domingo, octubre 02, 2022

Policiales y Judiciales

Extorsionan a un comerciante en Punta Alta

Sharing is caring!

Juzgan a dos policías bonaerenses acusados. Pablo Lacaze y su superior Maximiliano Doreste comparecen ante el Tribunal Oral en lo Criminal 3, por solicitarle dinero a un hombre si quería seguir trabajando en su servicio de cadetería.

Dos policías bonaerenses comenzaron a ser juzgados este lunes como acusados de haber extorsionado a un comerciante al pedirle dinero para dejarlo realizar su trabajo en 2020 en la ciudad de Punta Alta, informaron fuentes judiciales.

El debate está a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal 3, integrado por los jueces Julián Francisco Saldías, Daniela Castaño y Eduardo D`Ampeire, quienes juzgan desde la mañana del lunes a los policías Pablo Martín Lacaze y Maximiliano Ezequiel Doreste, quienes se desempeñaban en el Gabinete Técnico Operativo (GTO) de la comisaría de Punta Alta, partido de Coronel Rosales, y están actualmente suspendidos en sus funciones.

Ambos están acusados del delito de «extorsión agravada», ya que según la pesquisa llevada a cabo en Unidad Fiscal 18 bahiense extorsionaron a un comerciante.

El testimonio del comerciante

El hecho ocurrió el 14 de octubre del 2020, cuando la víctima denunció que recibió una llamada de Lacaze, quien se desempeñaba en el GTO de la comisaría de Punta Alta y lo convocó a una reunión en dicha dependencia.

Tras negarse a ir porque temía que le «hicieran algo», el comerciante acordó un encuentro a bordo de un vehículo, en la intersección de las calles Alvear y Saavedra, de Punta Alta.

Según la denuncia, en ese encuentro Lacaze le manifestó en tono intimidante que, para seguir vendiendo y trabajando en su servicio de cadetería, tenía que pagarle un monto de dinero por semana.

De acuerdo a la acusación, tras la denuncia del hecho, el 26 de octubre del 2020 se implementó una entrega controlada, es decir que el comerciante acordó un encuentro con el efectivo mientras la policía llevaba adelante un operativo a distancia para atraparlo infraganti.

Desde el Ministerio Público Fiscal señalaron que, tras cobrar el monto de la extorsión, Lacaze se trasladó a la sede policial ubicada en la calle Muratore 590, donde le «entregó el dinero a su superior Maximiliano Doreste».

Tras ello, efectivos de la Policía Federal de Bahía Blanca que habían sido convocados para la entrega controlada allanaron la seccional y secuestraron el dinero pagado «dentro del bolsillo» de uno de los policías, el que había sido previamente fotografiado e inventariado con número de serie, por lo que ambos acusados quedaron detenidos.