Internacionales

George Clooney a favor de la educación pública

Sharing is caring!

El actor, director y productor estadounidense George Clooney está impulsando la creación de una escuela pública en Los Angeles para enseñar a los adolescentes «la artesanía de Hollywood», que abarque desde la iluminación hasta los efectos especiales.

El objetivo, subrayó la estrella, es diversificar y responder de manera constructiva al movimiento #HollywoodSoWhite.
Es la nueva causa propugnada por Clooney junto con las actrices Eva Longoria y Kerry Washington, junto a una larga lista de luminarias del cine y la televisión.

La idea se le ocurrió a Clooney en las últimas semanas e inmediatamente se encontró con un amplio consenso entre sus pares.

Y así en unos días tomó forma la Escuela de Producción de Cine y Televisión Roybal, que inicialmente tendrá 120 alumnos.

El plan de estudios de la escuela estará definido por profesores y profesionales de la industria cinematográfica.
La escuela tiene prevista abrir sus puertas en el otoño de 2022 con un presupuesto de 7 millones de dólares y pasantías en todos los niveles para garantizar que las lecciones en el aula encuentren una aplicación real inmediata.

«Pensamos que iba a ser un proceso largo. En cambio, nos encontramos abriendo una puerta», dijo Clooney al New York Times al dar a conocer su iniciativa, que marca un punto de inflexión en el compromiso de la industria del entretenimiento con la comunidad.

Hasta hace unos años, de hecho, los artistas socialmente activos se limitaban a raras apariciones en las escuelas y, más aún, a firmar cheques de los institutos de élite a los que asisten sus hijos.

Recientemente, sin embargo, la tendencia ha cambiado debido a la pandemia que ha golpeado fuertemente al distrito escolar de Los Angeles, el segundo más grande de Estados Unidos con un 80% de estudiantes viviendo en la pobreza y 100.000 de ellos inmigrantes, comprometidos con estudiar inglés.

En este contexto y ante el empuje de #HollywoodSoWhite, la industria del entretenimiento ha cambiado de ritmo y ha decidido ser más activa a la hora de devolver, al menos en parte, la fortuna acumulada en Los Ángeles.

La estrecha colaboración entre la industria del entretenimiento y la educación está relacionada en gran medida con el superintendente escolar de Los Angeles, Austin Beutner, quien la fomentó con un enfoque filantrópico.

Pero no todo el mundo está entusiasmado con la idea, al considerar que la caridad no es un sustituto de la justicia social y no resuelve el problema de fondo.

Sin embargo, es la respuesta que encontraron más a mano los partidarios de iniciativas como la de Clooney, de un primer paso para brindar a los niños interesados las herramientas para comenzar a trabajar de inmediato y ayudar a sus familias. (ANSA).