Sharing is caring!

Este 20 de julio -y en cumplimiento de la decisión unánime de la Mesa Ejecutiva que se reunió el pasado miércoles 15- las autoridades de CONADU Histórica enviaron una nota al Ministerio de Educación de la Nación a la Secretaría de Políticas Universitarias y al Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), reiterando el pedido formal de convocatoria a la Mesa Nacional de Negociación Salarial del sector Docente Universitario y Preuniversitario.

La demanda de la CONADU Histórica se basa en que ha caducado el período de vigencia del acuerdo salarial 2020 que el gobierno nacional, el CIN y las restantes Federaciones suscribieron el pasado 19 de marzo.

Vale recordar que dicha acta fue rechaza por esta federación por considerarse insuficiente y no contemplar el pago de la totalidad de la deuda contraída según la correspondiente cláusula gatillo definida por unanimidad de partes en la paritaria 2019.

En la nota enviada el día de ayer, se enfatizó que “consideramos imperiosa la necesidad de discutir una recomposición salarial para el sector en virtud del deterioro de nuestros ingresos” y frente a salarios que “que registran a la fecha un importante retraso con relación a la inflación acumulada en el período”.

Asimismo, se remarcó que desde el inicio del aislamiento social decretado ante la Emergencia Sanitaria por COVID 19, las y los Docentes de los Niveles Universitario y Preuniversitario han mantenido el vínculo pedagógico con sus estudiantes de manera virtual a través del trabajo remoto, capacitándose de manera exprés en manejo de TICs, adecuando los ambientes de sus hogares – generalmente compartidos con integrantes de las familias – y utilizando sus propios recursos tecnológicos, también muchas veces compartidos. 

“Todo ello a costa de un incremento en la cantidad de horas y esfuerzo para la adecuación de los contenidos de las asignaturas a la modalidad virtual”, viéndose afectados los derechos laborales consagrados en el Convenio Colectivo de Trabajo del sector y afrontando además incrementos de gastos derivados del trabajo remoto que no son cubiertos por la autoridad universitaria.