Sharing is caring!

Por Vitor Gaspar y Gita Gopinath

La actual pandemia de COVID-19 ya ha provocado una respuesta de política fiscal sin precedentes de cerca de $ 11 billones en todo el mundo.

Pero dado que los casos confirmados y las muertes siguen aumentando rápidamente, los encargados de formular políticas tendrán que mantener la respuesta de salud pública como su prioridad número 1, al tiempo que mantendrán políticas fiscales flexibles y de apoyo y se prepararán para un cambio económico transformador.

Ante una fuerte disminución de la producción mundial, se ha necesitado una respuesta fiscal masiva para aumentar la capacidad de salud, reemplazar los ingresos familiares perdidos y prevenir quiebras a gran escala.

Pero la respuesta política también ha contribuido a que la deuda pública mundial alcance su nivel más alto en la historia registrada, con más del 100 por ciento del PIB mundial, en exceso de los picos posteriores a la Segunda Guerra Mundial.

De acuerdo con la base de datos del Monitor Fiscal de medidas fiscales de los países en respuesta a la pandemia de COVID-19 , que abarca una muestra representativa de más de 50 países, el apoyo fiscal global total hasta ahora se ha dividido casi por igual entre las medidas por encima de la línea , con un efecto directo Efecto sobre los ingresos y gastos, como el aplazamiento de impuestos y transferencias de efectivo, y el apoyo por debajo de la línea , que incluye préstamos del sector público, inyecciones de capital y garantías gubernamentales.

Política fiscal para la reapertura gradual del Gran Cierre

La necesidad de una acción fiscal no termina aquí, ya que no estamos fuera de peligro. A pesar de que muchos países abandonan tentativamente el Gran Bloqueo, en ausencia de una solución a la crisis de salud, persisten grandes incertidumbres sobre el camino de la recuperación.

La máxima prioridad sigue siendo la salud pública. Las políticas que atenúan los riesgos para la salud contribuyen sustancialmente a la restauración de la confianza y la confianza, ayudando así a la actividad económica y al empleo y reduciendo las tensiones en las finanzas públicas. Y en el futuro, los procedimientos de contención temprana y selectiva tendrán costos económicos y fiscales mucho más limitados, en comparación con un bloqueo general. Los datos precisos, oportunos y completos sobre la salud y los resultados socioeconómicos son esenciales para controlar los brotes y reaccionar rápidamente ante ellos, y brindar confianza a las personas de que se pueden manejar las futuras oleadas de contagio.

En segundo lugar, la política fiscal deberá mantenerse solidaria y flexible hasta que se asegure una salida segura y duradera de la crisis. Si bien la trayectoria de la deuda pública podría aumentar aún más en un escenario adverso, una reducción fiscal anterior a la garantizada presenta un riesgo aún mayor de descarrilar la recuperación, con mayores costos fiscales futuros. Los encargados de formular políticas deben preparar planes contingentes que se puedan escalar de manera flexible para gestionar los riesgos sanitarios, económicos y fiscales de los brotes recurrentes. Para evitar retrasos en la entrega de soporte específico, puede ser necesaria una nueva generación de estabilizadores automáticos.

Tercero, la crisis será transformadora. Es probable que muchos de los trabajos destruidos por la crisis no regresen. Será necesario facilitar la transferencia de recursos de sectores que pueden reducirse permanentemente, como los viajes aéreos, a sectores que se expandirán, como los servicios digitales. El apoyo debería pasar de mantener empleos a apoyar a las personas a medida que se vuelven a capacitar o se reubican en todos los sectores. Será necesario distinguir las empresas ilíquidas pero solventes de las insolventes. Los gobiernos podrían tomar medidas adicionales, como utilizar bonos convertibles e inyectar capital en (o incluso nacionalizar temporalmente) empresas estratégicas y sistémicas. Muchos países también necesitarán tomar medidas rápidas y decididas para mejorar los mecanismos legales para resolver el sobreendeudamiento y prevenir las cicatrices económicas a largo plazo.

Mantener los niveles de deuda sostenibles

La necesidad de un apoyo fiscal continuo es clara, pero esto plantea la cuestión de cómo los países pueden financiarlo sin que la deuda se vuelva insostenible. En 2020, en relación con las Perspectivas de la economía mundial de enero de 2020, se espera que los déficits fiscales sean más de cinco veces mayores en las economías avanzadas (EA) y más del doble en las economías de mercados emergentes (EME), lo que lleva a un salto sin precedentes en la deuda pública respectivamente de 26 y 7 puntos porcentuales del PIB.

Muchos gobiernos se beneficiarán de los costos de endeudamiento que se encuentran en mínimos históricos y se proyecta que se mantendrán así durante mucho tiempo a medida que la crisis genere ahorros preventivos y disminuya la demanda de inversión. Además, con las economías proyectadas para funcionar por debajo del potencial por un tiempo, las presiones inflacionarias permanecerán silenciadas y también la necesidad de que los bancos centrales aumenten las tasas de interés. Se espera que la deuda pública se estabilice en 2021 (excluyendo Estados Unidos y China), estimulada por las bajas tasas de interés y un fuerte repunte proyectado en la actividad económica en la línea de base.

Aún así, se recomienda precaución. Existe una gran diversidad en los niveles de deuda y las capacidades financieras en todos los países y una alta incertidumbre en torno a los pronósticos. Los costos por préstamos pueden aumentar rápidamente, particularmente para las economías emergentes y los mercados fronterizos, como fue el caso en marzo. Asegurar un camino de regreso a equilibrios fiscales sostenibles también será clave en los países que entraron en esta crisis con una deuda ya elevada y un bajo crecimiento. Los gobiernos deberán seguir un plan fiscal creíble a mediano plazo que se base en mejorar la movilización de ingresos, incluso minimizando la evasión fiscal, una mayor progresividad fiscal en algunos casos, la fijación de precios del carbono y una mayor eficiencia en el gasto (por ejemplo, eliminando los subsidios a los combustibles fósiles). La comunicación transparente de cualquier plan ayudará a contener la volatilidad potencial en los mercados de deuda soberana en la transición. Además, las instituciones internacionales deben garantizar que el acceso a la liquidez internacional no se vea interrumpido por el pánico autocumplido del mercado.

La comunidad internacional también debe garantizar que los países en desarrollo de bajos ingresos vulnerables (LIDC) que carecen de los recursos para apoyar los sistemas de salud y mantener las líneas de vida tengan acceso a financiamiento en condiciones favorables y, en algunos casos, a subvenciones. Setenta y dos países ya han recibido asistencia de emergencia del FMI, pero se necesitará mucho más apoyo bilateral y multilateral. Y las naciones más pobres pueden necesitar un alivio continuo de la deuda, incluso a través de la Iniciativa de Suspensión del Servicio de la Deuda del G20.

Políticas fiscales post-COVID 19

Una vez que la vacuna efectiva y la terapéutica contra COVID-19 estén ampliamente disponibles, entraremos en un mundo post-COVID y realmente escaparemos del Gran Bloqueo. Eso solo será posible si la solidaridad internacional permite el acceso al tratamiento y las vacunas para todas las personas, tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo. En esa etapa, los gobiernos deberían redirigir la política fiscal hacia un crecimiento resiliente, sostenible e integrador.

Los encargados de formular políticas deben abordar el aumento de la pobreza y la desigualdad, así como las debilidades estructurales expuestas por la crisis para prepararse mejor para futuras crisis. Esto incluye invertir en sistemas de salud más fuertes, redes de seguridad social con mejores recursos y digitalización. Las autoridades deben apoyar activamente las inversiones respetuosas con el clima que promueven un crecimiento más verde, rico en empleos e impulsado por la innovación. La política fiscal también debe abordar la desigualdad a través del gasto destinado al acceso universal a la salud y la educación y a sistemas tributarios progresivos.

No es posible pronosticar con gran confianza cómo se verá el mundo posterior a COVID 19. Por supuesto, las transformaciones serán profundas. Cualquiera que sea el futuro, requerirá políticas fiscales flexibles que faciliten el cambio estructural, aborden la desigualdad y apoyen la transición hacia un futuro más verde.