Internacionales

EEUU: 4 muertos en el asalto al Congreso por simpatizantes de Trump

Sharing is caring!

EPA/MICHAEL REYNOLDS

Cuatro personas murieron este martes en Washington DC durante el asalto al Capitolio de centenares de simpatizantes del presidente Donald Trump.

Así lo anunció la alcaldesa de Washington DC, Muriel Bowser, la noche del martes.

Bowser dijo que una mujer que forzó la entrada al Congreso recibió un disparo al ingresar a la sala donde el Congreso sesionaba para certificar el triunfo electoral de Joe Biden, que el 20 de enero será juramentado como presidente.

Los seguidores de Trump fueron enfrentados por agentes de seguridad vestidos de civiles. Uno de ellos sacó el arma y disparó.

La mujer fue traslada al hospital, donde se declaró su fallecimiento. No se han dado los datos de su identidad de forma oficial.

El Capitolio de Estados Unidos se sumió este miércoles en el caos y la violencia cuando cientos de seguidores pro Donald Trump invadieron el edificio y al menos una persona terminó muerta por un disparo, lo que obligó al Senado a evacuar a todos y al vicepresidente Mike Pence a ser conducido a un lugar seguro.

La escena frenética después de que los alborotadores rompieron las barricadas obligaron al Congreso a evacuar partes del edificio y a pausar abruptamente un evento ceremonial para consagrar el triunfo de Joe Biden en las elecciones del 3 de noviembre.

En un momento dramático, los oficiales de policía sacaron armas mientras los alborotadores intentaban irrumpir en la Cámara.

Se lo pudo ver a Pence, que presidía la sesión conjunta del Congreso, salir corriendo de la cámara del Senado en medio de los sonidos de multitudes de partidarios de Trump que rodeaban el Capitolio.

Pence y el senador Charles Grassley, republicano por Iowa, presidente provisional del Senado, fueron llevados a un lugar seguro, dijo un senador a NBC News.

Una mujer recibió un disparo dentro del Capitolio de parte de un miembro de las fuerzas del orden y luego murió, confirmaron fuentes locales.

El presidente saliente Donald Trump, lejos de admitir su derrota, tuiteó que «estas son las cosas y los eventos que suceden cuando una victoria electoral sagrada y aplastante es despojada de manera tan brutal y sin ceremonias».

«Vete a casa con amor y en paz. ¡Recuerda este día para siempre!», agregó a sus partidarios.

Poco antes, Trump había enviado un video grabado a través de su cuenta, donde afirmaba a sus seguidores que irrumpieron en el Capitolio: «Sé que están doloridos por cómo nos robaron la elección, pero es tiempo de que vayan a casa en paz».

«Esta fue una elección fraudulenta, pero no podemos hacerle el juego a esta gente. Necesitamos paz, así que vayan a casa. Los queremos, son muy especiales», continuó el presidente saliente.

Las puertas del Senado fueron cerradas con llave y se les dijo a los senadores que se mantuvieran alejados del área. Se cerraron las puertas de la Cámara y se vio a algunos legisladores rezando, confirmaron testigos.

La alcaldesa de Washington DC, Muriel Bowser, ordenó un toque de queda de 12 horas en la ciudad a partir de las 18 hora local.

Twitter y otros canales de redes sociales se inundaron de imágenes de manifestantes peleando con agentes de policía, y hubo múltiples informes de disturbios dentro del Capitolio cuando algunos alborotadores rompieron ventanas, derribaron puertas y se posaron en la cámara del Senado.

Las fuerzas especiales confirmaron que encontraron varios artefactos explosivos improvisados en los terrenos del Capitolio.

Se recuperaron además cinco armas y se realizaron alrededor de 13 arrestos, dijo la policía de DC. Ninguna de las personas era residente del distrito.

Las imágenes de los enfrentamientos estaban plagadas de inquietantes símbolos de odio: una foto de una soga que había sido colgada en el lado oeste del Capitolio, mientras varios manifestantes ondeaban banderas confederadas o usaban gestos de poder blanco.

Cuando la violencia se había vuelto incontenible, Trump ordenó a la Guardia Nacional que se dirija al Capitolio. También el FBI fue desplegado, así como el Servicio de Alguaciles nacional.

El líder de la minoría de la Cámara de Representantes Kevin McCarthy, republicano por California, confirmó que se habían realizado disparos dentro del Capitolio. Calificó el caos como «antiestadounidense».

«No podemos estar de acuerdo, pero no debemos llevarlo a este nivel. La gente está siendo herida. Esto es inaceptable», señaló.

El presidente electo Joe Biden le pidió a Trump que salga por televisión para «cumplir su juramento y defender la Constitución y exigir el fin de este asedio».

«No es protesta. Es insurrección», dijo. «Las palabras de un presidente importan, no importa cuán buenas o malas sean». (ANSA).