Ecología

Día Internacional para la Preservación de la Capa de Ozono 2021

Sharing is caring!

Una fecha clave para no olvidar que, si esta fina capa que recubre a nuestro planeta desaparece, la Tierra perdería sus condiciones mínimas de habitabilidad.

¿Por qué es importante protegerla?

La capa de Ozono es una delgada película que se encuentra en la atmósfera y protege a los ecosistemas y a los seres vivos que los integran, de los dañinos rayos ultravioleta que emite el sol. A fines de la década de 1970, los científicos descubrieron que muchas de las actividades humanas, como el empleo de aerosoles, refrigeradores y acondicionadores de aire contribuían a que esta capa perdiera grosor y aparecieran en ella ‘agujeros’.

Las consecuencias de nuestra forma de vida han hecho que dichos agujeros cambien de tamaño y cuanto más grandes son, en las zonas afectadas se producen aumentos de las patologías asociadas a la exposición cutánea a los rayos UVA: como los diferentes tipos de cáncer de piel y las cataratas, pero también se producen diversas disrupciones en los ciclos de los ecosistemas expuestos.

¿Cómo se generan los agujeros?

Día Internacional para la Preservación de la Capa de Ozono 2021

Los halocarbonos son más perjudiciales para la capa de ozono. Estos son productos químicos que se emplean con mucha frecuencia y para varios tipos de usos y están compuestos por uno o más átomos de carbono unidos a uno o más átomos de alguno de los halógenos más comunes: flúor, yodo, bromo o cloro. Las peores, de dichas sustancias son el bromuro de metilo, el tetracloruro de carbono y el metilcloroformo.

Combatiendo los agujeros

Desde que se descubrió el problema se comenzó a trabajar para combatirlo. En 1985, los gobiernos de casi todos los países del mundo aprobaron la Convención de Viena para Protección de la Capa de Ozono (que entró en vigor en septiembre de 1988). En 1987 políticos, científicos e industriales se unieron para prohibir el empleo del 99% de las sustancias mencionadas, en el marco del Protocolo de Montreal.

En 1994 la Asamblea General de la ONU proclamó el 16 de septiembre como el día dedicado a la capa de ozono, conmemorando el aniversario de la firma del Protocolo de Montreal. Además, se alentó a los Estados miembros a actuar de manera concreta y de conformidad con los objetivos del Protocolo y la Convención.

A día de hoy, la gobernanza global acompañada de las acciones individuales y colectivas, siempre de la mano de la ciencia, son las únicas herramientas que se pueden emplear para enfrentar los grandes desafíos actuales, especialmente los de corte medioambiental. Preservar la capa de ozono es uno de ellos.

Por Sandra MG para ‘ECOticias.com