martes, julio 23, 2024

Internacionales

El proceso de reestructuración de la deuda soberana

Sharing is caring!

Ceyla Pazarbasioglu

La economía mundial evitó lo que podría haber sido una crisis sistémica de deuda durante la turbulencia de los últimos años, pero persisten vulnerabilidades en un contexto de elevados costos del servicio de la deuda que plantean un importante desafío para los países de ingresos bajos y medios. Algunos de ellos aún podrían enfrentar importantes pruebas.

Cuando los países fallan en su deuda, la reestructuración es fundamental para contener el daño. La reestructuración debe ser lo más rápida posible porque las demoras profundizan la angustia al dificultar el ajuste y aumentar los costos tanto para los deudores como para los acreedores. Las esperas más prolongadas hacen que las personas sufran cuando pierden sus empleos y enfrentan una pobreza cada vez mayor, mientras que los acreedores ven cómo aumentan sus pérdidas mientras esperan la recuperación. Es una situación en la que todos pierden.

Si bien algunas reestructuraciones soberanas han enfrentado demoras significativas, estamos trabajando con nuestros homólogos para acelerar el proceso. Los avances logrados hasta ahora muestran cómo el mundo puede trabajar en conjunto para reducir los riesgos.

El Marco Común ha comenzado a funcionar 

El Marco Común, que reúne a los países acreedores para ayudar a reestructurar la deuda cuando sea necesario, ha comenzado a dar resultados. ¿Cómo? Al reducir el tiempo que transcurre desde el acuerdo a nivel del personal técnico del FMI (un paso clave hacia un programa del FMI) hasta la entrega de las garantías de financiamiento de los acreedores oficiales necesarias para la aprobación del programa. Esto significa que el FMI puede actuar con mayor rapidez para brindar la asistencia financiera que tanto necesita el país. Por ejemplo, el acuerdo de este año de Ghana tardó cinco meses en cubrir esos pasos, aproximadamente la mitad del tiempo que llevó para Chad en 2021 y Zambia en 2022. Es probable que las conversaciones de Etiopía sean más rápidas, más cercanas a los dos o tres meses habituales.

gráfico1

Estas mejoras son posibles en parte porque las partes interesadas han adquirido más experiencia en el trabajo conjunto, incluso con acreedores oficiales no tradicionales como China, India y Arabia Saudita. Los casos anteriores planteaban desafíos en materia de coordinación entre los acreedores, pero familiarizarse más con el proceso ayudó a las partes a saber mejor qué esperar, lo que generó confianza y permitió a los acreedores superar con mayor facilidad los obstáculos que antes habían sido.

También estamos viendo avances en la aceleración de la reestructuración de la deuda de los países de mercados emergentes que no forman parte del Marco Común. El caso de Sri Lanka fue más rápido que el proceso de Surinam que lo precedió en 2021, lo que refleja mejoras en la coordinación de los acreedores y una mejor comprensión de las salvaguardias y garantías.

La Mesa Redonda Global sobre Deuda Soberana ha sido eficaz 

El FMI, el Banco Mundial y la Presidencia del Grupo de los Veinte pusieron en marcha la Mesa Redonda Mundial sobre Deuda Soberana (GSDR, por sus siglas en inglés) a principios del año pasado para ayudar a superar diversos desacuerdos sobre cuestiones técnicas. Las conversaciones entre acreedores y deudores han permitido avanzar en varios aspectos clave, entre ellos la comparabilidad del tratamiento entre acreedores, la definición de qué deudas se incluyen en la reestructuración, el intercambio de información y los procesos y plazos. Esto ha ayudado a acelerar los casos de reestructuración en curso y a sentar buenas bases para el futuro. Ese progreso, resumido en un informe reciente , es un gran paso adelante.

El FMI está reformando sus políticas de deuda

El FMI está aprovechando nuestra experiencia en reestructuración de deuda soberana para acelerar aún más el proceso. En abril, el Directorio Ejecutivo adoptó importantes reformas a nuestras políticas de deuda :

  • Proporcionan herramientas que, en general, permitirían la aprobación de programas del FMI en un plazo de dos o tres meses a partir de un acuerdo a nivel del personal técnico, incluso mediante salvaguardias que nos ayudan a proceder en casos en que hay problemas de coordinación entre los acreedores. La aprobación en principio de los programas, que permite el desembolso tan pronto como se materializan las garantías de financiamiento, aumentará la transparencia y ayudará a que los casos complicados avancen según ese cronograma.
  • Se crea un nuevo procedimiento para establecer garantías de financiación, que debería ofrecer una mayor flexibilidad a lo largo del tiempo. En consecuencia, el Fondo evaluaría que se está llevando a cabo un “proceso oficial de acreedores creíble”, basándose en las acciones de los acreedores y teniendo en cuenta el historial de cumplimiento del acreedor. A la larga, esto será considerablemente más rápido que la práctica actual de esperar a recibir cartas formales.

Estas reformas facilitarán una interacción más rápida con el país deudor, un paso clave ya que las demoras pueden intensificar una crisis. Las reformas también proporcionarán más información a los acreedores para ayudarlos a tomar decisiones de reestructuración más rápidamente (ya sea porque el programa puede aprobarse más rápidamente o mediante una aprobación en principio). Esto incluiría información sobre nuestras proyecciones económicas, compromisos de política y nuestro análisis de sostenibilidad de la deuda. Esto complementa otros esfuerzos del FMI para mejorar la transparencia y compartir información de manera oportuna con todas las partes interesadas involucradas en el proceso de reestructuración. 

Las fuertes tensiones geopolíticas han dificultado la cooperación económica mundial. Sin embargo, nos reconforta el hecho de que los acreedores y los accionistas del Fondo en general se estén uniendo unánimemente para ayudar a los países que necesitan una reestructuración de la deuda. Esto es fundamental para seguir mejorando la arquitectura internacional de la deuda, que es una prioridad clave, especialmente dados los altos niveles de deuda y los costos prohibitivos del servicio de la deuda en algunos países.

Que sigue

Mientras nos esforzamos por reducir los retrasos, es importante señalar que los impagos soberanos y las solicitudes de alivio integral de la deuda han disminuido desde 2021 y 2022. La última solicitud notable fue la de Ghana hace más de un año. Los mercados han vuelto a abrirse a principios de este año para los países de bajos ingresos, y Benín, Costa de Marfil, Kenia y Senegal han recaudado dinero de inversores extranjeros. Los diferenciales de los bonos de los mercados emergentes han vuelto a los niveles previos a la pandemia, lo que indica la confianza de los inversores en que esos países pueden pagar la deuda.

Sin embargo, los diferenciales de alrededor del 15% de los mercados emergentes se encuentran en niveles de crisis, lo que pone de relieve la vulnerabilidad. Asimismo, los países de bajos ingresos todavía necesitan refinanciar alrededor de 60.000 millones de dólares de deuda externa cada año durante los próximos dos años, aproximadamente el triple del promedio en el decenio hasta 2020. Alrededor del 15% de los países de bajos ingresos están en crisis de deuda y otro 40% corre un alto riesgo de sufrirla.

Por lo tanto, es necesario seguir avanzando en materia de deuda. El GSDR seguirá abordando los principales desafíos de reestructuración pendientes, como la manera en que los procesos de los acreedores oficiales y privados pueden avanzar en paralelo y las formas de abordar los problemas de liquidez. Esto podría implicar un posible menú de opciones para los países, incluido el uso del Marco Común para el alivio coordinado de la liquidez; operaciones de gestión de la liquidez, como los canjes o recompras de deuda; y formas de apoyar nuevas entradas de capital, incluso mediante instrumentos de distribución de riesgos.

El FMI desglosará nuestras políticas en un manual sobre deuda soberana que tenemos previsto publicar a finales de este año. Esta claridad debería respaldar aún más la eficacia de los procesos. También estamos revisando el marco de sostenibilidad de la deuda para los países de bajos ingresos, junto con el Banco Mundial, para asegurarnos de que siga siendo adecuado para sus fines. 

Alivio de la restricción de liquidez

Se necesitará más para abordar los desafíos de la deuda y evitar las dificultades en un contexto de tasas de interés y necesidades de financiamiento elevadas, en un contexto de enormes necesidades de financiamiento a largo plazo para el desarrollo económico y para hacer frente al cambio climático.

Los países prestatarios, los acreedores y la comunidad internacional tienen papeles que desempeñar. Los prestatarios deben fomentar el crecimiento económico y aumentar los ingresos públicos para poder crear espacio para financiar el desarrollo y el gasto relacionado con el clima, manteniendo al mismo tiempo la deuda en una senda sostenible. Dado que las reformas de políticas en los países prestatarios tardarán en dar resultados, los acreedores oficiales deberían considerar la posibilidad de movilizar más fondos a un costo reducido, en particular donaciones. El FMI seguirá ayudando a respaldar estos esfuerzos y proporcionando financiación adecuada, incluso mediante la revisión de nuestras facilidades concesionales.

En un próximo blog se explicará en detalle cómo la comunidad internacional debe seguir trabajando unida para ayudar a aliviar la carga del endeudamiento y aliviar la restricción de liquidez que enfrentan muchos países emergentes y de bajos ingresos.