martes, mayo 28, 2024

Opinión

Los países afectados por la guerra

Sharing is caring!

Por Jihad Azour , Franck Bousquet y Abebe Aemro Selassie

Los estados frágiles y afectados por conflictos, hogar de mil millones de personas en más de 40 países, corren un riesgo particular en esta era de incertidumbre económica.

Después de luchar con la pobreza, las instituciones de baja capacidad, los desafíos de gobernanza, la violencia y otros riesgos durante décadas, estos países ahora deben lidiar con las cicatrices de la pandemia y la invasión de Ucrania por parte de Rusia.

En consecuencia, la comunidad internacional debe trabajar en conjunto para ayudar a garantizar su estabilidad como un bien público global, o de lo contrario, los efectos indirectos asociados con la fragilidad y el conflicto se vuelven aún más perturbadores.

La pandemia ha tenido un impacto económico duradero, y se prevé que el ingreso per cápita en los estados frágiles no se recupere a los niveles de 2019 hasta 2024. La guerra de Rusia en Ucrania y sus efectos secundarios relacionados, incluidos los precios de los alimentos y la energía, agravaron aún más la situación.

África subsahariana, hogar de aproximadamente la mitad de los países en la categoría FCS, se ha visto particularmente afectada. Los precios al consumidor han aumentado en más de un 20 por ciento en promedio este año, mientras que la deuda pública se acerca al 60 por ciento del producto interno bruto, un nivel que no se veía desde principios de la década de 2000.

Pronosticamos que el crecimiento económico en siete países (Burkina Faso, República Centroafricana, Comoras, Eritrea, Malí, Nigeria y Zimbabue) estará por debajo del promedio regional de 3,6 por ciento este año. Además, 123 millones de personas, o el 12 por ciento de la población de la región, enfrentan inseguridad alimentaria aguda, equivalente a dos tercios del total mundial.

FCS en el Medio Oriente y África del Norte, más de un tercio de los países de la región, se enfrentan a los efectos persistentes de la pandemia y al aumento de los precios de los alimentos y la energía.

El crecimiento se ha mantenido lento en menos del 1 por ciento, mientras que el PIB per cápita continúa disminuyendo.

Se prevé que los precios al consumidor aumenten más de un 30 por ciento en promedio este año y la inflación se mantendrá en dos dígitos en 2023.

La deuda pública como porcentaje del PIB se pronostica por encima del 60 por ciento. Como resultado, los FCS enfrentan compensaciones muy difíciles entre el aumento de las necesidades de gasto, las dificultades para obtener ingresos adicionales y los elevados niveles de deuda. Los países vulnerables de la región también enfrentan inseguridad alimentaria e inestabilidad social y política.

El conflicto ha regresado incluso a regiones consideradas más estables. Según Naciones Unidas, la guerra de Rusia en Ucrania aumentó el número de personas desplazadas por la fuerza a 100 millones.

La afluencia de casi 8 millones de refugiados ucranianos en los países europeos vecinos requiere que los gobiernos hagan frente a los costos fiscales a corto plazo en medio de restricciones presupuestarias ya estrictas, y tomen decisiones políticas sobre la integración del mercado laboral y el acceso a los servicios sociales.

Estos desafíos son bien conocidos en África y Medio Oriente, donde los formuladores de políticas enfrentan flujos de refugiados y otros impactos regionales de fragilidad y conflicto con pocos recursos disponibles. En este contexto, debemos priorizar tres formas de hacer que estos países y sus vecinos pasen de la fragilidad a la estabilidad y la resiliencia.

Compromiso multilateral personalizado

Primero, la comunidad internacional debe apoyar a los países bajo presión, incluso en las situaciones más difíciles. Esto es especialmente importante en lugares como el Sahel, donde las crisis de seguridad, humanitarias y económicas superpuestas amenazan con socavar las instituciones del país en riesgo de colapso estatal.

Está creciendo el consenso de que las instituciones financieras internacionales deben seguir comprometidas y desempeñar un papel clave en la estabilización de las economías frágiles y afectadas por conflictos y ayudar a fomentar el crecimiento inclusivo.

Justo este año, el Banco Africano de Desarrollo actualizó su estrategia de estados frágiles y el Banco Europeo de Inversiones adoptó la primera. El Banco Mundial y el Banco Asiático de Desarrollo han tomado medidas similares desde 2020.

En marzo, el FMI lanzó su Estrategia para Estados Frágiles y Afectados por Conflictos para fortalecer nuestros esfuerzos para brindar un apoyo más sólido a FCS, adaptado al limitado espacio de políticas en estos países.

El FMI apoya a FCS de varias maneras. Por ejemplo, el programa de Mozambique apoya a los hogares vulnerables a través de transferencias de efectivo, incluidas las personas desplazadas por la fuerza por el conflicto en el norte.

Apoyamos los esfuerzos de Somalia para reconstruir instituciones económicas clave y fomentar la estabilidad y el crecimiento, incluso a través del próximo alivio de la deuda en el marco de la Iniciativa para los países pobres muy endeudados con el Banco Mundial. Y brindamos a Yemen asesoramiento sobre políticas para ayudar a estabilizar su economía y reducir la inseguridad alimentaria.

La financiación es clave

La segunda prioridad es ampliar la escala de financiación para hacer frente a los retos que se avecinan. Nuestras contribuciones son parte de esfuerzos más amplios y hemos estado apoyando iniciativas globales para amortiguar el impacto en aquellos países más expuestos a riesgos.

Durante la pandemia, FCS recibió $14,300 millones en financiamiento del FMI y $26,000 millones adicionales de la asignación general de derechos especiales de giro del FMI del año pasado.

Además, el Fondo estableció recientemente el Fideicomiso de Resiliencia y Sostenibilidad, que proporcionará financiamiento asequible a más largo plazo para abordar desafíos estructurales como los provocados por el cambio climático, y que es una posible fuente adicional de financiamiento para FCS elegible.

En septiembre, el Directorio Ejecutivo del FMI aprobó la nueva ventana de crisis alimentaria para ayudar a los países que enfrentan problemas de balanza de pagos relacionados con el costo de los alimentos. Nuestro asesoramiento sobre políticas, asistencia para el desarrollo de capacidades y apoyo financiero se coordinan con nuestros socios internacionales.

Abordar la fragilidad es un bien público mundial

Finalmente, es fundamental reconocer que la fragilidad evoluciona. Varios países de medianos ingresos se enfrentan ahora a intensos desafíos debido a los efectos secundarios de los conflictos en los países vecinos.

Por lo tanto, es fundamental un mayor apoyo de la comunidad internacional a los países que brindan un bien público mundial, incluso mediante la apertura de sus fronteras a los refugiados.

En los últimos años, los bancos multilaterales de desarrollo han mejorado su asistencia, incluso a través de financiamiento en condiciones concesionarias a países de medianos ingresos afectados por los efectos secundarios de la fragilidad y los conflictos, como Colombia, Ecuador, Jordania, Líbano y, más recientemente, Moldavia. Estas acciones subrayan cómo las instituciones multilaterales pueden ayudar a los países a abordar mejor los desafíos regionales y globales.

En un mundo cada vez más fragmentado, solo podemos responder de manera efectiva uniendo fuerzas para gestionar los riesgos interconectados. Para la comunidad internacional, esto significa fortalecer su contrato social con los países más vulnerables que no pueden absorber estos choques por sí solos.