viernes, abril 19, 2024

Opinión

Más allá de la eficiencia: Una economía más humana

Sharing is caring!

Por Gita Bhatt

John Maynard Keynes, al conmemorar la muerte de su mentor Alfred Marshall hace un siglo, escribió que el “maestro economista debe poseer una rara combinación de dones…. Debe ser matemático, historiador, estadista, filósofo. Keynes podría haberse estado describiendo a sí mismo. Consideró que la economía es una ciencia moral que debe aprovechar una cultura amplia y al mismo tiempo mantener una “mente abierta a la imagen cambiante de la experiencia”.

Hoy, el mundo necesita urgentemente esa rara combinación que Keynes describió para guiar el camino a través de las perturbaciones provocadas por el cambio climático, la inteligencia artificial, el cambio demográfico, la desigualdad social y económica y los conflictos geopolíticos. Esto es particularmente cierto dado el creciente desencanto con la profesión económica y los llamados a que la disciplina cambie para reflejar mejor los valores individuales y sociales.

Un amplio examen de conciencia profesional desde la crisis financiera global de 2008 se ha centrado en cómo la economía puede integrar mejor las ciencias sociales y elevar las cuestiones de bienestar y distribución. Se ha repensado mucho la macroeconomía y el diseño de enfoques políticos. Y existe un consenso cada vez mayor de que la profesión debe estar abierta a nuevas ideas y marcos si espera resolver los mayores problemas del mundo.

Este número de la revista Finanzas & Desarrollo ofrece una nueva mirada a esta disciplina. Invitamos a destacados economistas con diferentes perspectivas para que nos dijeran cómo la profesión puede mejorar para responder a los desafíos del siglo XXI.

Por supuesto, los economistas han adoptado nuevas ideas antes, como lo demuestra la propia revolución keynesiana. El autor Niall Kishtainy ofrece un relato fascinante de las fuerzas que han dado forma a la disciplina desde La riqueza de las naciones de Adam Smith, la obra del siglo XVIII que impulsó en gran medida la economía moderna.

El premio Nobel Angus Deaton describe cómo sus propios puntos de vista sobre temas como los sindicatos, el libre comercio y la inmigración han evolucionado a lo largo de medio siglo. Escribe que los economistas tradicionales deben revisar sus supuestos, adoptar una mirada más crítica sobre la influencia del poder, dejar de priorizar la eficiencia por encima de todo y ser más humildes.

Jayati Ghosh, de la Universidad de Massachusetts, Amherst, lamenta la falta de diversidad étnica, racial y de género en la profesión. Esto priva a la economía de nuevas ideas, nuevos problemas en los que trabajar y nuevos talentos, sugiere.

Dani Rodrik, de Harvard, advierte contra la economía empírica. Sostiene que los modelos de políticas existentes son inadecuados para abordar desafíos como el cambio climático, la inclusión y el desarrollo económico. La economía debe ampliar su imaginación colectiva para adaptar soluciones a diferentes contextos económicos y políticos. Por ejemplo, Atif Mian, de Princeton, muestra por qué se necesitan nuevos enfoques para romper el superciclo de la deuda, que plantea un grave peligro para la economía global.

La forma en que se enseña la economía es fundamental. El plan de estudios debe hacerse más relevante para los problemas de la vida real, yendo mucho más allá de la preocupación tradicional por la eficiencia, escribe Wendy Carlin del University College London, haciéndose eco de Deaton. Las consideraciones éticas son inevitables, especialmente las de justicia y solidaridad, afirma.

Como era de esperar, no todo el mundo está de acuerdo en que necesitamos ideas económicas novedosas. John Cochrane, de Stanford, sostiene que las soluciones a los desafíos actuales residen en el resurgimiento de ideas siempre verdes, incluidos los incentivos del lado de la oferta y las reformas de la política fiscal.

Hay mucho más que explorar en este número, incluidas contribuciones sobre economía del comportamiento, economía política y cómo se fijan los salarios. También perfilamos a Betsey Stevenson, una destacada economista laboral que ha ayudado a liderar un replanteamiento de la economía.

La implicación de todas estas perspectivas es que la economía debe estar abierta a alternativas institucionales y a la experimentación y reflejar la complejidad de la realidad económica y los valores de nuestro tiempo. Como observó el propio Keynes: “La dificultad no radica tanto en desarrollar nuevas ideas sino en escapar de las viejas”.

Estamos agradecidos de poder compartir estos conocimientos con usted. Esperamos que te revele algo nuevo sobre el presente que te ayude a comprender mejor nuestro mundo.

Gracias, como siempre, por sus lectores y compromiso.