martes, mayo 28, 2024

Internacionales

Mercados financieros emergentes y de frontera

Sharing is caring!

Nicolás Fernández-Arias , Alberto Musso , Carolina Osorio-Buitron , Adina Popescu

Los mercados emergentes están ejerciendo una mayor influencia global. Las autoridades deben estar preparadas para gestionar mayores efectos de contagio en la economía global a medida que crece la influencia de los mercados emergentes.

La economía global está cada vez más influenciada por los grandes mercados emergentes del Grupo de los Veinte. En las últimas dos décadas, estas economías se han integrado mucho más con los mercados globales y están generando mayores “derrames” económicos al resto del mundo.

En un momento en que las perspectivas de crecimiento se están debilitando en China y varios otros grandes mercados emergentes, es fundamental que los responsables de las políticas (tanto en los mercados emergentes del G20 como en aquellos países que podrían verse afectados) comprendan los canales a través de los cuales una desaceleración podría propagarse a través de la economía global. .

Los efectos de contagio de los shocks internos en los mercados emergentes del G20 han aumentado en las últimas dos décadas y ahora son comparables a los de las economías avanzadas, como detallamos en un capítulo analítico de Perspectivas de la economía mundial de abril de 2024 . También examinamos cómo esos shocks se propagan a través del comercio a empresas e industrias de otros países.

Los mayores efectos de contagio provienen de China y ahora explican tanto la variación en la producción de los mercados emergentes como los de Estados Unidos. Pero otros mercados emergentes del G20 –como India, Brasil, Rusia y México– también desempeñan un papel importante en el desempeño económico de sus vecinos.

Nuestras simulaciones –utilizando un modelo comercial multisectorial de varios países– sugieren que una caída de la productividad en los mercados emergentes del G20 puede reducir la producción mundial tres veces más de lo que habría sido el caso en 2000.

Derrames de la industria

Desde el ingreso de China a la Organización Mundial del Comercio en 2001, los mercados emergentes del G20 han duplicado su participación en el comercio mundial y la inversión extranjera directa y ahora representan un tercio del PIB global. Se han convertido en grandes importadores de productos manufacturados, así como en grandes exportadores de bienes intermedios, especialmente en la industria manufacturera y la minería.

Y, a medida que se han integrado cada vez más en las cadenas de valor globales, los acontecimientos en los mercados emergentes del G20 pueden tener un mayor impacto en las empresas en el extranjero.

Las sorpresas positivas en el crecimiento pueden impulsar el crecimiento de los ingresos de las empresas extranjeras en sectores como equipos eléctricos, maquinaria y productos metálicos que dependen más de la demanda de los mercados emergentes del G20. Un crecimiento más rápido en los mercados emergentes (como Indonesia y Turquía) también puede ayudar a las empresas extranjeras en sectores que dependen más de insumos más baratos.

Pero un crecimiento más rápido entre los mercados emergentes también puede significar que expandan su capacidad productiva para fabricar y exportar nuevos bienes que compitan directamente con los fabricados por empresas en el extranjero. Este efecto de competencia de las importaciones de países con salarios más bajos, como China y México, parece dominar en sectores que dependen en gran medida de proveedores extranjeros (por ejemplo, los textiles y los productos químicos).

Por lo tanto, no sorprende que los shocks en los mercados emergentes del G20 también puedan desencadenar reasignaciones considerables de la actividad económica entre países y sectores.

Nuestro análisis de modelos encuentra que la mayoría de los sectores se contraerán en respuesta a una caída generalizada de la productividad, especialmente en Asia. Pero los efectos de contagio no son uniformes, especialmente si la caída se concentra en sectores que están integrados en las cadenas de valor globales. En ese caso, la mayoría de los sectores manufactureros del resto del mundo eventualmente se expandirán (en particular los textiles, los metales y la electrónica) a medida que las empresas aprovechen la disminución de la oferta proveniente de los mercados emergentes del G20.

El empleo en los países afectados por los efectos de contagio también se ajusta. Un shock positivo de productividad en los mercados emergentes del G20 puede provocar pérdidas de empleo dentro de los mismos sectores debido a una mayor competencia, mientras que los efectos de contagio que se propagan a través de sectores conectados a través de cadenas de valor globales tienden a generar complementariedades y más oportunidades laborales.

Mayor responsabilidad

Los mercados emergentes del G20 –especialmente, pero no solo, China– han seguido haciendo sentir su presencia como una fuente importante de efectos de contagio globales y regionales.

Los efectos de contagio negativos de una desaceleración del crecimiento de los mercados emergentes del G20, especialmente después de shocks del lado de la oferta, podrían poner en riesgo la trayectoria descendente de la inflación en las economías avanzadas. Y en otras economías de mercados emergentes y en desarrollo, los efectos de contagio pueden ser mayores, poniendo en riesgo el crecimiento y la convergencia del ingreso.

Una desaceleración en China podría ser especialmente costosa dado su papel como potencia manufacturera y su alta integración. Sin embargo, el creciente papel de todos los mercados emergentes del G20 significa que otros pueden ayudar a sostener la economía mundial. Una posible aceleración del crecimiento en estos países podría generar efectos de contagio globales positivos e impulsar el crecimiento mundial en medio punto porcentual.

La reasignación de actividad y empleo entre empresas y sectores debido a los efectos de contagio de los mercados emergentes del G20 puede ser costosa, pero también crea nuevas oportunidades. Las reformas estructurales, especialmente en los mercados laborales y la regulación empresarial, pueden ayudar a los sectores que más se beneficiarán de la reasignación. Pero las autoridades también deberían implementar políticas inclusivas, incluido un apoyo fiscal específico, que faciliten la reasignación eficiente de la mano de obra entre sectores y mitiguen cualquier impacto distributivo perjudicial de los efectos de contagio.

A medida que el poder económico mundial continúa cambiando, la cooperación multilateral eficaz y la coordinación de políticas internacionales para gestionar los efectos de contagio y minimizar los riesgos de fragmentación (incluso mediante el fortalecimiento de la red de seguridad financiera mundial) siguen siendo una prioridad.

—Este blog se basa en el capítulo 4 de Perspectivas de la economía mundial de abril de 2024, “Lugares comerciales: efectos de contagio reales de los mercados emergentes del G20”.