Sharing is caring!

Por Alfred Kammer

La pandemia está cobrando un gran precio en Europa. Más de 240.000 personas han perdido la vida.

Millones han sufrido la enfermedad ellos mismos, la pérdida de seres queridos o una interrupción importante en su trabajo, sus negocios y su vida diaria.

El impacto económico de la pandemia ha sido enorme

Nuestras últimas Perspectivas económicas regionales para Europa pronostican una caída del 7 por ciento en el PIB europeo en 2020.

La recuperación de esta crisis será desigual y parcial. Si bien se prevé que el PIB real se recupere en un 4,7 por ciento en 2021, aún sería inferior en un 6,3 por ciento para 2021 en relación con nuestras proyecciones prepandémicas, lo que implica una pérdida del PIB de casi 3 billones de euros. Gran parte de esta pérdida no se recuperará a medio plazo.

Una respuesta política sin precedentes, tanto en rapidez como en escala, impidió un resultado más devastador.

Para dar solo un ejemplo: estimamos que al menos 54 millones de puestos de trabajo han sido respaldados en algún momento por planes de retención de empleo en Europa.

Esto ha mantenido a flote a muchas familias y empresas en estos tiempos difíciles.

Las políticas a escala de la UE también marcaron la diferencia. Los riesgos siguen siendo importantes y están aumentando a medida que se intensifica una segunda ola de infecciones.

Dada la considerable incertidumbre, las políticas deben seguir apoyando decididamente la recuperación.

La respuesta europea

Una respuesta política decisiva protegió los ingresos y la capacidad productiva de la economía.

La política fiscal hizo el trabajo pesado. Estimamos que el tamaño promedio de las medidas fiscales discrecionales anunciadas para 2020 fue del 6.2 por ciento del PIB para las economías avanzadas de Europa y del 3.1 por ciento del PIB para sus economías emergentes.

Este apoyo discrecional se sumó a los poderosos estabilizadores automáticos de Europa. Una gran parte de los paquetes fiscales se utilizó para programas de retención de puestos de trabajo y apoyo a la liquidez de las empresas. Estos programas tuvieron un gran éxito en limitar el alcance de la destrucción de puestos de trabajo y evitaron una cascada de quiebras y cierres de bancos.

La política monetaria y las políticas macroprudenciales fueron fundamentales para brindar condiciones favorables de financiamiento para todos los sectores de la economía.

Los recortes de las tasas de política, la compra de activos, la flexibilización de las condiciones en las que los bancos pueden obtener liquidez y la reducción del capital bancario y las reservas de liquidez ayudaron a garantizar el flujo de crédito, especialmente para las pequeñas y medianas empresas.

Y las políticas monetarias altamente acomodaticias del Banco Central Europeo y otras economías de moneda de reserva tuvieron poderosos efectos de contagio internacionales, lo que facilitó las condiciones monetarias, incluso en Europa emergente. La financiación de emergencia del FMI ayudó a seis países europeos.

Estas intervenciones políticas contribuyeron a evitar una recesión aún más profunda y cicatrices económicas duraderas en la economía europea. Para las economías de la UE, estimamos que sin las acciones políticas y el fuerte apoyo de la UE, la actividad económica podría haber sido 3-4 puntos porcentuales adicionales del PIB más baja en 2020.

Lecciones y desafíos

Los responsables de la formulación de políticas deben hacer todo lo posible para contener la pandemia y su daño económico, y no retirar el apoyo prematuramente para evitar que se repita el error de la crisis financiera mundial. Con el tiempo, el apoyo debería ser más específico y también más flexible para facilitar la reasignación de recursos y la transformación de la economía.

La protección de la salud de las personas sigue siendo imperativa, incluso mediante la cooperación internacional.

Los programas de apoyo a los ingresos y de retención de puestos de trabajo deben mantenerse. A medida que la pandemia evoluciona y la economía comienza a recuperarse, los programas deben adaptarse desde la protección de empleos hacia el apoyo a los trabajadores, incluso a través de programas de reciclaje.

Para las empresas, las políticas ahora deben ir más allá del apoyo a la liquidez y garantizar que las empresas insolventes pero viables puedan permanecer en el negocio.

Nuestro informe encuentra que en las economías avanzadas alrededor de un tercio del déficit de solvencia inducido por la pandemia podría abordarse mediante políticas anunciadas, como subsidios salariales, subvenciones o devoluciones de impuestos.

En Europa emergente, es solo alrededor de una cuarta parte. Por lo tanto, es necesario implementar políticas que faciliten las reestructuraciones rápidas de la deuda dentro o fuera de la quiebra o, en algunos casos, poner capital a disposición de empresas viables.

La inflación a largo plazo que generalmente está anclada alrededor o por debajo de los objetivos y una holgura económica considerable sugieren que los bancos centrales deberían mantener políticas monetarias altamente acomodaticias. La flexibilización macroprudencial debe deshacerse solo gradualmente.

Los bancos europeos entraron en la pandemia con fuertes reservas de capital y liquidez y demostraron ser resistentes a la conmoción sin precedentes. Su resistencia, junto con la sólida respuesta política, ayudó a prevenir una crisis crediticia.

Nuestro trabajo sugiere que, en ausencia de nuevas perturbaciones, el coeficiente de capital medio de los grandes bancos de la UE debería mantenerse muy por encima de los requisitos mínimos de capital.

Aún así, los préstamos en mora aumentarán y los responsables de la formulación de políticas deberán facilitar su disposición eficiente. Y los bancos deberán comprometerse con los accionistas en el desarrollo de una estrategia creíble para obtener capital a mediano plazo.

Transformando la economía

Este es también el momento de diseñar reformas que impulsen el crecimiento de la productividad y políticas que ayuden a transformar la economía, cosechar los beneficios de la digitalización y mitigar el cambio climático.

Los sistemas sociales pueden mejorarse y hacerse más robustos para que puedan abordar mejor las necesidades de desplazamiento y reciclaje de los trabajadores que surgen de la automatización y el cambio tecnológico.

Las políticas, incluida una mejor orientación del apoyo fiscal, también deberán abordar los efectos perniciosos de la crisis y un probable aumento brusco de la desigualdad, especialmente porque los jóvenes, las mujeres y los menos educados se han visto afectados de manera desproporcionada.

Sin la respuesta política excepcionalmente fuerte y multifacética, la recesión en Europa habría sido mucho peor.

Es necesario mantener un fuerte apoyo político porque la pandemia se está intensificando y la recuperación aún es incipiente y frágil.

Una vez que los recursos fiscales se liberen del apoyo temporal de personas y empresas, deben reasignarse a la inversión pública que construirá una economía más resistente, inteligente, ecológica e inclusiva para el mañana.

Para los países de la UE, el instrumento de la UE de próxima generación puede desempeñar un papel importante a este respecto. Y los preparativos deben comenzar con planes para reconstruir el espacio político, que deberá comenzar una vez que la recuperación esté en pleno apogeo.

Juntas, estas acciones ayudarán a limitar las cicatrices de esta crisis y, por lo tanto, fortalecerán la capacidad para hacer frente a la carga de la deuda pública y privada.