Sharing is caring!

Por Samuel Pienknagura, Jorge Roldós y Alejandro Werner

COVID-19 ha golpeado a América Latina y el Caribe con más fuerza que a otras partes del mundo, tanto en términos humanos como económicos.

El costo humano relativamente alto es evidente: con solo el 8.2 por ciento de la población mundial, la región tenía el 28 por ciento de los casos y el 34 por ciento de las muertes, a fines de septiembre.

Nuestra nueva Perspectiva económica regional: Hemisferio occidental proyecta una contracción del PIB real del 8,1 por ciento en 2020.

A diferencia de recesiones anteriores, el empleo se contrajo más fuertemente que el PIB en el segundo trimestre de 2020, un 20 por ciento en promedio para los cinco países más grandes y hasta 40 por ciento en Perú.

Dos características estructurales de las economías de América Latina y el Caribe contribuyeron al impacto económico relativamente mayor: comparativamente más personas trabajan en actividades que requieren una proximidad física cercana y menos personas tienen trabajos en los que el teletrabajo es factible.

Casi el 45 por ciento de los trabajos se encuentran en sectores de contacto intensivo (como restaurantes, tiendas minoristas o transporte público), en comparación con poco más del 30 por ciento para los mercados emergentes.

A la inversa, solo uno de cada cinco trabajos se puede realizar de forma remota, la mitad de la participación de las economías avanzadas y por debajo del promedio mundial emergente (26 por ciento).

Estas dos características, además del alto grado de informalidad y pobreza, y combinadas con una menor turbulencia comercial y financiera causada por la debilitada economía mundial, contribuyeron al colapso histórico de la actividad.

Gráfico 1

Recuperación desigual…

La actividad económica comenzó a recuperarse en mayo, ayudada por la relajación gradual de los bloqueos, la adaptación de los consumidores y las empresas al distanciamiento social, el considerable apoyo político en algunos países y un entorno externo mejorado.

Sin embargo, las tasas aún elevadas de contagio y muerte han contribuido a un proceso de reapertura relativamente lento, debido a las preocupaciones persistentes sobre la débil capacidad gubernamental y la resiliencia de los sistemas de salud.

Algunos países (Brasil, Costa Rica, Uruguay) experimentaron contracciones menos pronunciadas y en julio estaban cerca de sus tendencias de enero.

Muchos, especialmente en Centroamérica, se vieron favorecidos por un fuerte repunte de las remesas y las exportaciones, junto con los bajos precios del petróleo.

Otros, por ejemplo Ecuador y Perú, experimentaron colapsos relativamente grandes y la actividad aún se mantuvo moderada en julio.

gráfico 2

Dependiendo del turismo para entre el 20 y el 90 por ciento del PIB y el empleo, los países del Caribe fueron los más afectados.

A pesar de ser relativamente exitoso en contener la propagación del virus, la interrupción repentina de las llegadas de turistas y los cierres locales fue equivalente a un paro cardíaco para sus economías.

… con cicatrices profundas

En el segundo trimestre, Brasil, Chile, Colombia, México y Perú perdieron un total de 30 millones de puestos de trabajo, y las trabajadoras, los jóvenes y las trabajadoras con bajo nivel educativo se vieron especialmente afectados.

Aunque se recuperarán muchos puestos de trabajo a medida que se reanude la actividad, las estimaciones actuales apuntan a pérdidas de ingresos duraderas, lo que podría revertir algunos de los avances sociales logrados hasta 2015.

Se prevé que la pobreza aumente significativamente, agravando la desigualdad de ingresos, que ya se encuentra entre las más altas del mundo antes de la pandemia .

Se espera que la recuperación se prolongue. Nuestro pronóstico es un crecimiento del 3.6 por ciento en 2021.

La mayoría de los países no volverán al PIB prepandémico hasta 2023, y al ingreso real per cápita hasta 2025, más tarde que en cualquier otra región.

El panorama dependerá de cómo la pandemia impacte la demanda externa e interna, y cómo las cicatrices dejadas por la crisis afecten la capacidad de producción de la región.

La recuperación prolongada e incierta de la economía mundial significa un panorama sombrío para las exportaciones.

A nivel nacional, el consumo de bienes y servicios intensivos en contacto probablemente disminuirá hasta que se controle la pandemia, y los niveles de ingresos podrían permanecer moderados incluso después.

La debilidad de la demanda y la incertidumbre resultantes frenarán la inversión a medio plazo.

Algunas pérdidas de empleo pueden volverse permanentes, reduciendo el crecimiento potencial, especialmente donde el apoyo fiscal ha sido tímido.

gráfico 3

Prioridades políticas

Las acciones políticas audaces de muchos gobiernos fueron fundamentales para mitigar el impacto económico y social de la pandemia, pero dejan un legado de mayor deuda pública y privada.

Las políticas deben seguir centradas en contener la pandemia y consolidar la recuperación.

Debe evitarse la retirada prematura del apoyo fiscal. Sin embargo, un mayor apoyo debe ir acompañado de compromisos explícitos, legislados y claramente comunicados para consolidar y reconstruir las defensas fiscales a mediano plazo.

Una vez que la pandemia esté controlada y la recuperación esté en marcha, estos compromisos deberán ejecutarse, lo que implica el fortalecimiento de los anclajes de mediano plazo.

Las reformas estructurales fiscales también deben apuntar a mejorar los estabilizadores automáticos, las redes de seguridad social y el acceso a la salud y la educación, preservando al mismo tiempo la inversión pública.

La regulación financiera deberá abordar los posibles riesgos para la estabilidad financiera que surgen de la crisis.

La proporción de deuda corporativa en riesgo (cuando las ganancias son menores que los gastos por intereses), se ha duplicado del 14 por ciento en diciembre pasado al 29 por ciento en junio, y podría aumentar más en 2021, en un escenario adverso.

La reestructuración de la deuda será fundamental para recuperar la salud financiera de empresas viables.

Para los inviables, se necesitarán marcos de quiebra eficientes y equitativos que distribuyan las pérdidas entre inversores, acreedores, propietarios, trabajadores y el gobierno.

A pesar del deterioro de los balances corporativos, los bancos latinoamericanos se mantienen resistentes.

Los bancos entraron en la pandemia con una base relativamente sólida, con amplios colchones de capital y liquidez y bajos préstamos en mora.

La mayoría podría mantener los coeficientes de capital requeridos, incluso en un escenario de deterioro.

Sin embargo, a medida que se recupere la actividad, los bancos deberán reconstruir el capital para garantizar la estabilidad financiera a mediano plazo.

Los países deben vigilar las instituciones más débiles en caso de que una pandemia persistente provoque una recesión más prolongada y grave.

Una recuperación más débil de lo esperado y una pandemia más persistente impondrán opciones más difíciles para los gobiernos.

Las cicatrices y el menor crecimiento potencial del PIB se suman a los desafíos políticos a corto plazo.

Si bien algunas reformas estructurales pueden respaldar la confianza y la recuperación, especialmente si logran sentar las bases para un crecimiento más sostenible e inclusivo en el futuro, los legados de la pandemia nublan una perspectiva ya incierta para la región.