miércoles, mayo 22, 2024

Opinión

Crecimiento económico

Sharing is caring!

Nan Li , Diaa Noureldin

El mundo debe priorizar las reformas de productividad para reactivar el crecimiento a mediano plazo. Sin medidas ambiciosas para mejorar la productividad, el crecimiento mundial caerá muy por debajo de su promedio histórico.

La economía mundial enfrenta una realidad aleccionadora. La tasa de crecimiento global –despojada de altibajos cíclicos– se ha desacelerado constantemente desde la crisis financiera global de 2008-09. Sin intervención política y aprovechamiento de las tecnologías emergentes, es poco probable que se recuperen las tasas de crecimiento más fuertes del pasado.

Ante varios obstáculos, las perspectivas de crecimiento futuro también se han deteriorado. El crecimiento mundial se desacelerará a poco más del 3 por ciento para 2029, según las proyecciones a cinco años vista en nuestra última Perspectivas de la economía mundial. Nuestro análisis muestra que el crecimiento podría caer aproximadamente un punto porcentual por debajo del promedio anterior a la pandemia (2000-19) para finales de la década. Esto amenaza con revertir las mejoras en los niveles de vida, y la desigualdad de la desaceleración entre las naciones más ricas y más pobres podría limitar las perspectivas de convergencia del ingreso global.

Un escenario persistente de bajo crecimiento, combinado con altas tasas de interés, podría poner en riesgo la sostenibilidad de la deuda, restringiendo la capacidad del gobierno para contrarrestar las desaceleraciones económicas e invertir en bienestar social o iniciativas ambientales. Además, las expectativas de un crecimiento débil podrían desalentar la inversión en capital y tecnologías, posiblemente profundizando la desaceleración. Todo esto se ve exacerbado por los fuertes vientos en contra de la fragmentación geoeconómica y las perjudiciales políticas comerciales e industriales unilaterales.

Sin embargo, nuestro último análisis muestra que hay esperanza. Una variedad de políticas (desde mejorar la asignación de mano de obra y capital entre empresas hasta abordar la escasez de mano de obra causada por el envejecimiento de la población en las principales economías) podrían reavivar colectivamente el crecimiento a mediano plazo.

Los impulsores clave del crecimiento económico incluyen la mano de obra, el capital y la eficiencia con la que se utilizan estos dos recursos, un concepto conocido como productividad total de los factores. Entre estos tres factores, más de la mitad de la caída del crecimiento desde la crisis fue impulsada por una desaceleración del crecimiento de la PTF. La PTF aumenta con los avances tecnológicos y una mejor asignación de recursos, lo que permite que la mano de obra y el capital avancen hacia empresas más productivas.

La asignación de recursos es crucial para el crecimiento, según muestra nuestro análisis. Sin embargo, en los últimos años, la distribución cada vez más ineficiente de los recursos entre las empresas ha arrastrado a la baja la PTF y, con ella, el crecimiento global.

Gran parte de esta creciente mala asignación se debe a barreras persistentes, como políticas que favorecen o penalizan a algunas empresas independientemente de su productividad, que impiden que el capital y la mano de obra lleguen a las empresas más productivas. Esto limita su potencial de crecimiento. Si la mala asignación de recursos no hubiera empeorado, el crecimiento de la PTF podría haber sido un 50 por ciento mayor y la desaceleración del crecimiento habría sido menos severa.

Dos factores adicionales también han frenado el crecimiento. Las presiones demográficas en las principales economías, donde la proporción de población en edad de trabajar se está reduciendo, han pesado sobre el crecimiento laboral. Mientras tanto, la débil inversión empresarial ha impedido la formación de capital.

Presiones a mediano plazo

Según las proyecciones de las Naciones Unidas, las presiones demográficas aumentarán en la mayoría de las principales economías, lo que provocará un desequilibrio en la oferta mundial de mano de obra y frenará el crecimiento mundial. La población en edad de trabajar aumentará en las economías de bajos ingresos y en algunas economías emergentes, mientras que China y la mayoría de las economías avanzadas (excluido Estados Unidos) enfrentarán una restricción laboral. Para 2030, esperamos que la tasa de crecimiento de la oferta laboral mundial caiga a solo el 0,3 por ciento, una fracción de su promedio prepandémico.

Parte de la mala asignación de recursos puede corregirse con el tiempo, a medida que la mano de obra y el capital gravitan hacia empresas más productivas. Esto contribuirá en cierta medida a mitigar la desaceleración de la PTF, aun cuando las barreras estructurales y políticas sigan frenando el proceso. La innovación tecnológica también puede atenuar la desaceleración.

Pero en general es probable que el ritmo de crecimiento de la PTF siga disminuyendo, impulsado por desafíos como la creciente dificultad para lograr avances tecnológicos, el estancamiento en el nivel educativo y un proceso más lento mediante el cual las economías menos desarrolladas pueden alcanzar a las más desarrolladas. colegas.

A falta de grandes avances tecnológicos o reformas estructurales, esperamos que el crecimiento económico mundial alcance el 2,8 por ciento para 2030, muy por debajo del promedio histórico del 3,8 por ciento.

Reactivar el crecimiento global

Nuestro análisis evalúa el impacto de las políticas sobre la oferta laboral y la asignación de recursos, en el contexto del rápido avance de la inteligencia artificial , el sobreendeudamiento público y la fragmentación geoeconómica.

Examinamos escenarios que presentan cambios de políticas ambiciosos, pero alcanzables, que abordan la mala asignación de recursos mejorando la flexibilidad de los mercados laborales y de productos, la apertura comercial y el desarrollo financiero. También consideramos políticas destinadas a mejorar la oferta laboral o la productividad mediante la reforma de los beneficios de jubilación y desempleo, el apoyo al cuidado de los niños, la ampliación de los programas de recapacitación y recapacitación y la mejora de la integración de los trabajadores migrantes, así como la eliminación de las barreras sociales y de género.

Nuestros hallazgos indican que los beneficios de aumentar la participación en la fuerza laboral, integrar a más trabajadores migrantes en las economías avanzadas y optimizar la asignación de talentos en los mercados emergentes son comparativamente modestos.

Por el contrario, las reformas que mejoren la productividad y aprovechen plenamente la IA son clave para reactivar el crecimiento en el mediano plazo. Nuestro análisis sugiere que las acciones políticas enfocadas para mejorar la competencia del mercado, la apertura comercial, el acceso financiero y la flexibilidad del mercado laboral podrían impulsar el crecimiento global en aproximadamente 1,2 puntos porcentuales para 2030. El potencial de la IA para impulsar la productividad laboral es incierto, pero también potencialmente sustancial. posiblemente sumando hasta 0,8 puntos porcentuales al crecimiento global, dependiendo de su adopción y su impacto en la fuerza laboral.

A largo plazo, las políticas impulsadas por la innovación serán cruciales para sostener el crecimiento global.

—Este blog, basado en el capítulo 3 de Perspectivas de la economía mundial, “Desaceleración del crecimiento mundial a medio plazo: ¿qué se necesita para cambiar el rumbo?”, refleja la investigación de Chiara Maggi, Cedric Okou, Alexandre B. Sollaci y Robert Zymek.