Internacionales

PORTUGAL: Parlamento aprobó la eutanasia

Sharing is caring!

EPA/MIGUEL A. LOPES

El parlamento portugués aprobó la eutanasia, con 136 votos a favor, 78 en contra y 4 abstenciones, informó el Diario de Noticias. (ANSA).

El Parlamento de Portugal aprobó de manera definitiva la ley de la eutanasia, incluso aunque 10 diputados del Partido Socialista se mostraron en contra, como también 56 de las filas conservadoras del PSD. Era el último eslabón para sacar adelante tal normativa, probablemente en un contexto nada adecuado porque muere una persona cada cinco minutos en el país vecino a consecuencia de la pandemia del coronavirus.

También los comunistas se decantaron por el «no», al igual que el CDS y Chega, similar a Vox. Pero no pudieron contrarrestar el peso del grueso de los socialistas, apoyados por sus socios del Bloco de Esquerda.

La controvertida sesión se produjo después de que la Federación Portuguesa por la Vida recogiera miles de firmas desde hace casi un año y después de que la regulación pasara por varias comisiones parlamentarias.

Ya entonces pudo escucharse el clamor de miles de personas, que se manifestaron a la entrada del Parlamento en contra de la eutanasia, con pancartas en las que podían leerse mensajes como «Vida sí, muerte no». Fue justo antes de que Portugal declarase que se había producido el primer caso oficial por coronavirus el 2 de marzo de 2020.

Durante el debate pudieron escucharse frases de impacto. Por ejemplo, André Coelho Lima, de los conservadores del PSD, dijo: «La muerte es un sufrimiento, mucho más para quien se queda que para quien parte. Por eso pregunto, ¿debemos nosotros, para evitar nuestro sufrimiento psicológico, imponer un sufrimiento físico a quien no quería padecerlo? Pienso claramente que no». Su partido se mostraba dividido con respecto al asunto, con diputados a favor (incluido su presidente, Rui Río) y otros en contra.

De hecho, su colega Claudia Bento señaló: «No es aceptable colocar la eutanasia cuando el Sistema Nacional de Salud está tan frágil», mientras que Sofía Matos pronunció estas palabras: «No puedo dejar de reclamar para estas personas aquello que reclamo para mí, que es poder escoger».

Por su parte, el comunista Antonio Filipe expresó con rotundidad: «La muerte es inevitable, no un derecho fundamental. Si fuese un derecho, no sería lícito hacer depender la anticipación de la muerte de la decisión de terceros». Todo lo contrario que Moisés Ferreira, del Bloco de Esquerda: «Se trata de la libertad de la persona para decidir cómo va a pasar los últimos momentos de su vida. La vida es un derecho, pero no una obligación más allá del sufrimiento».

«En este país es particularmente chocante instituir la eutanasia. Más vale ser un emisario de la cautela y del miedo que un emisario de la muerte», manifestó el líder parlamentario del CDS (Centro Democrático y Social).

En cuanto al flanco socialista, Porfirio Silva explicó: «Nadie decide morir porque sí ni a la ligera», mientras que su compañero Pedro Delgado recalcó: «El juicio no debe ser mío ni suyo, debe ser de cada persona, igual que ahora lo es cada diputado de la Asamblea de la República».

ABC