domingo, octubre 02, 2022

Internacionales

EEUU alarmado por apoyo chino a Moscú

Sharing is caring!

Estados Unidos mantiene su «profunda preocupación» ante lo que consideran un alineamiento de China con Rusia, luego de las seis horas y media de conversaciones que mantuvieron hoy en Roma el secretario de Seguridad, Jake Sullivan, y el principal responsable diplomático del PC Chino, Yang Jiechi.

El maratónico encuentro se produjo luego de que Pekín rechazara tajantemente como «desinformación» la versiones publicadas por la prensa occidental, que sostuvo que Washington hizo saber a sus aliados que Pekín está dispuesto a asistir militarmente a Moscú.

Eso explicaría la rapidez con la que se acordó el encuentro entre Sullivan y Yang en la capital italiana.

«El motivo del coloquio era expresar de forma clara nuestras preocupaciones respecto a que ellos se involucren» en la guerra en Ucrania, y reafirmarle a China «que cualquier tipo de apoyo a Moscú, militar o económico, tendrá consecuencias», dijo el portavoz del departamento de Estado, Ned Price.

El encuentro no parece haber tranquilizado a Washington, ya que después del mismo fuentes diplomáticas aseguraron que Estados Unidos sigue con una «profunda preocupación» por el alineamiento de China con Rusia.

Para los estadounidenses, Pekín no rechazó un pedido de Moscú, sino que se mostró dispuesto a hacerle llegar una ayuda.

El Financial Times citó hoy lo que aseguró eran cablegramas enviados por el departamento de Estado a los aliados en Europa y Asia, que no precisan ni el nivel ni el momento de la asistencia que China le habría hecho llegar a Rusia.

En Pekín, el rechazo de la cancillería fue tajante: «Pura desinformación». En Washington, el portavoz de la embajada china, Liu Pengyu, aseguró que «nunca he sentido hablar» de una ayuda a los rusos.

Frente a la actitud de Putin que, para la Casa Blanca no da ninguna señal de pensar en detener la invasión, el encuentro entre Sullivan y el «Tigre» Yang, como apodan al ex canciller por su actitud resolutiva, apunta a convencer a China a evitar un paso que marcaría un punto de no retorno, inclusive frente al rol crucial que el gigante asiático puede tener «para ayudar a poner fin a la guerra».

Por eso el comunicado de la Casa Blanca puso el acento en el hecho de que Sullivan y el enviado de Xi «subrayaron la importancia de mantener abiertas las líneas de comunicación entre Estados Unidos y China» y definió la discusión sobre la guerra como «sustancial y de alto nivel».