domingo, octubre 02, 2022

Internacionales

Calor en Europa, Gran Bretaña en alerta

Sharing is caring!

El calor abrasador persiste en el norte y el oeste de Europa, con las mayores consecuencias para el Reino Unido, que lucha contra una sequía récord que obligó a las empresas de agua a introducir restricciones, y para Francia, con más de 3000 personas evacuadas por un incendio entre Lozere y Aveyron, sur del país, que destruyó 700 hectáreas.

La llegada de la presión alta no hace más que empeorar la situación: Francia y España podrían experimentar temperaturas de 38 grados en los próximos días.

Mientras, en el Reino Unido, según las previsiones de Met Office, se esperan temperaturas con picos de 35-36 grados centígrados, pero no llegará a los niveles históricos del mes pasado, cuando se superó por primera vez el umbral de los 40 grados.

Sin embargo, esta «ola de calor» debería durar más que la anterior.

Junto a los consejos a la población, para protegerse de los efectos de la ola de calor, se difundió una nueva alerta de sequía: en varios condados del sur de Inglaterra hubo restricciones, como la prohibición de regar los jardines, para no afectar los suministros de agua reducidos.

Thames Water, una empresa que abastece a 15 millones de personas, incluidos los habitantes de Londres, también se está preparando para introducir la prohibición.

El análisis estadístico ya demostró que el año actual es el más seco del Reino desde 1976.

La sequía también favoreció la propagación del fuego en el sur de Francia, provocado por una máquina agrícola.

Se movilizaron más de 600 bomberos de diferentes departamentos (Aveyron, Lozère, Gard, Hérault, Bouches-du-Rhône, Var, Aude, Alpes-maritimes, Tarn, Ariège, Haute-Garonne).

Con más de 47.000 hectáreas ya quemadas desde principios de año, Francia tiene un número récord de áreas devoradas por las llamas desde julio, según el Sistema Europeo de Información sobre Incendios Forestales, que lleva estadísticas comparables desde 2006.

Mientras tanto, en muchos países afectados por el clima «extremo», como el Reino Unido, se reanudó el debate sobre el cambio climático, no exento de polémica en torno a la hipótesis de aplazamiento de los compromisos adquiridos en el frente de emisiones nocivas.

Hipótesis alimentadas por las repercusiones de la crisis energética global, agudizadas por las sanciones contra Rusia en respuesta a la guerra en Ucrania.

FUENTE: ANSA.