miércoles, mayo 22, 2024

Internacionales

Disturbios en Francia por tercer día

Sharing is caring!

En el tercer día de disturbios en Francia, las protestas contra la reforma de las pensiones se han extendido por todo el país, con al menos 81 personas detenidas en la capital, París. Allí se produjo la principal movilización, con cerca de 4 000 participantes.

Ante la prohibición gubernamental de protestar en la plaza de la Concordia y los Campos Elíseos, donde las protestas de las dos últimas noches se han saldado con centenares de detenciones y numerosos destrozos, los manifestantes se trasladaron a la plaza de Italia, en el sur de la capital.

Allí, activistas sindicales y de partidos de izquierda se juntaban con manifestantes ajenos a cualquier organización, recordando al movimiento de los «chalecos amarillos» de 2018, que acabó en una revuelta nacional por el descontento social de los habitantes de las zonas rurales y la periferia de las ciudades.

Se produjeron numerosos enfrentamientos con la policía, que intervino en torno a las 20:00 horas con las brigadas motorizadas BRAV-M utilizando gases lacrimógenos. Algunos manifestantes prendieron fuego a contenedores de basura, arremetieron contra los cristales de vallas publicitarias y marquesinas de autobús, prendieron fuego a bicicletas eléctricas y utilizaron vallas para bloquear calles.

Mientras tanto, en varias ciudades del sur de Francia también se han producido tensas manifestaciones. En Burdeos se quemaron contenedores de basura en una céntrica calle de la ciudad, y en Lyon, la presencia de «grupos hostiles» ha obligado a la policía a dispersar una manifestación y siete personas han sido detenidas.

Estas protestas se sumaron a los paros parciales organizados por los sindicatos, que habían protagonizado decenas de protestas antes de la polémica aprobación de la reforma de las pensiones. El sindicato CGT advirtió de que al menos dos refinerías de petróleo podrían dejar de funcionar a partir del lunes.

Trenes, refinerías, el sector del gas y la recogida de basuras, entre otros, se han visto afectados y uno de los ejemplos más relevantes es la huelga de los servicios de limpieza de París, que lleva casi dos semanas generando miles de toneladas de basura esparcidas por las aceras de la capital francesa.

El enfado en las calles por la aprobación, por decreto y sin votación en la Asamblea Nacional, de una reforma que eleva la edad de jubilación de 62 a 64 años también se ha trasladado al Parlamento, que este lunes tiene previsto votar dos mociones de censura, una del grupo centrista LIOT y otra del partido ultraderechista Agrupación Nacional (RN), para derrocar al Ejecutivo nombrado por el presidente francés, Emmanuel Macron.

Euronews