sábado, octubre 01, 2022

Ecología

AMBIENTE: Giro ambiental con Boric

Sharing is caring!

El flamante presidente chileno, Gabriel Boric, aseguró hoy que «enmendamos el rumbo», al firmar el acuerdo ambiental de Escazú frente al cual, dijo, «nos hemos demorado más de la cuenta», y exhortó al Parlamento a que «se la jueguen para que aprobemos esto con rapidez, porque la vida no puede esperar».

«Este acuerdo representa un hito en el camino hacia una nueva relación entre el Estado y sus habitantes en materia ambiental y requiere del compromiso de todas y todos», aseveró respecto del tratado que fue desechado a último momento por el presidente Sebastián Piñera, luego de haberlo auspiciado.

En septiembre de 2020, el texto fue ratificado y suscrito por la mayoría de los países de América Latina y el Caribe.

«Nos hemos demorado más de la cuenta en firmar este acuerdo, cuya negociación partió y fue co-liderada por Chile y Costa Rica; sin embargo, en el último tiempo por diversos motivos no avanzábamos.

Hoy enmendamos el rumbo y, por eso insto al Congreso a que se la jueguen para que aprobemos esto con rapidez, porque la vida no puede esperar» expresó el jefe de Estado.

«Tengo claro que esto ha sido un anhelo de hace mucho rato, hoy estamos firmando y cumpliendo este compromiso», dijo Boric de este su primer proyecto en llevar su firma.

También tuvo palabras para los activistas medioambientales -muchos de ellos presentes en el acto realizado en La Moneda.

«Ustedes luchadores por la defensa del medioambiente, luchadores por la vida, nos han enseñado a perseverar. Y estamos hoy avanzando con el acuerdo de Escazú. Mañana lo haremos por el reencuentro de los pueblos que habitan el territorio», complementó.

Añadió que «este es el primer acuerdo vinculante del mundo respecto de la protección de los defensores de derechos humanos en asuntos ambientales, en una región donde esta lucha ha costado ya varias vidas».

Por su parte, la ministra de Medio Ambiente, Maisa Rojas, indicó que «nuestro deber de transitar hacia un modelo ecológico justo es la tarea más importante de esta época».

La connotada física y climatóloga acotó que «es tiempo de tomar acciones decididas y transformadoras, donde hay que escuchar a la ciencia y también a la economía porque la ventana de oportunidad para enfrentar tanto la crisis climática como la de biodiversidad se nos está cerrando aceleradamente. Los costos de la inacción son mucho mayores que los costos de la acción».

Defendió que «el Acuerdo de Escazú, el primer y único tratado ambiental de América Latina y el Caribe surge como una potente herramienta para el cambio que anhelamos».

El Congreso deberá decidir ahora si se ratifica o no el pacto. La bancada de diputados del opositor partido de derecha Renovación Nacional se abrió a ratificar el documento.

«¿Qué futuro le podemos dejar a las próximas generaciones si hoy no hacemos nada? Tenemos la responsabilidad de tomar acción mejorando la institucionalidad y siendo parte de acuerdos internacionales que nos permitan tomar mejores de decisiones ambientales, la participación y el acceso a procesos justos. Por esa razón, estamos abiertos a estudiar la posibilidad de apoyar la firma del acuerdo», dijo el secretario general de RN y diputado, Diego Schalper.

La titular de medioambiente expresó desechó las críticas sobre las incertezas que abre Escazú, «todo lo contrario, da certezas, ayuda a bajar la conflictividad socioambiental y nos va a permitir, entonces, un mejor desarrollo. Yo creo que a nadie nos convenció mucho las razones por lo cual en el gobierno anterior esto no se firmó».

La canciller Antonia Urrejola indicó a su vez que «las cifras lo demuestran, 27 países de la región lo han firmado, 9 no, entre los cuales estaba Chile hasta hoy, y eso indica que claramente los temores que se señalaban en el gobierno anterior no son ciertos».

«Cuando hablo de gobiernos que firmaron, estoy hablando de países como Brasil, Colombia y México. Esos países lo firmaron, no todos han terminado los procesos de ratificación, porque hay que ir al Congreso, hay debate efectivamente, pero yo creo que hay un tema súper importante que es el de la soberanía, que se ha señalado muchísimo», añadió.

Aclaró que «el acuerdo de Escazú habla de un conjunto de principios, uno de los cuales es el principio de soberanía de cada país sobre sus recursos naturales, eso está explícito.

Tampoco es que vamos a ir a tribunales internacionales respecto a los conflictos ambientales, el propio acuerdo establece mecanismos del propio acuerdo que es la conferencia parte de los estados partes».

Subrayó que «existe un comité de conciliación, que no es punitivo, para buscar acuerdos cuando existe diferencias entre las partes. Y, eventualmente dice el acuerdo de Escazú, si hay estados parte que tienen diferencias y en virtud de su propia soberanía deciden ir a la Corte Internacional de Justicia, pues bueno, eso está dentro también del marco de la decisión propia que toman los estados. Es un proceso de diálogo, eso es democracia». concluyó.

FUENTE: ANSA.