COVID: Trombosis sin vacunarse

Un giro en la mirada médica de los efectos del SARS-CoV-2

Sharing is caring!

EPA/FERNANDO BIZERRA

El SARS-CoV-2, el virus del Covid-19, puede causar, a partir de los coágulos, una obstrucción de la circulación de la sangre con una frecuencia que debe ser atendida por los médicos, aún antes que las complicaciones respiratorias de la enfermedad.

Y justamente por esto es que una red de expertos brasileños, en un artículo publicado en la revista científica Memorias, del Instituto de Investigación Oswaldo Cruz, propone que el Covid-19 sea la primera infección clasificada como fiebre viral trombótica.

Hoy, en cambio, está clasificada como SARS, esto es como Síndrome Respiratorio Agudo Grave. La trombosis (rarísima entre los vacunados con AstraZeneca) se convierte en un elemento central de la enfermedad, advierten estos expertos.
La cuestión trombosis es todavía central en la gestión de las enfermedades y, como recordaron además hematólogos italianos en ocasión de la reciente jornada dedicada a la prevención de la afección, el riesgo de desarrollar una trombosis luego de ser vacunado contra el virus SARS-CoV-2 es muy rara, contrariamente a aquellos que se enferman y son internados en un hospital con Covid diagnosticado.

Los casos de trombosis verificados en enfermos de Covid en un hospital fueron el 28-29%, mientras aquellos por trombosis cerebral señalados luego de la vacuna AstraZeneca alcanzaron 7%, más de 4 en forma atípica, por un total de 4 decesos, un riesgo extremadamente raro.

El trabajo está firmado por especialistas en terapia intensiva, cardiología, hematología, virología, patología, inmunología y biología molecular que trabajan en seis institutos de asistencia sanitaria e investigación científica en Brasil.

«El nombre Covid-19 nos dice muy poco acerca del verdadero significado de la enfermedad -explican los estudiosos-. Nuestra propuesta es más completa: pretende encuadrar al Covid-19 en una terminología más clínica, haciendo una analogía con la fiebre hemorrágica viral».

Este coronavirus infecta las células endoteliales y la inflamación del tejido favorece un estado de hiper-coagulación.
«Hemos hallado pruebas irrefutables en la literatura» científica «actual de que el Covid-19 es la primera afección viral que puede ser etiquetada como fiebre trombótica viral», escriben los investigadores en la revista.

«Las infecciones de Covid-19 promueven notables interacciones entre el endotelio, la coagulación y la respuesta inmunitaria, creando un background en grado de promover una ‘tempestad trombótica’, mucho más que una tempestad de citoquinas», puntualizan.

«En pacientes hospitalizados observamos manifestaciones trombóticas, no obstante la habitual práctica clínica de la tromboprofilaxis (recaudos médicos para evitarla, NDR)», enseña el primer autor del artículo, Rubens Costa Filho.
Los estudiosos brasileños llaman la atención sobre un test que sería de fácil acceso, la tromboelastometría rotacional que evalúa las propiedades viscoelásticas de la sangre, con la interacción entre plaquetas, células sanguíneas y factores de coagulación.

Esta técnica, según los investigadores, puede reconocer la hipercoagulación en los pacientes afectados por Covid-19.
«La evaluación de los parámetros de la coagulación es importante al menos en cuanto a la valoración de los parámetros respiratorios en los pacientes con Covid-19», aclara Marcelo Pelajo Machado, uno de los autores del artículo.

Y como potencial blanco terapéutico la nota evidencia una enzima viral llamada MPRO, que tiene una interacción con los fármacos anticoagulantes. (ANSA).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *