Ecología

Terminan los coches de combustión

Sharing is caring!

Una treintena de países y seis grandes fabricantes se alían para terminar con el coche de combustión a partir de 2035.

MANUEL PLANELLES

Los firmantes se comprometen en la COP26 a dejar de producir a partir de la próxima década turismos y furgonetas que no sean de emisiones cero. Alemania, Francia y España no se adhieren de momento.

Acabar con las ventas de coches de combustión a partir de 2035 en los mercados más importantes del mundo es el objetivo que se ha fijado una alianza de países, fabricantes y otras organizaciones en el marco de la cumbre del clima que se celebra en Glasgow. El sector del transporte es responsable de alrededor del 20% de las emisiones de efecto invernadero mundiales. Y prácticamente el 90% de estas se corresponden con el tráfico por carretera.

La alianza, con un centenar de signatarios, se presenta oficialmente este miércoles en la COP26. Y establece que los firmantes trabajarán para que “todas las ventas de camionetas y automóviles nuevos sean cero emisiones a nivel mundial para 2040, y a más tardar en 2035 en los principales mercados”. Alrededor de una treintena de países están dentro de este acuerdo, que ha encabezado el Reino Unido y al que hasta la noche del martes se habían sumado también otras importantes naciones como Canadá, India, Países Bajos, Austria, Noruega, Chile y Dinamarca. Sin embargo, no estaban presentes EE UU, China, Alemania y Francia. Tampoco España tenía previsto adherirse de momento. En el lado de los fabricantes, seis grandes firmas mundiales —Ford, General Motors, Volvo, Mercedes-Benz, Jaguar Land Rover y la china BYD— se han sumado a la iniciativa.

Este compromiso es compatible con lo que a mediados de octubre, antes de la cumbre, había pedido el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres. En un congreso sobre movilidad sostenible, instó a los países desarrollados a dejar de fabricar coches de combustión a partir de 2035 y al resto a partir de 2040. Además, la Comisión Europea ha propuesto también el fin de este tipo de coches que emitan gases de efecto invernadero —es decir, los de gasolina, diésel, gas natural e híbridos—, a partir de 2035. Sin embargo, la propuesta europea aún tiene que cerrarse en el seno de las instituciones comunitarias y con los gobiernos de los Veintisiete.

Que esté viva esa negociación es lo que ha hecho que algunos importantes miembros de la UE, como España, Alemania y Francia, no se hayan sumado en un primer momento, según fuentes de la delegación española en la COP26. España, en su reciente Ley de Cambio Climático, establece 2040 como el tope para las ventas de coches que no sean de emisiones cero. Y, según recuerdan estas fuentes, la norma contempla que automáticamente se modifique esa fecha y se establezca 2035 si es lo que acuerdan finalmente todas las instituciones europeas.

Al acuerdo presentado el martes también se pueden sumar gobiernos regionales y ciudades, que se comprometen a trabajar para que sus “flotas de automóviles y camionetas propias o alquiladas sean vehículos de cero emisiones como tarde en 2035″. Del mismo modo, los fabricantes que se unen a esta declaración sostienen que trabajarán para que todas sus ventas de furgonetas y turismos sean sin emisiones en “los principales mercados” para 2035 o antes.

Esta alianza, como el resto de las que se están presentando públicamente durante esta cumbre y que está impulsando el Gobierno del Reino Unido, que preside la COP26, no tienen un carácter vinculante al no formar parte de las negociaciones oficiales de la ONU. Como recordaba este martes en la cumbre el experto en políticas climáticas y renovables Niklas Höhne, los anuncios sobre el “fin del carbón o los combustibles fósiles” deben luego reflejarse en políticas nacionales; y en muchos casos no ocurre.

Sin embargo, pese a no tener esa vinculación directa para sus firmantes, este tipo de declaraciones y alianzas también tienen un efecto sobre los inversores, a los que se les lanza un mensaje sobre cuáles son las tecnologías que lo tendrán más complicado en la transición hacia una economía libre de emisiones de efecto invernadero. Refuerzan también la idea de que la movilidad eléctrica es el futuro. Ese mensaje está cada vez más asumido entre la mayoría de la sociedad, como reflejaba una reciente encuesta de 40dB. elaborada para EL PAÍS con motivo de la COP26. El 63% de los españoles encuestados eran partidarios de fijar 2035 como tope para las ventas de coches de combustión. El 60% aseguraba que se compraría un vehículo enchufable —eléctrico puro o híbrido― si tuviera que adquirir un turismo en este momento.

La jornada de este miércoles de la cumbre del clima estará dedicada al transporte. Se espera que se presente algún avance también sobre el tránsito marítimo y terrestre, que en muchas ocasiones no quedan cubiertos por los planes nacionales de recorte de emisiones de efecto invernadero. También está previsto que se presente una iniciativa para vetar las nuevas explotaciones de gas natural y petróleo.

FUENTE: El país