una retención del 25% de la tasa.

Eliminar la necesidad de detallar las retenciones sufridas, reemplazándolo por el total del mes, sincronizado solo con la fecha del certificado.

Eliminar la «multinota» y reemplazarlo por un formato de hoja en Word.

Otorgar la nueva clave fiscal enviándola por correo certificado al domicilio fiscal y eliminar todo el tramiterío actual.

Replantear todo el sistema de aplicativos en uso, desarrollándolos para plataformas multiusuario, agregando rutinas de reparación de las bases de datos y simplificando absolutamente los archivos, a fin de que puedan recibir datos desde otros sistemas.

Ordenar un cambio de 180 grados en la actitud de las agencias hacia los contribuyentes, para que el clima sea de cooperación en vez de persecución y de negación. Lo más importante es que la AFIP sea la ayuda y la guía del contribuyente, y no el interceptor de las soluciones.

Es totalmente válido y hasta lógico pensar que todas estas ideas tienen tantas probabilidades de ver la luz algún día como yo de hacer saltar la banca de la mesa de blackjack del casino de Montecarlo, pero por lo menos creo que cumplen con la premisa de hacerse escuchar.

SI después de escucharnos no nos dan bolilla, mala suerte, pero por lo menos ya ejercimos el famoso «derecho al pataleo», y el funcionario respectivo tendrá por lo menos otra opinión sobre como funciona su entidad.

Ahora bien, la mala noticia es que como a veces soy tan optimista que llego a transmitir una imagen de ingenuo-masoca-salame, me puse a pensar que pasaría si los ciudadanos no empleados públicos empezaran una campaña de escribir hermosas cartas a los ciudadanos funcionarios públicos cada vez que se sienten maltratados, manoseados y/o descartados.

En mi tierna ingenuidad rayana con la locura estoy convencido de que, de alguna manera, con la repetición del hecho las cosas empezarían a cambiar. Es más, estoy convencido de que en los países civilizados la cosa debe de haber empezado más o menos de esa manera.

A veces me conmuevo tanto que me guardaría el recorte del diario cuando leo, como ayer, que en Estados Unidos hubo un incidente en el baño de un aeropuerto y cuando las cosas se pusieron feas, un policía que estaba en el lugar sacó su credencial.

El señor que estaba causando los problemas sacó su credencial de Senador y dijo » a ver que le parece esto». Fue peor, inmediatamente pasó a escuchar de corrido el famoso «tiene derecho a permanecer callado… etc».

Es reproducible ese episodio en Argentina? No, ni loco, y si alguna vez lo es, será porque habremos crecido como comunidad, porque habremos aprendido a respetar la ley paro todos, no solo para algunos, porque nos habremos convertido en una Nación de verdad, no le parece?

MIGUEL MONTI. Capital Federal

6 thoughts on “LECTURA: Carta a la AFIP enviada por Miguel Monti, de la ciudad autónoma de Buenos Aires

  1. FELICITACIONES POR LA CARTA , por necesidad entre a leer tu carta , tambien soy MONTI , vivo en Pilar Pcia de Cba, desde hace ya un tiempo buscamos con mi esposo a otro Miguel Angel Monti , pues estuvo parando una temporada en casa y se hicieron grandes amigos con toda la flia Monti que por aca somos numerosos, bueno la ultima noticia la tuvimos desde Galvez, pues es primo segundo mio , teniauna hna ,(Gloria, que falleció muy joven a raiz de una patada de un caballo) mis papás fallecidos ya se llamaban Anselmo e Inés, de lahermosa ciudad de Coronda , s. FÉ te envio mi correo por las dudas lo conozcas y deseas comunicarte con nosotros me olvidaba decirte que con orgullo llevo sangre Monti, Anselmo era un Monti de esos ya no existen ¡¡¡¡¡ FELIZ AÑO 2012 PARA VOS Y TODA TU GENTE!!!!!!!!!!!

  2. yo tambien encontre la carta por error; buscando informacion por que a un familiar le robaron la identidad y estan facturando a su nombre, se demostro mediante pruebas el robo de identidad (DNI; firma y foto totalmente apocrifos con los que actuaba o actua el delincuente, denuncias y demas) y dicen que a ellos no les consta, que es un proceso administrativo y que bla bla bla NO SE QUIEREN HACER CARGO NI ELLOS NI EL BANCO DE CUYO QUE TB. ESTA IMPLICADO) Al dia de hoy nada cambio, da verguenza.

  3. Estimado Miguel, yo encontre la carta buscando otra cosa, sino fuera por la persona a quien esta dirigida, hubiera creido que fue publicada hoy. Nada esta cambiado, muy por el contrario.-

  4. Estimado Miguel Monti:

    yo leí su carta a través de un correo que me envió un colega. Soy contador público, como Ud., y comparto totalmente el contenido de la misma. Vivo y ejerzo mi profesión en San Rafael (Mza.) y tengo los mismos inconvenientes que tiene Ud.con la Afip. Habría una lista interminable de ejemplos para agregar a los que ya menciona. Me gustaría comunicarme con Ud. de ser posible, para unirnos los profesionales, y tratar de que la Afip no nos considere «una piedra en el camino», como menciona una carta que recibí, en donde así nos llama el ente recaudador. Esperando su respuesta lo saludo cordialmente

    C.P.N.Osvaldo Bittar

  5. Agrege aquí su comentario Estimado Miguel,cuantos colegas se sentirán representados por tus pensamientos!. Vi que la nota sale publicada con fecha 6 de noviembre del 2007, creo que tu «optimismo» debe haber aumentado notablemente con el regalito del sistema cuentas tributarias con que nos dieron la vienvenida al 2008 :-). Un gran abrazo y saludos desde el sur de Santa Fe.

  6. Agrege aquí su comentario Estimado Miguel, te felicito es todo cierto lo tuyo,pero lamentablemente todo sigue igual.Un abrazo Miguel Angel Monti, Ana Maria Monti -Venado Tuerto (Sta.Fe)

Comments are closed.