Sharing is caring!

peron2.jpg

por Horacio Castelli

Cuando uno asiste a un hecho histórico, sin dudas necesita tomar distancia para reflexionar sin pasiones, sin emociones y producir un análisis lo mas objetivo posible. Pero, si en este hecho se suceden acontecimientos inesperados la reflexión debe tornarse más desapasionada, más tranquila y más profesional aún.

Ese fue el motivo, por el cuál hasta hoy, no escribí nada de lo sucedido el 17 de octubre en la «Casa de Perón y Evita». El deseo de recorrer las imágenes grabadas en mis pupilas, analizadas en mi cerebro y recorridas por la cinta del grabador una y otra vez (sin que interfiriera la primera sensación de tristeza y dolor que me produjeron), no fue posible, por eso decidí contar mi sensación dos días después y no esperar más.

No puedo sustraerme de la tristeza, no puedo comprender lo que vi, no puedo imaginar a un peronista destrozando el auto de su líder, no puedo creer que sean peronistas lo que intentando pegarle con palos y piedras a Moyano golpeaban el féretro de Juan Domingo Perón.

Y a partir de lo observado, quedan muchas preguntas:

¿ Qué hacía Hugo Moyano sobre el vehículo que traía los restos de Perón si sabía que era una provocación?

¿ Por qué en su discurso incitó más a la violencia en lugar de calmar los ánimos y llamar a la reconciliación ?

¿ Por qué el Presidente Kirchner y el Gobernador Solá decidieron no asistir una hora ántes de comenzar los disturbios ?

¿ Por qué la Policia Bonaerense, y el Ministerio de Justicia decidieron dejar la seguridad a los integrantes de las 62 Organizaciones Peronistas, sin experiencia en actos como estos ?

¿ Las adyacencias de la Quinta, no son responsabilidad de las autoridades provinciales de seguridad ?

Son muchas preguntas más, que nos dejan la sensación de que lo que debería haber sido (no una fiesta), sino un momento de reflexión se convirtió en una profunda amargura y decepción para un pueblo que quiso brindarle un tránsito hacia su morada a un estadista de magnitud internacional.

El Gobierno se victimiza y habla de una conspiración en su contra, (¿Duhalde quiso decir?), me parece extraño. Hugo Moyano, se quiere despegar, IMPOSIBLE. ¿Gerardo Martínez? ¿Dónde está? Porque la UOCRA fue responsable directa junto a los Camioneros de los desmanes ocurridos.

Responsabilidad, compromiso, autocrítica, renuncia; palabras que Hugo Moyano y Gerardo Martínez no conocen, ni profesan.

Dolor, tristeza, amargura palabras que sentimos quienes estuvimos en la Quinta 17 de Octubre en San Vicente, la»Casa de Perón y Evita».

NO ME LO CONTARON, YO ESTUVE ALLÍahorainfo.com.arOpiniónpor Horacio Castelli Cuando uno asiste a un hecho histórico, sin dudas necesita tomar distancia para reflexionar sin pasiones, sin emociones y producir un análisis lo mas objetivo posible. Pero, si en este hecho se suceden acontecimientos inesperados la reflexión debe tornarse más desapasionada, más tranquila y más profesional aún. Ese...Desde Necochea al mundo