martes, julio 05, 2022

Locales

COMEDORES ESCOLARES: Las deudas con proveedores pone en riesgo el servicio alimentario.

Sharing is caring!

268546919-11.jpg

El final de año se acerca. Muchos balances no cierran. La incertidumbre por el verano está a un paso. Y los proveedores del servicio alimentario escolar de la provincia de Buenos Aires lanzaron una amenaza: si no nos pagan peligra la provisión. Es que la Provincia adeuda los pagos de septiembre, octubre y lo que va de noviembre, y por eso se llegó a una situación tensa.


El problema, que no es nuevo, involucra a los proveedores, a los consejos escolares bonaerenses y al propio Gobierno, y deja en el medio a más de 6.700 comedores que nuclean a más de 650 mil chicos bajo el programa de Servicio Alimenticio Escolar (SAE). Según los proveedores, que se declararon en “alerta y movilización”, no se puede “alimentar a un niño con un peso y además soportar demoras en los pagos de hasta tres meses”.
Ante este panorama, muchos municipios decidieron realizar un nuevo ajuste al menú de los niños, algo que ya había sucedido durante los meses del invierno. Tal es el caso de Saladillo, donde los pequeños ya no cuentan con la fruta en el postre. Al respecto, la tesorera del consejo escolar explicó que para no tener que cortar alguno de los servicios, decidieron aplicar un “menú de emergencia” donde ya no se dan frutas y hay menos verdura. “Contamos con la buena voluntad de los proveedores, pero tuvimos que hacer un reajuste en el menú, con la supervisación de una nutricionista”, aclaró en diálogo con DIB. Sin embargo, destacó que debido al retraso en los pagos, por ejemplo, en la cabecera de la ciudad no se presentó ningún distribuidor de pan, por lo que cada escuela.
Otra localidad que también sufre por el retraso de los pagos es Tandil, donde se le da de comer a unos 10 mil chicos. Allí optaron por dar una sola comida, el postre está borrado del menú y los niños ya no toman la leche con un pan sino con tan solo una rodaja. Según la presidenta del consejo escolar, Mercedes Fuente, puede complicarse la próxima licitación que se hará a fines de noviembre. “Hoy los proveedores están financiado al Estado”, disparó en declaraciones a esta agencia, y dijo que debido al aumento de los precios se les hace dificultoso pensar a dos meses, que es lo que se está tardando en pagar.
Más reclamos
Pese a los aumentos de precios, los comedores escolares bonaerenses continúan recibiendo diariamente un peso por chico para el almuerzo, algo que no varía desde 1995. Además, las comunas se quejan que este año solamente se realizaron dos de los cuatro pagos anuales del denominado Fondo Único Descentralizado de Infraestructura Escolar (Fudie), que permite realizar pequeñas obras.
Otro de los municipios que decidió reducir el plato de comida fue Lomas de Zamora. Más de 50 escuelas de ese distrito del conurbano se vieron afectados por esta situación por lo que a partir de hoy se aplicaron los cambios hasta tanto se destraben los pagos.
Mientras que en Bolívar el principal abastecedor decidió suspender el suministro, por lo que la situación es crítica,
en Necochea, la presidenta del Consejo Escolar de Necochea, Susana Jensen, dijo que adelantó que de prolongarse esta problemática estarán en graves problemas para garantizar la continuidad del servicio alimentario y el de transporte.
A principio de año, los consejos elevan una lista de la cantidad de chicos que concurrirán a los comedores. Sin embargo, el Gobierno efectúa el pago del peso por cada niño que realmente acude al lugar. Es decir, que si algún día uno de los pequeños no acude al comedor, ese peso queda acumulado en un fondo que el consejo deberá devolver a la Provincia. Ante la crisis, algunos municipios decidieron utilizar ese excedente para el pago a proveedores, lo que llevó a ser sumariados por el Gobierno.
(DIB)