Internacionales

FACEBOOK: Contra la prensa

Sharing is caring!

EPA/LUKAS COCH AUSTRALIA AND NEW ZEALAND OUT

Facebook bloqueó las páginas de los medios de prensa australianos, en desafío al gobierno de ese país y en dura respuesta a un proyecto de ley con media sanción que propone que esa red social y Google, deberán pagar a las empresas de noticias por el contenido que se publica en sus plataformas.

La acción del gigante del espacio virtual desató una feroz crítica del gobierno australiano y una reacción sin precedentes de los usuarios en las redes.

El primer ministro australiano, Scott Morrison, respondió con dureza a la decisión de Facebook, definiéndola como «arrogante y decepcionante». La BBC informa.

«Las acciones de Facebook de retirar la amistad a Australia, cortando información esencial de servicios de salud y de emergencia han sido tan arrogantes como decepcionantes (…) No seremos intimidados por grandes empresas tecnológicas que intentan presionar a nuestro Parlamento», disparó el premier.

Simon Milner, responsable de políticas públicas de Facebook en Asia Pacífico, afirmó a la cadena pública de televisión ABC que estos servicios (datos sobre salud y otros, NDR) se vieron afectados por el corte debido a la «vaguedad» con que el Parlamento australiano definió lo que son noticias, lo que provocó el desajuste en el algoritmo.

«Una de las críticas que teníamos sobre la ley que fue aprobada por la Cámara de Representantes ayer es que la definición de noticia es increíblemente amplia y vaga», señaló Milner, quien insistió en que su empresa está corrigiendo esos errores.

El bloqueo, insistió el premier Morrison, confirma «la preocupación que un número creciente de países están expresando sobre el comportamiento de las grandes empresas tecnológicas que creen que son más grandes que los gobiernos y que las normas no les atañen».

«Puede que estén cambiando el mundo, pero eso no significa que lo gobiernen», afirmó Morrison con mayor vehemencia. «Estoy discutiendo con otros líderes de otros países la cuestión. No nos dejaremos intimidar», avisó luego.

La empresa que encabeza Mark Zuckerberg dijo en un comunicado que existen «desacuerdos fundamentales» sobre la ley que la Cámara de Representantes y que llegará la semana que viene al Senado.

Por eso, decidió «restringir la capacidad de los editores y el resto de las personas en Australia para compartir o leer contenidos noticiosos producidos por medios australianos o internacionales», amplió el mensaje.

Es decir, todas las noticias producidas por medios australianos quedarán vetadas en Facebook y, además, aquellas producidas por medios de afuera de Australia no serán visibles para los usuarios de ese país.

Si se entra a la página de Facebook de cualquier medio australiano aparece la leyenda «Aún no hay publicaciones». Una reprimenda nunca antes vista.
Pero, Facebook se enfrenta a una masiva campaña en su contra por la prohibición a los usuarios en Australia de que compartan y lean noticias en la red social.

«Borren Facebook», «Boicot a Zuckerberg» y «Facebook Tenemos Que Hablar» comenzaron a ser tendencia este jueves en Twitter mientras la furia por la medida se extiende en varios países del mundo.

David Cicilline, miembro de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, dijo que «Facebook no es compatible con la democracia», dado que también se instó a la gente a renunciar a Instagram y WhatsApp porque la empresa de Mark Zuckerberg los posee.

El exdirector ejecutivo de Facebook Stephen Scheeler apoyó el boicot a la plataforma y alentó a los australianos a eliminar la aplicación como protesta.

El proyecto de ley, impulsado por la Comisión Australiana de Competencia y Consumidores (ACCC) obligaría a Google y Facebook a pagar a los medios de comunicación por usar su contenido en sus buscadores y plataformas sociales.

El precio a pagar no dependería solo de la capacidad de negociación de cada medio con las empresas tecnológicas, sino que iría a un arbitraje externo si no hubiera acuerdo.

William Easton, gerente de Facebook para Australia y Nueva Zelanda, sostuvo que la ley falla en reconocer la naturaleza de la relación entre la plataforma y los medios.

«Al contrario de lo que algunos sugirieron, Facebook no roba contenido noticioso. Los medios eligen publicar sus notas en Facebook porque encuentran nuevos lectores, consiguen suscriptores y mejoran sus ingresos. Las organizaciones de noticias no usarían Facebook si no contribuyera a su rentabilidad», disparó. (ANSA).