Ecología

Reciclaje: seamos responsables de nuestros desechos peligrosos

Sharing is caring!

Reciclaje: seamos responsables de nuestros desechos peligrosos

Aunque creamos que los desechos peligrosos solo son aquellos que se llevan en grandes contenedores o tanques, con medidas de seguridad extremas y carteles de radiactivo o altamente tóxico, en realidad la peligrosidad campa a sus anchas en nuestros propios hogares y no siempre somos conscientes de ello.

Algunos de los componentes de muchos de los aparatos que usamos habitualmente (móviles, tabletas, libros electrónicos, ordenadores, electrodomésticos, asistentes de voz y un enorme etc.) contienen elementos de gran peligrosidad de los que generalmente ignoramos su presencia, pero que no los veamos no implica que no estén ahí.

Los medicamentos y drogas, las jeringuillas, las baterías y pilas, los tubos fluorescentes, los restos de pinturas, barnices, lacas, los productos de limpieza específica (metales, grasas, etc.), los aditivos para las piscinas, los aceites y lubricantes, los pesticidas y herbicidas químicos y muchos elementos más, pueden ser focos tóxicos y provocar incidentes muy desagradables y en casos extremos, hasta mortales.

Resulta muy importantes que todas estas sustancias, objetos y productos se guarden bajo estrictas medidas de seguridad, especialmente en casas en las que se tienen niños y/o mascotas, ya que estos desconocen el grado de peligrosidad que pueden tener y los riesgos que corren al entrar en contacto con ellos.

¿Cómo los desecho correctamente?

Empecemos por lo que NO hay que hacer: tirarlos a la basura, volcarlos en lavabos, wáteres, alcantarillado público o privado o almacenarlos sin etiquetar y olvidarse de ellos. Hablamos de elementos peligrosos, que podrían ser corrosivos, venenosos y hasta radiactivos, por lo que cualquiera de estas acciones sería sumamente perjudicial para el medio ambiente y para otras personas.

En el caso de los medicamentos, hay puntos en las farmacias donde es posible desecharlos, con la tranquilidad de que serán destruidos de forma correcta. Los aceites de todo tipo deben depositarse en los contenedores de color naranja, desde donde serán llevados a procesar. También hay contenedores especiales para los focos eléctricos y las baterías.

La basura electrónica y los aparatos eléctricos, junto con muebles, ropas u objetos en desuso se tienen que depositar en los Puntos Limpios, para que sean recuperados y reciclados de manera correcta, evitando que haya rupturas de estos objetos y generen contaminación ambiental.

La regla general es que, si tienes dudas, lo mejor es llevar tus desechos al Punto Limpio: envases que contengan restos gaseosos, sólidos o líquidos que no sea posible reutilizar, baterías y neumáticos de coches, radiografías antiguas, escombros y restos de madera, plástico y metal de construcción, residuos de podas, espejos, adornos y mucho más.