miércoles, febrero 28, 2024

Internacionales

Coca Cola, McDonald’s y Kroger vinculadas a la esclavitud carcelaria en EE.UU.

Sharing is caring!

Una investigación exhaustiva de dos años realizada por The Associated Press desvela redes intrincadas e invisibles que conectan a algunas de las empresas alimentarias más grandes del mundo con el trabajo penitenciario forzoso en Estados Unidos.

Esta fuerza laboral oscura, a menudo excluida de las protecciones laborales básicas, produce bienes que terminan en los estantes de casi todas las cocinas estadounidenses, desde cereales para el desayuno hasta carnes de comida rápida.

Una de las fuerzas laborales más vulnerables de Estados Unidos

Los trabajadores encarcelados, que enfrentan la amenaza de que se les niegue la libertad condicional o incluso el confinamiento solitario si se resisten, forman una de las fuerzas laborales más vulnerables de Estados Unidos.

Robin Mcdowell y Margie Mason para el informe de Associated Press ,

También suelen quedar excluidos de las protecciones garantizadas a casi todos los demás trabajadores de tiempo completo, incluso cuando sufren lesiones graves o mueren en el trabajo.

Los bienes que producen estos prisioneros terminan en las cadenas de suministro de una vertiginosa variedad de productos que se encuentran en la mayoría de las cocinas estadounidenses, desde cereales Frosted Flakes y hot dogs Ball Park hasta harina Gold Medal, Coca-Cola y arroz Riceland. Están en los estantes de prácticamente todos los supermercados del país, incluidos Kroger, Target, Aldi y Whole Foods. Y algunos bienes se exportan, incluso a países a los que se les ha bloqueado la entrada de productos a Estados Unidos por utilizar trabajo forzoso o penitenciario.

Muchas de las empresas que compran directamente a las prisiones están violando sus propias políticas contra el uso de dicha mano de obra. Pero es completamente legal y se remonta en gran medida a la necesidad de mano de obra para ayudar a reconstruir la destrozada economía del Sur después de la Guerra Civil. Consagradas en la Constitución mediante la Enmienda 13, la esclavitud y la servidumbre involuntaria están prohibidas, excepto como castigo por un delito.

Esclavitud carcelaria: técnicamente no es un empleado

Frank Dwayne Ellington perdió la vida mientras trabajaba cuando su brazo quedó atrapado en la máquina que estaba limpiando en una planta procesadora de aves. La empresa para la que trabajaba, Koch Foods, es una de las empresas procesadoras de aves de corral más grandes de EE. UU. con ganancias de miles de millones. A pesar de poder hacerlo, Koch Foods inicialmente se resistió a compensar a la familia de Ellington por su pérdida, argumentando que técnicamente no era un empleado.

Técnicamente, tienen razón. Según la Decimotercera Enmienda, la esclavitud y la servidumbre involuntaria son el castigo para quienes son condenados por un delito. A pesar de las afirmaciones de varios funcionarios penitenciarios y encargados de hacer cumplir la ley de que el trabajo es rehabilitador o mutuamente beneficioso, esta Cláusula de Castigo de la 13ª Enmienda permite un sistema en el que los trabajadores encarcelados no reciben los mismos derechos fundamentales que los trabajadores no encarcelados, incluido un seguro o incluso ambiente de trabajo no letal.

Es hora de enmendar la 13° Enmienda

“No hay nada innovador o interesante en este sistema de trabajo forzoso como castigo por lo que en tantos casos es un problema de pobreza o abuso de sustancias”, señala Cliff Johnson, del Centro de Justicia MacArthur de la Universidad de Mississippi. No podríamos estar más de acuerdo. La esclavitud carcelaria no tiene cabida en la sociedad de 2024.

Junto con nuestros socios, nuestra comunidad exige a todos los estados y al gobierno federal que prohíban explícitamente la esclavitud y la servidumbre involuntaria como castigo por un delito en las constituciones estatales y de los EE. UU.