Sharing is caring!

Después de Hollywood con el movimiento #Metoo, un escándalo de acoso sexual abruma al Premio Nobel de Literatura. Este año, por primera vez desde 1943, no se otorgará el reconocimiento. Todo se pospuso hasta el año que viene, a la espera de que la Academia sueca reconstruya su imagen y “restaure la confianza pública”, como lo explica la misma institución que elige al ganador cada año.

Fue el epílogo largamente esperado en una historia que ha estado creciendo durante semanas en Suecia. En el origen de todo se encuentran las presuntas conductas del fotógrafo francés Jean-Claude Arnault, esposo de uno de los miembros de la Academia. Importante figura cultural en el país nórdico, Arnault fue acusado de abuso sexual por dieciocho mujeres por episodios entre 1996 y 2017. Durante una recepción en 2006, incluso habría tendido la mano a la princesa Victoria, aunque la soberana real de la Casa Sueca no contó la historia reportada por los periódicos.

El hombre niega todo y habla de una “caza de brujas” en su contra. Mientras tanto, su esposa, la poetisa Katarina Frostenson, también ha sido arrastrada por el escándalo.

No solo por el daño indirecto de la imagen al prestigio de la institución de la que ella era miembro, sino también porque a lo largo de los años Arnault habría filtrado repetidamente los nombres de los ganadores del Premio Nobel, obviamente escogidos por su esposa.

Después de resistirse inicialmente a las solicitudes de renuncia, Frostenson terminó rindiéndose en las últimas semanas, en el punto culminante de una serie pedidos de dimisión en cadena que azotaron a la Academia y encendieron controversias en torno a la institución. De hecho, el jurado que otorgó el Premio Nobel fue diezmado: de dieciocho miembros permanecieron once en su puesto, el resto renunció. El problema es que, de acuerdo con las reglas, los componentes se eligen de por vida y son reemplazables solo cuando mueren. Para restablecer la composición del órgano, ahora tendrá que intervenir el rey Carlos XVI Gustavo para modificar el estatuto.

Por lo tanto, el premio 2018 se otorgará en 2019. Desde su creación en 1901, algo así solo ha sucedido en siete ocasiones y no ocurrió por escándalos precisamente. La última vez sucedió fue 1943, cuando estaba en marcha la Segunda Guerra Mundial.

Posponer todo, explica la Academia, fue una elección inevitable, a la luz de la reputación de la institución “mancillada” y la confianza pública “en caída”.

El Nobel también es una cuestión acostumbrada a la controversia, pero en el pasado eso estuvo relacionado con las elecciones, a veces controvertidas, de los ganadores. El último ejemplo en este sentido ocurrió en 2016, fue la adjudicación del premio al estadounidense Bob Dylan, lo que desató acaloradas discusiones, también estuvieron presentes en la elección de Darío Fo en 1997. Sin embargo, terminar en los periódicos como cualquier Harvey Weinstein, con un escándalo como en Hollywood, fue algo que estos ámbitos académicos jamás habrían imaginado ni deseado.

EL MUNDO: Abusos cerca del Nobelhttp://ahorainfo.com.ar/wp-content/uploads/2018/05/crisis-en-los-bonel.jpghttp://ahorainfo.com.ar/wp-content/uploads/2018/05/crisis-en-los-bonel-200x150.jpgahorainfo.com.arDestacadasInternacionalesEl MundoDespués de Hollywood con el movimiento #Metoo, un escándalo de acoso sexual abruma al Premio Nobel de Literatura. Este año, por primera vez desde 1943, no se otorgará el reconocimiento. Todo se pospuso hasta el año que viene, a la espera de que la Academia sueca reconstruya su imagen...Desde Necochea al mundo