miércoles, abril 17, 2024

Internacionales

Crecimiento económico

Sharing is caring!

Por Kristalina Georgieva

Cómo el G20 puede aprovechar la reciente resiliencia de la economía mundial. El G20 tiene una importante oportunidad de cambiar el enfoque de la lucha contra crisis sucesivas a una agenda de mediano plazo que apoye un crecimiento fuerte, sostenible, equilibrado e inclusivo.

Es apropiado que los ministros de finanzas y los gobernadores de los bancos centrales del G20  se reúnan esta semana en el Pabellón de la Bienal de Sao Paulo, diseñado por el famoso arquitecto Oscar Niemeyer. Con sus líneas fluidas y su llamativa fachada, es un monumento a la audacia del Brasil moderno.

Espero que el G20 se inspire en este hito para actuar con valentía también. Con la reciente mejora de las perspectivas globales a corto plazo, los responsables de la formulación de políticas del G20 tienen la oportunidad de recuperar el impulso político, fijando sus miras en un futuro más equitativo, próspero, sostenible y cooperativo.

Después de varios años de shocks, esperamos que el crecimiento global alcance el 3,1 por ciento este año, con una inflación cayendo y los mercados laborales manteniéndose. Esta resiliencia proporciona una base para centrar la atención en las tendencias de mediano plazo que configuran la economía mundial. Como deja claro nuestro nuevo informe al G20, algunas de estas tendencias, como la IA, prometen elevar la productividad y mejorar las perspectivas de crecimiento. Lo necesitamos urgentemente: nuestras proyecciones de crecimiento a mediano plazo han caído al nivel más bajo en décadas.

El bajo crecimiento global afecta a todos, pero tiene implicaciones particularmente preocupantes para las economías de mercados emergentes y en desarrollo. Estos países resistieron de manera impresionante las sucesivas crisis globales, respaldados por marcos institucionales y políticos más sólidos. Pero sus perspectivas de desaceleración del crecimiento han hecho que la convergencia con las economías avanzadas sea aún más distante.

Otros factores contribuyen al complejo panorama global. La fragmentación geoeconómica se está profundizando a medida que los países modifican sus flujos comerciales y de capital. Los riesgos climáticos están aumentando y ya afectan el desempeño económico, desde la productividad agrícola hasta la confiabilidad del transporte y la disponibilidad y el costo de los seguros. Estos riesgos pueden frenar a las regiones con mayor potencial demográfico, como el África subsahariana.

En este contexto, la agenda del G20 de Brasil destaca cuestiones clave como la inclusión, la sostenibilidad y la gobernanza global, con un bienvenido énfasis en la erradicación de la pobreza y el hambre. Esta ambiciosa agenda, que el FMI está trabajando para respaldar, puede guiar a las autoridades en este momento crucial de la recuperación global.

Terminar el trabajo con la inflación

Los banqueros centrales están, con razón, centrados en terminar la tarea de llevar la inflación nuevamente a su objetivo. Esto es especialmente importante para las familias pobres y los países de bajos ingresos que se han visto afectados de manera desproporcionada por los altos precios. Pero el bienvenido progreso en la reducción de la inflación significa que los principales bancos centrales deberán considerar cuidadosamente la cuestión de cuándo y cuánto reducir las tasas de interés este año.

Como la inflación subyacente sigue siendo elevada en muchos países y persisten los riesgos de alza para la inflación, las autoridades deben seguir cuidadosamente la evolución de la inflación subyacente y evitar una flexibilización demasiado pronto o demasiado rápida.

Pero cuando la inflación se está acercando claramente a su objetivo, los países deberían asegurarse de que las tasas de interés no se mantengan altas por mucho tiempo. La respuesta temprana y decidida de Brasil al aumento de la inflación durante la pandemia es un buen ejemplo de cómo una formulación de políticas ágil puede dar resultados. El Banco Central de Brasil fue uno de los primeros bancos centrales en aumentar su tasa de interés oficial y luego relajarla cuando la inflación volvió a caer hacia su rango objetivo.

Abordar la deuda y los déficits

Ahora que la inflación se está enfriando y las economías están en mejores condiciones para absorber una postura fiscal más estricta, ha llegado el momento de renovar el enfoque para reconstruir las reservas contra futuros shocks, frenar el aumento de la deuda pública y crear espacio para nuevas prioridades de gasto. Esperar podría forzar un doloroso ajuste más adelante. Pero, para que los beneficios sean duraderos, el ajuste debería realizarse a un ritmo cuidadosamente calibrado.

Encontrar el equilibrio adecuado es complicado, ya que las tasas de interés más altas y los costos del servicio de la deuda ejercen presión sobre los presupuestos, dejando menos espacio para que los países brinden servicios esenciales e inviertan en personas e infraestructura. Cualquier iniciativa para reducir la deuda y los déficits debe basarse en planes fiscales creíbles a mediano plazo. También debería incluir medidas para minimizar el impacto en los hogares pobres y vulnerables y al mismo tiempo proteger las inversiones prioritarias.

También es vital que los países sigan dando pasos importantes para aumentar los ingresos y eliminar las ineficiencias. Brasil ha demostrado liderazgo en esta área con su histórica reforma del IVA. Pero muchos países están rezagados y tienen margen para ampliar su base impositiva, cerrar lagunas jurídicas y mejorar la administración tributaria. Es por eso que el G20 nos ha pedido que lancemos una iniciativa conjunta con el Banco Mundial para ayudar a los países a impulsar la movilización de recursos internos.

Además, los países deberían aspirar a construir sistemas tributarios más inclusivos y transparentes, asegurando que la arquitectura tributaria internacional tenga en cuenta los intereses de los países en desarrollo.

Nuestro trabajo también continúa en el marco de la Mesa Redonda Mundial sobre Deuda Soberana para idear procedimientos que aceleren las reestructuraciones de deuda y las hagan más predecibles. Si bien se han logrado avances en el Marco Común del G20, y los acuerdos sobre el tratamiento de la deuda por parte de los acreedores oficiales toman menos tiempo, es posible que se requieran mejoras más rápidas en la arquitectura global de reestructuración de la deuda.

Aumentar el pastel económico

Además de medidas monetarias y fiscales que sienten bases sólidas, las autoridades deben abordar con urgencia los factores que impulsan el crecimiento a mediano plazo.

En muchos países, todavía hay oportunidades para aliviar las limitaciones más graves a la actividad económica. Para las economías de mercados emergentes, las reformas en áreas como la gobernanza, la regulación empresarial y las políticas del sector externo podrían generar ganancias de productividad. Pero eso es sólo una parte de la historia: las economías también deben prepararse para aprovechar las fuerzas estructurales que definirán las próximas décadas.

Tomemos como ejemplo la nueva economía climática. Para algunos países y regiones, traerá empleos, innovación e inversión. Para quienes dependen en gran medida de los combustibles fósiles, podría ser más desafiante. La cuestión es cómo maximizar las oportunidades y minimizar los riesgos.

Las políticas para hacer que quienes contaminan paguen, como la fijación de precios del carbono, pueden crear incentivos para pasar a inversiones y consumos bajos en carbono. Las investigaciones del FMI muestran que los países que toman medidas sobre el clima tienden a estimular la innovación verde y atraer flujos de tecnología e inversión con bajas emisiones de carbono. Además, gravar las formas más contaminantes de transporte internacional podría generar ingresos que podrían utilizarse para luchar contra el cambio climático, el hambre y apoyar a los miembros más vulnerables de la población.

Sin embargo, para muchos países vulnerables, un crecimiento más fuerte por sí solo no será suficiente para hacer realidad su potencial: necesitarán apoyo externo, tanto financiero como técnico.

Esto apunta a la importancia de una arquitectura internacional que pueda hacer frente a la dinámica cambiante de la economía global.

Un sistema internacional más fuerte

Como han dejado al descubierto los recientes conflictos militares, vivimos en un mundo cada vez más polarizado. Las tensiones están fragmentando la economía global según líneas geopolíticas: en 2023 se impusieron alrededor de 3.000 medidas de restricción del comercio, casi tres veces más que en 2019. Ningún país se beneficiará de la división de la economía mundial en bloques. Es fundamental restaurar la fe en la cooperación internacional.

En las ocho décadas transcurridas desde su fundación, el Fondo ha evolucionado continuamente para satisfacer las necesidades de sus miembros. Desde la pandemia, hemos desplegado 354 mil millones de dólares en financiamiento a 97 países, incluidos 57 países de bajos ingresos. Dado que es probable que los países enfrenten crisis mayores y más complejas, los países deben trabajar juntos para reforzar la red de seguridad financiera global, con el FMI en su centro.

El año pasado, nuestros accionistas nos dieron un fuerte voto de confianza. Entre otras medidas, intensificaron sus esfuerzos para cumplir nuestros objetivos de recaudación de fondos para el Fondo Fiduciario para el Crecimiento y la Reducción de la Pobreza, que proporciona préstamos sin intereses a países de bajos ingresos. Y nuestros accionistas acordaron aumentar nuestros recursos de cuota permanente en un 50 por ciento. Los países del G20 pueden liderar el camino ratificando rápidamente el aumento de cuotas, lo que nos permitirá mantener nuestra capacidad crediticia y reducir nuestra dependencia de recursos prestados.

Pero podemos (y debemos) hacer más. Nuestros miembros también reconocieron la importancia de realinear las cuotas para reflejar mejor las posiciones relativas de los miembros en la economía mundial, protegiendo al mismo tiempo las voces de los miembros más pobres. Con ese objetivo en mente, estamos desarrollando posibles enfoques para la realineación, incluso mediante una nueva fórmula de cuotas. Esto se suma a la designación de un tercer presidente para África Subsahariana en nuestra Junta Ejecutiva que será elegido en las Reuniones Anuales de este año, un paso importante que complementa el nuevo estatus de la Unión Africana como miembro permanente del G20.

En los próximos años, la cooperación global será esencial para gestionar la fragmentación geoeconómica y revitalizar el comercio, maximizar el potencial de la IA sin aumentar la desigualdad, prevenir cuellos de botella en la deuda y responder al cambio climático.

Como dijo una vez Oscar Niemeyer, “la arquitectura es invención”.

La fundación de la arquitectura económica y financiera global fue una hazaña valiente de invención colectiva que mejoró las vidas de millones. Ahora el desafío es hacerlo más fuerte, más equitativo, más equilibrado y más sostenible, para que millones más puedan beneficiarse. Para alcanzar ese objetivo, debemos canalizar una vez más ese espíritu inventivo.