Opinión

Crypto Boom plantea nuevos desafíos para la estabilidad financiera

Sharing is caring!

Por Dimitris Drakopoulos , Fabio Natalucci y Evan Papageorgiou

A medida que los activos criptográficos se afianzan, los reguladores deben intensificar.

Los activos criptográficos ofrecen un nuevo mundo de oportunidades: pagos rápidos y fáciles. Servicios financieros innovadores. Acceso inclusivo a partes del mundo anteriormente «no bancarizadas». Todo es posible gracias al ecosistema criptográfico.

Pero junto con las oportunidades vienen desafíos y riesgos. El último Informe de estabilidad financiera global describe los riesgos que plantea el ecosistema criptográfico y ofrece algunas opciones de políticas para ayudar a navegar en este territorio inexplorado.

El ecosistema criptográfico: ¿qué es, ¿qué está en riesgo?

El valor de mercado total de todos los activos criptográficos superó los $ 2 billones en septiembre de 2021, un aumento de 10 veces desde principios de 2020. Todo un ecosistema también está floreciendo, repleto de intercambios, billeteras, mineros y emisores de monedas estables .

Muchas de estas entidades carecen de prácticas operativas, de gobernanza y de riesgo sólidas. Los intercambios de cifrado, por ejemplo, se han enfrentado a importantes interrupciones durante períodos de turbulencia del mercado.

También hay varios casos de alto perfil de robos de fondos de clientes relacionados con la piratería. Hasta ahora, estos incidentes no han tenido un impacto significativo en la estabilidad financiera.

Sin embargo, a medida que los criptoactivos se vuelvan más comunes, aumentará su importancia en términos de posibles implicaciones para la economía en general.

Los riesgos para la protección del consumidor siguen siendo sustanciales debido a la divulgación y supervisión limitadas o inadecuadas.

Por ejemplo, se han incluido más de 16,000 tokens en varios intercambios y existen alrededor de 9,000 en la actualidad, mientras que el resto ha desaparecido de alguna forma.

Por ejemplo, muchos de ellos no tienen volúmenes o los desarrolladores se han alejado del proyecto. Es probable que algunos se hayan creado únicamente con fines de especulación o incluso de fraude total.

El (pseudo) anonimato de los criptoactivos también crea lagunas de datos para los reguladores y puede abrir puertas no deseadas para el lavado de dinero, así como para el financiamiento del terrorismo. Aunque las autoridades pueden rastrear transacciones ilícitas, es posible que no puedan identificar a las partes de tales transacciones.

Además, el ecosistema criptográfico se encuentra bajo diferentes marcos regulatorios en diferentes países, lo que hace que la coordinación sea más desafiante.

Por ejemplo, la mayoría de las transacciones en los intercambios de cifrado se realizan a través de entidades que operan principalmente en centros financieros extraterritoriales.

Esto hace que la supervisión y el cumplimiento no solo sean un desafío, sino que sean casi imposibles sin la colaboración internacional.

Las monedas estables, que apuntan a vincular su valor generalmente con el dólar estadounidense, también están creciendo a la velocidad del rayo, y su oferta se cuadruplicó a lo largo de 2021 para alcanzar los $ 120 mil millones.

El término » moneda estable «, sin embargo, captura un grupo muy diverso de activos criptográficos y puede ser engañoso.

Dada la composición de sus reservas, algunas monedas estables podrían estar sujetas a corridas, con efectos en cadena para el sistema financiero.

Las corridas podrían estar impulsadas por las preocupaciones de los inversores sobre la calidad de sus reservas o la velocidad a la que se pueden liquidar las reservas para hacer frente a posibles reembolsos.

Desafíos importantes por delante

Aunque el alcance de la adopción de criptoactivos es difícil de medir, las encuestas y otras medidas sugieren que las economías de mercados emergentes y en desarrollo pueden estar liderando el camino. En particular, los residentes en estos países aumentaron drásticamente sus volúmenes de comercio en los intercambios de cifrado en 2021.

De cara al futuro, la adopción generalizada y rápida puede plantear desafíos importantes al reforzar las fuerzas de dolarización en la economía, o en este caso la criptoización, donde los residentes comienzan a usar criptoactivos en lugar de la moneda local.

La criptoización puede reducir la capacidad de los bancos centrales para implementar eficazmente la política monetaria.

También podría crear riesgos para la estabilidad financiera, por ejemplo, a través de los riesgos de financiamiento y solvencia que surgen de los descalces de monedas, así como amplificar la importancia de algunos de los riesgos mencionados anteriormente para la protección del consumidor y la integridad financiera.

Las amenazas a la política fiscal también podrían intensificarse, dado el potencial de los criptoactivos para facilitar la evasión fiscal. Y el señoreaje (las ganancias derivadas del derecho a emitir moneda) también puede disminuir.

El aumento de la demanda de activos criptográficos también podría facilitar las salidas de capital que afectan el mercado de divisas.

Por último, una migración de la actividad de «minería» criptográfica fuera de China a otros mercados emergentes y economías en desarrollo puede tener un impacto importante en el uso doméstico de energía, especialmente en países que dependen de formas de energía más intensivas en C0 2, así como en aquellos que subsidiar los costos de la energía, dada la gran cantidad de energía necesaria para las actividades mineras.

Acción política

Como primer paso, los reguladores y supervisores deben poder monitorear los rápidos desarrollos en el ecosistema criptográfico y los riesgos que crean al abordar rápidamente las brechas de datos. La naturaleza global de los criptoactivos significa que los legisladores deben mejorar la coordinación transfronteriza para minimizar los riesgos del arbitraje regulatorio y garantizar una supervisión y aplicación efectivas.

Los reguladores nacionales también deben priorizar la implementación de los estándares globales existentes. Los estándares centrados en los activos criptográficos se limitan actualmente en su mayoría al lavado de dinero y propuestas sobre exposiciones bancarias. Sin embargo, otras normas internacionales, en áreas como la regulación de valores, así como pagos, compensación y liquidación, también pueden ser aplicables y necesitan atención.

A medida que crece el papel de las monedas estables, las regulaciones deben ser proporcionales a los riesgos que representan y las funciones económicas a las que sirven. Por ejemplo, las reglas deben estar alineadas con entidades que ofrecen productos similares (por ejemplo, depósitos bancarios o fondos del mercado monetario).

En algunos mercados emergentes y economías en desarrollo, la criptoización puede estar impulsada por una credibilidad débil del banco central, sistemas bancarios vulnerables, ineficiencias en los sistemas de pago y acceso limitado a los servicios financieros.

Las autoridades deben priorizar el fortalecimiento de las políticas macroeconómicas y considerar los beneficios de emitir monedas digitales del banco central y mejorar los sistemas de pago.

Las monedas digitales de los bancos centrales pueden ayudar a reducir las presiones de la criptoización si ayudan a satisfacer la necesidad de mejores tecnologías de pago.

A nivel mundial, los responsables de la formulación de políticas deberían priorizar la realización de pagos transfronterizos de forma más rápida, económica, transparente e inclusiva a través de la Hoja de ruta de pagos transfronterizos del G20.

El tiempo es esencial y la acción debe ser decisiva, rápida y bien coordinada a nivel mundial para permitir que fluyan los beneficios pero, al mismo tiempo, también abordar las vulnerabilidades.