jueves, julio 07, 2022

Ecología

AMBIENTE: El sur de la UE, más vulnerable

Sharing is caring!

Incendios, burbujas de calor, inundaciones, eventos extremos; además de la pandemia, el verano de 2021 también será recordado en Europa por el clima loco, un efecto, según dicen los expertos, propio del cambio climático al que contribuyen significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero.

Según la investigación «Climate» del programa de estudios EU ESPON, especializado en análisis regionales, el área meridional de Italia, junto al oeste de España y Portugal, y el este de Bulgaria, Rumania y Polonia, se encuentra entre los territorios de Europa más vulnerables al cambio climático.

El estudio parte del análisis de la exposición y sensibilidad al cambio climático de cada región del Viejo Continente. La sensibilidad, explican los investigadores, depende por ejemplo del conjunto de características físicas, ambientales, sociales, culturales y económicas de un territorio.

Ambos elementos, exposición y sensibilidad, contribuyen a determinar el impacto del cambio climático en una región, que a su vez puede ser contrarrestado por la adaptabilidad que desarrolle un determinado territorio, por ejemplo con la construcción de represas.

El resultado de estas variables, explica la investigación, es la vulnerabilidad potencial de un determinado territorio.

Así, Islandia, Noruega, Suiza y Liechtenstein se consideran áreas de «vulnerabilidad baja o marginal», en parte debido a su adaptabilidad relativamente alta.

Regiones desarrolladas como el norte de Italia, Francia, Austria, Bélgica, el Reino Unido y los Países Bajos, por otro lado, tienen una «vulnerabilidad al menos media», como también lo demuestran los recientes desastres causados por precipitaciones anómalas.

En general, señalan los investigadores, el impacto del cambio climático en las regiones metropolitanas europeas tenderá a ser alto debido a la alta concentración de población, infraestructura y patrimonio cultural, además del hecho de que estas áreas suelen estar ubicadas cerca de ríos o a lo largo de las costas.

Pero su adaptabilidad, generalmente superior a la de las regiones no metropolitanas, hace que estos territorios sean menos vulnerables al cambio climático.

Con algunas excepciones: en este sentido, la encuesta de ESPON cita ciudades situadas a lo largo de las costas, en los Alpes y en el sureste de Europa.

El reporte sobre las áreas rurales es más variado, presentando las del centro y norte de Europa perspectivas de variaciones bajas, marginales y en algunos casos positivas debido a condiciones climáticas que solo empeoran levemente o incluso son más favorables.

Por otro lado, las zonas rurales del sur de Europa son las más afectadas debido al clima más cálido y seco. Entre los territorios más vulnerables, los investigadores también incluyeron regiones montañosas, particularmente en Grecia y España, regiones alpinas y lugares costeros, especialmente los que bordean el Mediterráneo y los mares del Norte.

En última instancia, las áreas escasamente pobladas del norte de Europa sufrirán principalmente por el aumento de las precipitaciones y los problemas relacionados, como las inundaciones de los ríos. (ANSA).