jueves, mayo 30, 2024

Generales, Locales

Robo de cables. Pone al límite al servicio de energía

Sharing is caring!

En ciudades bonaerenses el robo de cables es incesante pese a los casos con muertos y heridos. Distribuidoras al límite y sin capacidad de respuesta.

El reciente caso de los cuatro hombres que murieron electrocutados por el robo de cables en Bahía Blanca puso en primer plano el auge y la peligrosidad de una modalidad delictiva que se extiende a lo largo y ancho de la provincia de Buenos Aires.

A las graves consecuencias mencionadas, hay que agregar el riesgo al que se exponen miles de vecinos que transitan por la calle con cables que quedan colgados en el piso y las enormes dificultades que afrontan las distribuidoras eléctricas que se encuentran al límite ante las pérdidas millonarias que ocasiona la sustracción de cables y transformadores.

Los casos se reiteran por doquier en ciudades como La Plata, Mar del Plata, Necochea, Quequén, Tandil, Junín, San Nicolás, Pergamino, Olavarría, Tres Arroyos, Zárate, Luján y otras localidades del conurbano.

Robos de cables en Tandil: “Nos roban de una punta a la otra de la ciudad”

Una de las ciudades más afectadas es Tandil. Con 70 robos en lo que va del año, las pérdidas materiales se calculan en 170 millones de pesos para la cooperativa local La Usina.

La situación obligó al intendente local, Miguel Lunghi, a organizar una mesa de trabajo a crear una mesa de trabajo junto a jefes policiales, fiscales y empresarios. Incluso ya piensan en un abordaje regional de la problemática junto a intendentes y autoridades de seguridad de la zona

En díalogo con Infocielo, Guillermo Saab gerente técnico de La Usina, afirmó que los robos se producen todos los días y “de una punta a la otra de la ciudad”

“Lo que más nos preocupa es la seguridad en la vía pública. Cuando arrancan los cables quedan colgados en el piso y en algunos casos pueden quedar con electricidad, dependiendo el horario, parte del alumbrado público de día no está energizado pero a la tardecita se energizan y el riesgo es que alguien pase por ahí y los toque” expresó.

Además advirtió que también provoca miedo en los vecinos por la inseguridad que genera que amplias zonas se queden a oscuras: “Nos llaman y nos dicen repongan la luz que tengo miedo de entrar a la noche a mi casa. Hay mucha gente grande con miedo” explica.

Sobre las posibilidades de respuesta advirtió: «No estamos reponiendo, vamos haciendo arreglos en función de prioridades No tenemos ni los recursos económicos y humanos, vamos haciendo lo prioritario como las escuelas que los fines de semana se llevan los cables. La realidad es que la ciudad se va apagando de a poco. No tenemos plata y los recursos humanos» reconoció.

Más casos en la provincia y posibles causas del delito

En La Plata, la empresa EDELAP relevó que entre 2023 y lo que va de 2024 se han registrado 97 casos de vandalismo en la región. «Quienes cometen estos delitos ponen en riesgo su propia vida manipulando instalaciones peligrosas, y exponen la vida de terceros al dejar los tendidos precariamente expuestos y dañados. Además afectan la calidad del servicio que reciben los usuarios provocando interrupciones y oscilaciones de tensión» lamentan.

Desde EDES, empresa que brinda el servicio eléctrico en Bahía Blanca y la zona también exponen un panorama crítico: Entre 2023 y lo que va de 2024 se han registrado cerca de 130 casos de vandalismo en la zona, habiéndose incrementado luego del trágico temporal del 16 de diciembre en la localidad.

En Pergamino, la Cooperativa Eléctrica local (CELP) registró en enero el robo de unos 2.600 metros de cable de su red, en el marco de unos 75 hechos ilícitos en los último meses.

Aunque no existe una única razón, parte de la escalada del delito es abordada desde tres variables: la crisis social que empuja a personas a robar cables aún a riesgo de su propia vida- en general se trata de jóvenes que no cuentan con elementos de seguridad ni conocimientos para la tarea- , la escalada del precio del cobre en metaleras que comercializan el insumo y la baja tipìficación delictiva que genera que muchos de los acusados afronten penas o procesos excarcelables.

Infocielo