Sharing is caring!

Como se sabe, la Provincia recibió de la Nación unos 5.500 millones de pesos para hacer frente a la crisis económica derivada de la cuarentena. De ese total, puso a disposición de los municipios 4 mil millones: mil en forma directa, mediante el Coeficiente único de Distribución, y tres mil mediante créditos blandos del BAPRO.

La discusión se caldeó cuando hubo que determinar cómo repartir esos créditos. Por pedido de los intendentes del interior, el Gobierno se inclinó en las últimas horas por asistir a los municipios que demuestren tener problemas para pagar los salarios de abril.

Esa realidad se ve más patente en municipios chicos del interior, que dependen en un 80 por ciento de las transferencias de Nación y de Provincia, que se vinieron a pique este mes.

“En la reunión dicen una cosa y después hacen otra”, fue el argumento del primo del expresidente, en referencia a la charla que ayer había mantenido, mediante videoconferencia, con el gobernador Kicillof. Para Macri, el reparto que propone la Provincia es “discrecional”. Por eso, en protesta, abandonó el grupo de whatsapp que comparte con el resto de los intendentes de la oposición y con la ministra de Gobierno, Teresa García. El “ciberportazo” de Macri fue acompañado por los intendentes del PRO, pero no por los radicales.

“Los intendentes de la UCR hemos coincidido en quedarnos y ser responsables y seguir con esta negociacion”, le dijo a INFOCIELO uno de ellos, que cuestionó la posición de Macri, ya que gobierna uno de los distritos más poderosos, en términos económicos de la Provincia. “Él, como otros intendentes del Conurbano, seguramente tienen espaldas para aguantar el momento”.

“Yo no me puedo dar el lujo de no tener diálogo con Kicillof, él tal vez habla directamente con Alberto”, sumó otro intendente, que insistió: “Si yon o puedo pagar los sueldos, hablo con el Gobernador”.

Otro intendente consultado por este portal coincidió con el argumento y quiso respaldar la labor de Teresa García: “En ese grupo la Ministra siempre ha dado respuestas y ha tratado de consensuar”, señaló, respecto de la ministra “política” que mantiene fluyendo el diálogo a través de la grieta.

Después de la “rebelión” de Macri, los teléfonos de los intendentes de Juntos por el Cambio ardían. En un chat paralelo, el propio Macri recibía reproches de parte de sus pares de la UCR. Por eso, el intendente de Vicente López se recluyó en sus aliados del PRO y organizó una nueva videoconferencia para discutir el tema. De esa “ciber cumbre” saldría un duro comunicado contra el Gobierno provincial.